"APEARSE DEL BURRO”





El general Mariano Arista Nuez se hizo cargo de la Presidencia de la República el 15 de enero de 1851, después de un proceso electoral que le otorgó el triunfo. Era originario de San Luis Potosí, donde nació el 26 de julio de 1802 en una casa ubicada...

Por Gilberto Escobosa Gámez
Fecha de publicación: 2019-01-02 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia

 
 
 

Por Gilberto Escobosa Gámez

De su libro titulado "FRAGMENTOS DE LA HISTORIA: Mi anecdotario”

El general Mariano Arista Nuez se hizo cargo de la Presidencia de la República el 15 de enero de 1851, después de un proceso electoral que le otorgó el triunfo. Era originario de San Luis Potosí, donde nació el 26 de julio de 1802 en una casa ubicada en la calle que actualmente tiene su nombre.

Arista ingresó a las milicias virreinales a la edad de 11 años, ya que su padre era mayor de un regimiento de provinciales de San Carlos. En consecuencia primero fue realista, después con Iturbide y luego con el general López de Santa Anna.

Posteriormente al adquirir mayor experiencia política, decidió participar al lado de los liberales. Siempre fue muy inquieto e intervino en el derrocamiento de Agustín de Iturbide como emperador de México.

A pesar de que era un militar inteligente y pundonoroso, perdió las batallas de La Resaca y Palo Alto, frente al ejército norteamericano que invadía al país en 1847, porque sus tropas estaban hambrientas, casi desnudas y carecían de buen armamento. En esas dos ocasiones la artillería enemiga hizo pedazos a los defensores de su patria.

El general Arista se caracterizaba por sus excentricidades, su honradez y el sueño profundo que le dominaba. Durante la llamada Guerra de los Pasteles, los franceses cayeron violentamente la noche del 5 de diciembre de 1838 sobre el campamento mexicano; le aprehendieron cuando estaba dormido y despertó a la mañana siguiente, ya en calidad de prisionero en un barco de guerra.

Cuando este militar ocupó su oficina en el Palacio Nacional, el cólera y la miseria consumían al país. Los ministros de Hacienda no lograban mejorar la economía y para colmo de males, abundaban los cuartelazos que desmoralizaban a la ciudadanía.

Aparte de los males tradicionales que destruían a la nación, los conservadores, por tener el partido más fuerte y con abundante riqueza, creaban grandes problemas al Gobierno y pedían la renuncia del presidente.

El general era admirable en la práctica del tiro al blanco, en el manejo de la lanza y como jinete. Siempre fue abstemio, reservado y prefería escuchar antes de opinar; sin embargo, cuando alternaba en la charla decía bromas y casi siempre esto sucedía con amigos muy allegados o con miembros de su familia.

Con todo y que procuraba ser ecuánime, en ocasiones perdía los estribos y se ponía colérico; pero cuando se daba cuenta de que no tenía la razón, decía a sus interlocutores: "Está bien, estoy equivocado y me bajo de mi burro”.

En una discusión que tuvo con un diputado, al darse cuenta de que había incurrido en un error, le repitió aquella frase, pero el representante congresional le gritó: "¡Usted no se baja de su burro porque usted es un burro!”. Por supuesto que si no intervienen unos amigos que estaban presentes, el general allí mismo mata al diputado, quien optó por disculparse para evitar un enemigo tan valiente que había salido victorioso en varios duelos.

Cuando fue obligado por los santannistas a renunciar, se radicó en su hacienda y unos meses después se le ordenó salir al destierro, radicándose en Sevilla.

En España se sintió enfermo y a bordo del vapor inglés Tagua se dirigió a Francia, con la intención de que le atendieran médicos franceses. Desgraciadamente murió antes de llegar, a las 22:30 horas del 7 de agosto de 1855.

Dice uno de sus biógrafos que unos minutos antes de fallecer, exclamó: "Señor, tuyo es el poder y la gloria y yo no debo ser renuente a obedecer tus órdenes, por tanto, me apeo de mi burro en este momento”, y exhaló el último respiro.

En 1883 los restos de don Mariano Arista fueron trasladados del cementerio de San Juan, en Lisboa, a la ciudad de México y reinhumados en la Rotonda de los Hombres Ilustres del Panteón Civil.

@(Copyright) Claudio Escobosa Serrano, Todos los derechos reservados

Suscríbete gratis a nuestro Boletín Diario de Contactox.Net aquí:
 
http://contactox.us9.list-manage.com/subscribe?u=fda71be60edabc2c2f4642ba0&id=df7a224186

http://www.contactox.net/

FACEBOOK DE GILBERTO ESCOBOSA:

https://www.facebook.com/GilbertoEscobosaGamez?ref=hl

TWITTER DE GILBERTO ESCOBOSA GÁMEZ:

@GilberEscobosa
https://twitter.com/GilberEscobosa


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios