TRECE MIL FIRMAS PARA EVITAR LA VENTA DE BIENES PÚBLICOS





Quienes nos oponemos a la venta del estadio Héctor Espino y de la Sauceda hemos asumido el reto de recolectar 13 mil firmas de hermosillenses para obligar legalmente a que la gobernadora nos consulte sobre si estamos de acuerdo o no con la venta de dichos bienes públicos. 

Por Isabel Dorado Auz
Fecha de publicación: 2019-04-07 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 

Isabel Dorado Auz

 Quienes nos oponemos a la venta del estadio Héctor Espino y de la Sauceda hemos asumido el reto de recolectar 13 mil firmas de hermosillenses para obligar legalmente a que la gobernadora nos consulte sobre si estamos de acuerdo o no con la venta de dichos bienes públicos. 

Queremos juntar las firmas en el tiempo más corto posible, ya que Raúl Navarro Gallegos anunció que subastarán los bienes inmuebles en 30 días que empiezan a contar, deduzco, a partir de la fecha en que se genera la nota informativa, el pasado 28 de marzo. Por tal razón y teniendo como sustento la Ley de Participación Ciudadana del Estado de Sonora hemos decidido implementar este proceso de recolección de firmas.

Estamos convencidos de que si se consulta, el Pueblo hermosillense se inclinará por la preservación de estos importantes espacios públicos y exigirá a la gobernadora que encuentre otras fuentes de financiamiento para resolver el enorme desfalco del que fue objeto el ISSSTESON, razón principal por la que quieren quitarnos al Héctor Espino y la Sauceda. Recordarle que los bienes públicos no son propiedad de ella y que deben ser los afectados quienes decidan sobre el uso que habrá de darse a estos bienes inmuebles. En este sentido, los afectados somos Todos y no solamente los derechohabientes del ISSSTESON.  

También nos preguntamos por qué no se hace nada por llamar a cuentas a los responsables del desfalco de más de seis mil millones de pesos en lugar de andar malbaratando el patrimonio de los sonorenses. No es posible que se pretenda hacer negocios tomando como bandera las necesidades que hoy tiene la institución de salud. No queremos más farsas y que se sigan beneficiando los mismos grupos de poder económico con este tipo de transacciones comerciales. 

Requerimos que en lugar de vender lo poco que aún nos queda, se nos convoque a crear áreas verdes y lugares de esparcimiento que tanta falta nos hacen. Esto es, no solo deben conservarse el Héctor Espino y la Sauceda sino que el gobierno debe hacer un esfuerzo por ofrecer más alternativas para el combate a la incesante pérdida de áreas verdes y áreas deportivas en la ciudad capital.

Esperamos que lo que está escrito en papel "impulsar la construcción de pulmones verdes para nuestras ciudades con áreas de esparcimiento y convivencia familiar” verdaderamente se convierta en una línea de acción del actual gobierno estatal y no parezca que siga siendo una propuesta de campaña. De igual manera, que no sea letra muerta esa línea de acción que dice "Ampliar y mejorar los espacios deportivos abiertos y cerrados en coordinación con los Ayuntamientos y asociaciones deportivas”.

Requerimos, en resumen, de un gobierno que no nos siga mintiendo y que tome el camino fácil de usar los bienes para remediar los males. A ese ritmo, corremos el riesgo de perder lo poco que aun conservamos.

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios