¿CÓMO CONSTRUIR UN CÍRCULO VIRTUOSO EN NUESTRO PAÍS?





Observando los acontecimientos que día tras días se dan en nuestro país, unos tras de otros, la polémica del huachicol, evidenciar la casi quiebra de la CFE, y evidenciar también  lo legal pero no ético de la actuación de expresidentes y funcionarios  de la paraestatal.

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicación: 2019-02-24 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 
 

Por Olga Armida Grijalva Otero

Observando los acontecimientos que día tras días se dan en nuestro país, unos tras de otros, la polémica del huachicol, evidenciar la casi quiebra de la CFE, y evidenciar también  lo legal pero no ético de la actuación de expresidentes y funcionarios  de la paraestatal. La polémica de la desaparición de las estancias infantiles, solo por mencionar unas tres, sin entrar al  caso Venezuela.

Ahí tenemos a quienes le apuestan al fracaso de las medida tomadas y los lineamientos a seguir al respecto de dichas medidas, llámense oposición partidista, intelectuales orgánico, comentócratas, de los medios de comunicación tradicional prensa y televisión, seudo intelectuales y desde luego usuarios de las redes sociales. .

Igualmente  se escucharon las voces de aquellos que le apuestan al éxito  entre ellos hay intelectuales, académicos ciertos sectores de la clase media utilizando los medios de comunicación tradicionales con apertura y postura progresista y desde luego un amplio sector de la población que se expresa en las redes sociales con defensa emotiva y de sentido común, apoyando las medidas tomadas.

Esas posturas en pro y en contra son sanas para la democracia, porque precisamente   la democracia, requiere de la participación, de los ciudadanos desde la trinchera que estén,  de la pluralidad  de ideas y de visiones, confrontarlas con argumentos, con convicción, con objetividad y sobre todo con una finalidad común; el bienestar social.

El bienestar social se logra con prosperidad para todos. Bienestar social que no ha sido una realidad en nuestro país. Evocando al liberalismo del siglo XIX, apenas se asomó a nuestro escenario político y económico, desemboco en una dictadura y en lo económico en la concentración de la riqueza y privilegios para unos cuantos,

Así llegamos al siglo XX inaugurándolo con una revolución social, de ella emano la Constitución de 1917 cuyo contenido económico iba dirigido a una economía mixta: propiedad moderada y suficiente; y oportunidad de prosperidad para todos.

Los postulados de la constitución para finales de siglo y principios del presente desembocaron en lo político en una dictadura perfecta, en lo económico en una economía de mercado. 

En sí, una economía de mercado responde al paradigma del mercado, es decir a una realidad y como tal debemos de verla. Sin embargo, al mercado hay que ponerle también límites y regularlo  

El mercado sin una adecuada regulación genera pobreza y riqueza extrema, también  degradación moral de la sociedad como es el caso nuestro

¿Cómo ponerle límites al mercado con una sociedad de mercado? La respuesta seria, destrabando las añejas  ataduras de  la oligarquía política y económica. ¿Cómo destrabar esas ataduras?  La respuesta seria aplicando el estado de derecho. ¿Se lograría tal objetivo con un estado de derecho deficitario?...desde luego que no.

Nuestro estado de derecho es deficitario por que  privilegia la forma más que el fondo, los fifís como dice López Obrador privilegian la forma legal más que la ética y lo peor es que mucho no privilegian ni la forma ni el fondo mucho menos la ética.

Con la democracia cuantitativa en julio pasado se inició el debilitamiento del amasiato entre oligarquía política y económica, con la democracia cualitativa aunque poca se tiene que iniciar un verdadero Estado constitucional y social de derecho para la verdadera regulación justa y equitativa del mercado  y hacer posible los postulados de la modernidad libertad e igualdad

Recordemos que Aristóteles el padre del derecho natural nos legó…Que la meta de la  democracia es buscar el bien común, para lograrlo, debe asegurarse una relativa igualdad ,”propiedad moderada y suficiente y prosperidad duradera para todos”.

Hermosillo, Son., febrero de 2019. 







Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios