DE LA INDEPENDENCIA A LA CUARTA TRANSFORMACIÓN





Recientemente celebramos los 208 años de proclamación de la independencia, llamó mi atención que en la proclama a los héroes que nos dieron patria, el Presidente menciono  el nombre de Iturbide. Al menos que yo recuerde no había escuchado esto en otra ocasión.

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicación: 2018-10-06 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 
 

Por Olga Armida Grijalva Otero

Recientemente celebramos los 208 años de proclamación de la independencia, llamó mi atención que en la proclama a los héroes que nos dieron patria, el Presidente menciono  el nombre de Iturbide. Al menos que yo recuerde no había escuchado esto en otra ocasión.

Me causó asombro escuchar ese nombre por que históricamente como está documentada Agustín de Iturbide fue el artífice utilizado por el canónigo Matías Monteagudo impulsor de la conjura absolutista de "la profesa” así como del alto clero y criollos mineros y latifundistas, para pactar la independencia a través del plan de Iguala. Una independencia pactada cuyo único propósito era desplazar a los peninsulares del control político para tenerlo el alto clero y la oligarquía criolla.

De las condiciones tan precarias en términos políticos, jurídicos y culturales en la que fue proclamada nuestra independencia y posteriormente con esa misma precariedad se pacta.  Se crearon las condiciones jurídico-constitucionales para que una elite política fuera desplazada del poder político y económico para que otra elite lo ocupara sin ninguna injerencia del pueblo, así se escribió el  inicio del guion de nuestra historia.

En el transcurso de la vida independiente de nuestro país  hemos visto actores diferentes, escenarios también diferentes, pero el guion sigue siendo el mismo: la exclusión, las desigualdades, la pobreza, la corrupción e impunidad

AMLO  desde su campaña y  como presidente electo, ha  invitado a lo que llama hacer la cuarta transformación del país, a través de  una lucha pacífica que, en un Estado de derecho, no puede ser de otra manera. 

¿Con la cuarta transformación lograremos superar esos males que nos han acompañado desde la independencia ¿  ¿Se reformara la constitución de tal manera que pueda crearse un nuevo orden jurídico-constitucional? ¿Con ello se transformaran las instituciones públicas? ¿Llegara la justicia a los más desprotegidos, se erradicar la corrupción, la violencia y la desigualdad económica?

¿Todas estas transformaciones serán posible sin la transformación de la sociedad que se encuentra confusa e indignada? o ¿exigirle al ciudadano una participación activa en esta transformación,? cuando no se puede exigir civismo a los excluidos de la vida cívica , sin más formación de esta, en el mejer de los casos más  de ir a las urnas

Con esta invitación que ha hecho López Obrador a la ciudadanía, es hacer política, tanto para el simple ciudadano gobernado como para los gobernantes, legisladores jueces o detentores  de algún poder (empresarios, sindicatos, medios de comunicación etc.), es por lo tanto elegir, entre las posibilidades, lo que parce más deseable.

Sin embargo, toda filosofía de la acción política,  que pretende aclarar esa elección, implica a la vez un moral, que intente fundamentar  el valor de las finalidades de la acción, y un conocimiento que explore la realidad social (aeropuerto de Texcoco o Santa Lucia; amnistía o persecución sin perdón ni olvido; exonerar a los  o las que han quebrantado las finanzas públicas o prisión y devolución del monto quebrantado) para descubrir en esta realidad los medios posibles de una  estrategia o de una táctica.

Ninguna obra política es duradera sin esta doble referencia: una reflexión rigurosa de lo que es válido hacer; un conocimiento exacto y claro de lo que es posible hacer.

La educación cívica, que es lo contrario de la propaganda ideológica, tiene como tarea preparar a los ciudadanos para esta reflexión y proponerles las herramientas para una investigación de este conocimiento. Sin esta educación, cualquiera que sean las instituciones, la acción política está reservada a una elite, clase o tecno burocracia y el régimen es oligárquico, 

De no invertirle a la ciudadanía las herramientas para la creación de capital social y humano para su empoderamiento, no se dará la cuarta transformaciones, se seguirá escribiendo el mismo guion aquel que se suscribió en 1824, se ha seguido refrendando en los pactos de 1857 y 1917. La acción política reservada a una elite y régimen oligárquico   con sociedad deficitaria en educación cívica

¡Los edificios se construyen de abajo hacia arriba!...¡Metafóricamente hablando la cimentación que requiere  México para lograr la cuarta transformación, es una ciudadanía activa y empoderada! !

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios