PÓNGASE CHANGO… SEÑOR PRESIDENTE





Esto  no es con el afán de molestarlo, pues hemos  llegamos casi al final de las primeros dos meses de su mandato, en donde  ha tratado por todos los medios de acabar con los problemas que nos aniquilan, para enderezar  la nave de la patria  y como usted lo sabe...

Por Esther García Carter
Fecha de publicación: 2019-01-24 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad

 
 
 

Por Esther G. Carter   

Esto  no es con el afán de molestarlo, pues hemos  llegamos casi al final de las primeros dos meses de su mandato, en donde  ha tratado por todos los medios de acabar con los problemas que nos aniquilan, para enderezar  la nave de la patria  y como usted lo sabe, nuestros problemas son tan grandes, que no hemos encontrado todavía la puerta para salir de todos los enredos  por lo que desde luego,  nos debatimos  en mares y mares de desamparo. 

Muchos de los pobladores de este gran país... nos piden  encarecidamente  que se prevenga del fracaso de su misión... para lo cual aquí tengo el gusto de recordarle algunas buenas formas de hacerlo, pues tenga en cuenta señor Presidente  que usted no puede ser una autoridad ornamenta, sino que a toda costa debe de encontrar la mejor forma de sacar a flote a toda la raza mahuatera que nos  adorna.

En primer lugar señor Presidente, tenga en cuenta que el planeta  tierra, en donde está incluida nuestra gran República Mexicana... es solo un fracción, una pequeña lenteja  en el cosmos... y que desgraciadamente  nos debatimos día a día con problemas tan graves, que realmente ha llegado la hora  de dirigir nuestra atención  para vivir en otro  lugar.
 
Y para eso ¿por qué no recordar que  existen otros planetas completamente vacíos?, en donde millones y millones de mexicanos podemos  cambiar de residencia a un lugar diferente distinto, porque realmente si el PRIAN  nos gana la partida... estaremos anulados para siempre...  

Entonces ¿por qué no pensar  que  desde el año 1972  dos astronautas, Armstrong y Aldrin pisaron por primera vez la luna en donde se quedaron cómodamente por 21 horas  y sacaron  piedras arena y hasta tierra...y ¿después?  Nadie, absolutamente nadie se ha atrevido siquiera a preguntar sobre el resultado de esto... ¡de que eran las piedras... la arena y la tierra? nadie lo supo ni lo sabrá...

Entonces ¿por qué no irnos a vivir a la luna y dejarnos de fregaderas por hora y para siempre? 

El señor Presidente debe y tiene la obligación de pensar en esto, pues ahí  seguramente no habrá violencia, pobreza ni crimen y podemos aprovechar para acomodar en este momento a una multitud de terrícolas, pues la tierra  es una miserable lenteja que flota alocada entre muchísimos planetas mucho más grandes que ella y no aguanta mucho. 

Aunque desde luego, como lo ha escrito Carl Sagan,  aquí  en este pequeñísimo punto azul es el punto en donde ha existido todo aquel del que hayas oído hablar... la  suma de todas nuestras alegrías,  sentimientos y religiones; cada cazador o cada rey,  cada valiente y cada cobarde, cada niño esperanzado y cada adulto conocido y por conocer, ha vivido y desaparecido... pues vivimos en un pequeño polvo solitario, un grano azul perdido en la obscuridad. 

Así es que realmente ¿cómo podremos olvidar esto?... por lo que  señor Presidente lo primero que tendríamos que hacer... sería recurrir al orden y justicia   para nombrar un Congreso Representativo que se encargara de LEYES Y DEMOCRACIA,  para construir  escuelas, carreteras, puentes, edificios, etc., prohibiéndoles que escarben debajo de la tierra, pues seguramente ahí van a encontrar mucho oro,  plata y petróleo... y si estos sujetos representativos nos hacen chanchullo y nos quieren ganar  $$$$$ la partida, como castigo, serán arrojados sin consideración al vacío, púes no habrá cárcel de tamaño suficiente para mantenerlos por largas temporadas.

Desde luego, estarán prohibidas los viajes de luna de miel y problemas de basura, para no contaminar la luna y si usted quiere tomar parte en la  Comisión de Planeamiento, tendrá que usar lentes obscuros para mirar directo la luz del cielo que muy posiblemente se asomará entre muchas nubes obscuras… pero que de repente por eso mismo,  caerá tanta agua ...que toda la luna se pintará de hermoso verde con limpios y transparentes mares, ríos y  bosques de altos y hermosos árboles con pájaros y coloridas  flores ...y más allá se verán  playas blancas llenas de gaviotas,  conchas y caracoles ...¿le entra? ...

Si acepta... puede llamar a la dirección de este periódico.

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios