CORRUPCION: PADECIMIENTO PSICOPATOLÓGICO EN LO POLÍTICO Y EN LO SOCIAL EN NUESTRO PAÍS 





La corrupción es una grave ofensa contra la sociedad mexicana! Uno de los ejes de la propuesta u oferta electoral de López Obrador fue el combate a la corrupción

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicación: 2019-03-03 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 
 

¡La corrupción es una grave ofensa contra la sociedad mexicana!

Uno de los ejes de la propuesta u oferta electoral de López Obrador fue el combate a la corrupción. Hablar de corrupción en México es hablar del régimen mismo, no ha, existido ningún escrúpulo para participar en prácticas corruptas, así la conocida "mordida” se socializo de tal manera que fue una forma de convivencia social, digamos un pacto de civilidad entre autoridades y particulares de diferentes estratos sociales económicos y culturales. Según el sapo es la pedrada o mejor dicho la mordida.

La corrupción se arraigó en el subconsciente de los mexicanos que llegaron a considerar, que es más conveniente "arreglarse” con las autoridades, que cumplir con la ley, aprobando explícitamente que "el que no tranza no avanza”, aceptar estar de acuerdo que los funcionarios públicos se aprovechen del puesto, "siempre y cuando no se manden”. Tener presente que para ascender en el gobierno hay que ser corrupto o muy corrupto.

Recordemos la famosa frase que acuño un connotado priista "un político pobre es un pobre político”. Sin adentrarnos más en el recorrido histórico de la corrupción, en las dos últimas décadas pasamos de la mordida a los moches, que se gestó en el seno mismo del Congreso de la Unión, operado por legisladores, presidentes municipales y empresarios principalmente. 

Podemos decir que la corrupción se ubicó en la medula del sistema político, económico y social. 

Con la llegada de los gobiernos neoliberales sean priistas o panistas o los perredistas del entonces llamado Distrito Federal, esta práctica tubo un aumento exponencial de tal manera que el sector público mexicano se fue convirtiendo progresivamente   en un aparato completamente opaco en cuyo interior se puede hacer casi todo sin que la ciudadanía se pueda enterar. 

Esta opacidad también ha servido a prácticas corruptas de empresas trasnacionales, o las comisiones ilegales para favorecer a algunas compañías en la construcción de grandes obras sean aeropuertos o carretera.

Lo anterior quedo más de manifiesto con la llegada de la tecnología, la globalización y la nueva gobernanza, pese a las medidas legislativas e instituciones creadas a combatir este mal. 

Para muestra, lo que dejo al descubierto el huachicol, la información dada por el titular de la Comisión Federal de Electricidad sobre la situación de quiebra de esta paraestatal, las estancias infantiles, la estafa maestra y lo que se vaya acumulando.

Se tiene la percepción de que en su inmensa mayoría las instituciones públicas y privadas se han contagiado de esta enfermedad, ya sean instituciones financieras, educativas, fiscales o de investigación, verbo y gracia CONACYT

Si bien es cierto la responsabilidad mayor en la proliferación de la corrupción han sido los gobernantes, también es cierto que desde la sociedad civil organizada se ha colaborado con este cáncer nacional. Sociedad civil organizada desde el sector empresarial, sindical, de la academia, de la investigación, del deporte etc., 

Las autoridades en nuestro país han actuado como asaltantes, y con mayor impunidad precisamente por ser autoridades, sin embargo, en lo individual se ha cooperado también con la corrupción, los malos hábitos, las pobres convicciones, los usos y costumbre de la sociedad, que ha tolerado la corrupción como el fingir "demencia” o simulación ante actos corruptos, conductas de omisión   en aras de intereses individuales que acaban con cobrar facturas colectivas.

Estamos ante un nuevo gobierno, que ha imprimido en escasos tres meses una forma distinta de hacer política y sobre todo cumplir con su promesa de campaña, de abatir la corrupción

Para abatirla debemos tener presente que la corrupción es un problema endémico, no existe una solución única, ni rápida ni fácil. La corrupción atiende las más diversas cusas culturales, sociales, económicas y administrativas. Se requiere de consensos sociales, que deben construirse desde la educación y fomentarse en todos los ámbitos de la sociedad, lo que implica una reforma política integral, una nueva relación entre ciudadanos y gobierno, una nueva cultura política que haga realidad el Estado de derecho.

¡Ante todo, se requiere una manifiesta voluntad política! El Presidente López Obrador ya la manifestó al "tomar al toro por los cuernos” mostrándonos la podredumbre existente en PEMEX y CFE, los legisladores también ya dieron el siguiente paso, incluir en el artículo 19 de nuestra Carta Magna la corrupción como delito grave,  

Tocará al poder judicial aplicar sin titubeos ni excepciones todo el rigor de la ley a quienes incurran en actos de corrupción, se trate de elementos del sector público o de la iniciativa privada, enjuiciando a los responsables con apego irrestricto al debido proceso legal y respetando los derechos humanos, evitando que por una inconsistencia o falla meramente formal, los imputados queden en libertad, como ya se ha vuelto una costumbre


 


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios