NEOLIBERALISMO: NI NUEVO NI LIBERAL





Ante las propuestas que plantea el nuevo Presidente se revive la antigua discusión acerca de cuál régimen, modelo o sistema de organización política, económica y social, es lo más pertinente para México.

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicación: 2018-12-20 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas

 
 
 

VISIÓN  ECONÓMICA

Luis  A.  Galaz

Ante las propuestas que plantea el nuevo Presidente se revive la antigua discusión acerca de cuál régimen, modelo o sistema de organización política, económica y social, es lo más pertinente para México. En sus arengas, AMLO fácilmente señala las fallas, sólo las fallas, del capitalismo globalizado, de la economía de mercado, de la economía de libre empresa que equivocadamente llama "neoliberalismo”… ¿no generará nada bueno?

En su larga trayectoria política, AMLO, se ha manifestado como un promotor de las doctrinas socialistas, mismas que pretendían limitar  la participación de la iniciativa privada o individual en la vida económica. Decimos que pretendían en tiempo pretérito,  porque en la actualidad aquellas románticas y utópicas doctrinas Marxistas-Leninistas, así como las estrategias comunistas y socialistas, de equidad  plena para alcanzar el desarrollo de los pueblos, fracasaron en las naciones donde fueron implantadas.

De los países íconos del socialismo como Rusia y del comunismo como China, hoy  podemos imaginar como  Carlos Marx y Mao Tse Tung, se volverían a morir, al ver los sistemas abiertamente capitalistas que se están aplicando en esos países, mediante un régimen económico de libre mercado o libre iniciativa individual. Esto es que aquellos regímenes socioeconómicos que idealizaban Marx y Mao, y que durante más de medio siglo se aplicaron en la mitad del mundo, ya no existen en Rusia ni en China, Cuba, Korea, Viet Nam, etc.

Aquí es ilustrativo aquel pensamiento de Deng Xiao Pin, líder Chino después de Mao, en referencia a cuál modelo era mejor para la gran China, cuando decía: "a mí no me interesa de qué color es el gato…lo importante es que mate al ratón”. No importa si rojo comunista o azul capitalista. Lo urgente es crecer, crecer a cualquier precio; y sin duda, el mejor sistema para producir más es el de libre empresa, libre mercado, libre iniciativa individual, tal y como se evidencia en la historia económica.

Por eso hoy China, desde hace cuatro décadas aplica un modelo capitalista o "neoliberal”, que nosotros desde hace muchos años hemos llamado "capitalismo salvaje”, o sea un capitalismo que acelera el crecimiento económico, pero sin respetar derechos humanos, ni el cuidado al medio ambiente, ni la democracia, ni la equidad, etc. Este es el capitalismo que aquí Denisse Dresser le  llama  ”capitalismo de cuates, de compadres, de la mafia”; y  tiene razón, esto es el distorsionado pseudo capitalismo, mal llamado "neoliberal”, cuya errónea instrumentación en México por los tecnócratas ha fracasado desde hace tres decadas, generando todos los males de la pobreza, impunidad, corrupción, violencia, etc. 

En esta crisis el villano favorito de AMLO es el mercado libre y la globalización, como aquí lo afirmaba junto con  Noam Chomsky, y  asegura que por su culpa y del capitalismo imperialista global, perdimos la senda del crecimiento y desarrollo; empero, se equivocan al no considerar la desgraciada intervención  interna de los pésimos  gobiernos corruptos de todos los partidos políticos, en la economía del país desde 1970, y sin aplicar  el mejor modelo económico a seguir que es el modelo mixto que señala la Constitución. El viejo sistema nunca ha sido revolucionario ni socialista ni capitalista ni neoliberal. Entonces, ¿cuál modelo económico sería el más adecuado para México?...Repito: el mixto o tercera vía de los países escandinavos.

Sin embargo, AMLO se contradice una vez más  en sus arengas contra el capitalismo-neoliberalismo al querer rescatar, como una verdadera  estrategia "neoliberal”, a los millonarios tenedores de bonos que financiarían la construcción del nuevo aeropuerto de la CdMx , NAIM. Esta medida beneficia solo a los ricos constructores e inversionistas nacionales y extranjeros involucrados en los negocios del NAIM, en detrimento del pobre pueblo que con sus impuestos pagaría los miles de millones de pesos del rescate a los ricos empresarios; tipo el rescate FOBAPROA que tanto ha criticado. Ahora bien, ¿porqué mejor, si en verdad AMLO quiere ayudar al pobre pueblo sabio que lo eligió, no rescatamos a los sistemas de pensiones, a la seguridad social-sector salud o a las Universidades del País? Esta es la gran prioridad de las finanzas nacionales, no el rescatar a ricos inversionistas. Finalmente, alguien dirá que se pondrían nerviosos los "mercados” y calificadoras financieras corruptas… pues que también les diga : ”me canso ganso”.    

--Luis Alonso Galaz Tapia es Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA y de Negocios Internacionales en la UNISON. 
 
lugallaz51@gmail.com

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios