CRECED... Y MULTIPLICAOS...





Y como somos obedientes, esto lo hemos tomado al pie de la letra, pues ya somos más de 7 mil millones de felices personas de distintos colores y sabores, empaquetados en este pequeño planeta. Esto no quiere decir que la multiplicada resulte difícil...

Por Esther García Carter
Fecha de publicación: 2019-01-08 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad

 
 
 

Por Esther G. Carter

Y como somos obedientes, esto lo hemos tomado al pie de la letra, pues ya somos más de 7 mil millones de felices personas de distintos colores y sabores, empaquetados en este pequeño planeta. Esto no quiere decir que la multiplicada resulte difícil, sino que la crecida resulta grandemente problemática.

Para aclarar, esto al principio todo empieza bien. La multiplicada quiere decir padres y abuelos cariñosos girando al derredor de la casa y Santa Claus, que dejan el juguete y  bolsa de dulces.

Después es ya es otro cantar. La vida se dulcifica con escuelas, amigos amores imposibles, bailes desérticos y suspiros dramáticos que nunca se realizaron. Y aquí viene desde luego la crecida algo tan complicado, que no vale la pena dejarlo pasar  por alto.

Pero todo esto no es nada, ha llegado la hora en que asomándose a la puerta de la casa me sueltan sin misericordia las 8 palabras que nublan mis mejor planes e intenciones del día... mamá... mamá puedes cuidarme un ratito a tus nietos…
 
Aquí se corta desde luego la siesta sabrosa y sobre todo la interrumpida en la compu  de la obra maestra con la que amarraremos el premio Nobel de Literatura. Todo se obscurece y se queda a medio camino, pero como soy optimista y trato siempre de ver el lado bueno de las tragedias más fuertes,  creo que ahora, para no darle gusto  la adversidad... bajo la guardia. 

Voy a olvidar lo de la multiplicada y me quedo solamente con la crecida. Por tal motivo, quiero informarle a mis queridos nietos  que vamos a crecer  juntos... hasta que la muerte nos separe.
 
Para empezar… vamos a caminar por lugares  que nunca he ido..., a  las montañas más altas y los ríos más escondidos... visitaremos países lejanos, hablaremos diferentes idiomas... dejaré los vegetales y vitaminas, a cambio del helado con chocolate. Caminaremos descalzos por las playas recogiendo conchas y caracoles, vamos al árbol que tiene las manzanas y más ácidas  y a palos las bajaremos para comerlas con mucho chile... para amenizar el tiempo iremos a las escuelas bien armados con piedras  para romper algunos vidrios de los salones y  ver la cara del director que sale todo morado y descompuesto  dando de gritos.

Y en la noche, cuando todo esté silencioso, vamos a leer juntos  las historias de las Mil y Una Noche...  en donde te explicaré  lo que le pasó a Aldino con La Lámpara Maravillosa. 

Y si nos alcanza el tiempo, leeremos juntos a Carl Sagan  para que sepas como yo... que somos solamente puntos pequeñísimos  en  millonario cosmos, en donde tú y yo vamos quedar prendidos como estrellas gracias al que dijo...:

Creced... y multiplicaos...

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios