El DESARROLLO DE LA COSTA DE HERMOSILLO





El 8 de abril de 1948 fue inaugurada la Presa de Hermosillo por el presidente de la República, licenciado Miguel Alemán Valdés, enseguida la bautizó con el nombre de "Presa Abelardo L. Rodríguez”.

Por Gilberto Escobosa Gámez
Fecha de publicación: 2019-02-02 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia

 
 
 

Por Gilberto Escobosa Gámez

De su libro titulado "HERMOSILLO EN MI MEMORIA”

El 8 de abril de 1948 fue inaugurada la Presa de Hermosillo por el presidente de la República, licenciado Miguel Alemán Valdés, enseguida la bautizó con el nombre de "Presa Abelardo L. Rodríguez”.

En la misma forma, el primer mandatario ordenó que a la mayor brevedad entrara en funciones un distrito de riego para Hermosillo; esto provocó un gran optimismo en la ciudad.
Al quedar inaugurada la presa se dejó sentir un febril movimiento de personas de todas las clases sociales, que pretendían adquirir terrenos agrícolas en el Distrito de Riego. Tanto fue así, que no fueron pocos los propietarios de huertas que derribaron sus frutales para convertirse en agricultores; en cambio otros establecieron pequeñas granjas con vacas de ordeña y áreas para sembrar forrajes. También sucedió que quienes poseían grandes extensiones de tierras y tenían que sujetarse a las leyes respectivas, empezaron a vender sus porciones sobrantes o se valían de prestanombres para fraccionar falsamente sus propiedades. Huelga decir que el precio de cada hectárea se fue por las nubes.
Mas el gusto duró poco porque durante los primeros años la presa pudo irrigar sólo de cuarto mil a diez mil hectáreas; pero como había esperanzas de que las siguientes lluvias llenaran el vaso de la obra hidráulica, muy pocos fueron los que traspasaron sus tierras.
Otro suceso que deprimió a algunos agricultores, fue que las tierras cercanas a Siete Cerros, aledañas al cauce del Río Sonora, no tuvieron agua para sus sembradíos porque la presa impidió que las corrientes subterráneas llegaran hasta aquellos lugares.
En esos parajes habían trabajado las tierras los llamados "nacionaleros” varios rancheros y algunos italianos. Durante la década de 1931 a 1940 muchas de las tierras de Siete Cerros y del poniente de ese lugar, habían sido adquiridas por personas que establecieron ranchos, sobre todo en Costa Rica donde un norteamericano, don Santiago (así le llamaban), instaló una bomba de vapor que extraía agua de un pozo que si no en gran cantidad, cuanto menos la suficiente para sembrar una regular superficie. En esa misma época, había en la región otros equipos de bombeo del mismo sistema.
En realidad no fueron los laboriosos italianos quienes primero bombearon agua de sus pozos, sino tal vez a ellos les tocó en suerte instalar equipos más modernos y prácticos y, por consiguiente, sembrar mayores extensiones de tierras.
Antes de 1935, el que esto escribe vio en la Costa de Hermosillo los equipos de bombeo antiguos cuyo combustible era la leña de mezquite y de palofierro. Ese mismo sistema para la extracción de agua empleaban varias haciendas muy famosas del Distrito de Hermosillo, que no solamente producían harina sino que cosechaban la materia prima, el rubio cereal.
  
Quienes adquirieron terrenos ubicados al poniente de Hermosillo presionaron al Secretario de Agricultura, don Nazario Ortiz Garza, para que tramitara la creación de un distrito de colonización que permitiera trabajar mayores superficies de terreno que lo que se autoriza en las zonas ejidales con riego de gravedad.

Los agricultores hermosillenses no deseaban correr ningún riesgo en cuanto a la inafectabilidad de sus propiedades y sus vehementes gestiones alcanzaron el éxito deseado al publicarse el Decreto del 4 de diciembre de 1949, que reservaba los terrenos nacionales comprendidos dentro de esa superficie, para fines de colonización, que respetaba las propiedades privadas que fueron adquiridas anteriormente, pero con la obligación de fraccionarlas cuando sobrepasaran los límites que establecía la legalización agraria.

Con grandes titulares publicaron los periódicos de Hermosillo la noticia de la expedición de aquel decreto, cuyas consecuencias traerían un inusitado desarrollo económico en la Costa de Hermosillo.

En 1935 existía un solo ejido dentro de lo que posteriormente fue el Distrito de Colonización de la Costa de Hermosillo; era éste "El Triunfo”, fundado por personas que habían sido repatriadas desde los Estados Unidos, y ex mineros de la sierra.

Si mal no recordamos, en el año 1931 "El Triunfo” fue primero una colonia agrícola que dejó admirados a los funcionaros del Gobierno, por la forma eficiente en que trabajaban la tierra sus fundadores. Pero, a pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo un modelo de laboriosidad ejidal, no sólo de Sonora sino también de la República, lo cual tal vez ignore la mayoría de los hermosillenses.

Y volviendo a la Costa de Hermosillo, a partir de 1949 se crearon las colonias agrícolas, entre las que se encontraba la formada por trabajadores despedidos de la mina de Pilares, cerca de Nacozari, que clausuró sus actividades ese año por la baja del precio del cobre. Otras colonias se formaron con gente asentada en ranchos y haciendas de la región desde mucho antes.
No fueron pocos los comerciantes que liquidaron sus negocios o los vendieron a precios bajos, con la intención de participar en aquel alborozo de que una forma fácil para enriquecerse era dedicarse a la agricultura. Es claro que un elevadísimo porcentaje de estas personas ignoraban totalmente lo complicado que resulta explotar la tierra cuando no se conocen las técnicas ni las fechas de sembrar y cosechar. Hubo también individuos que sin tener un solo centavo se dedicaron al trabajo de campo, sólo a base de créditos... Hasta la fecha no tenemos conocimiento de que uno de estos audaces haya logrado pagar sus adeudos y salir adelante. Pero de todas maneras, de los que fracasaron estos fueron los menos afectados porque no perdieron un solo centavo, sólo su tiempo.

En términos generales, cerca del 60% del Distrito de Colonización se mantuvo como propiedad privada, incluyendo las que compraron a crédito y nunca las pagaron.
Simultáneamente a la colonización de los mencionados terrenos, el Gobierno Federal fomentó la perforación de pozos mediante la aportación gratuita para colonos y agricultores privados, ayudando también para la adquisición de maquinaria y la asesoría de personal técnico. A partir de 1949 empezaron a verse pozos y campos agrícolas trabajando a ritmo intenso. Para ese año hubo 70 pozos y dos años después existían 300 y, en 1955, se habían perforado 469 para regar 76 mil hectáreas en dos ciclos anuales. 
Tanta agua se estaba extrayendo en 1951, que el Gobierno Federal hubo de establecer la veda para más perforaciones. Luego vino la quiebra de varios campos agrícolas que cambiaban de propietarios al ser embargados.

Sin embargo a mediados de los años cincuenta, vino la bonanza algodonera que salvó a muchos propietarios de ser embargados por sus viejos adeudos. El algodón trajo a miles de trabajadores temporales que venían a las pizcas del oro blanco y luego se marchaban a Caborca y enseguida a San Luis Río Colorado, de donde regresaban a sus lugares de origen.

La demanda de algodón pasó y hubo de sembrarse mayores superficies de trigo, lo cual, con el tiempo no pudo realizarse porque se limitó la extracción de agua; los mantos acuíferos empezaron a abatirse y había la necesidad de evitar la ruina total de la región.
Actualmente, en la Costa de Hermosillo hay varios campos agrícolas inactivos; sólo pudieron salir adelante quienes tenían mejores tierras y eran mejores agricultores. Estos empezaron a formar huertas y a realizar otros cultivos para aprovechar hasta la última gota de agua que se les permite extraer.

@(Copyright) Claudio Escobosa Serrano, Todos los derechos reservados

Suscríbete gratis a nuestro Boletín Diario de Contactox.Net aquí:
 
http://contactox.us9.list-manage.com/subscribe?u=fda71be60edabc2c2f4642ba0&id=df7a224186

http://www.contactox.net/

FACEBOOK DE GILBERTO ESCOBOSA:

https://www.facebook.com/GilbertoEscobosaGamez?ref=hl

TWITTER DE GILBERTO ESCOBOSA GÁMEZ:

@GilberEscobosa
https://twitter.com/GilberEscobosa

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios