NICOLÁS BRAVO, DIRECTOR DEL COLEGIO MILITAR EN 1847





Nicolás Bravo, conocido por su participación en la lucha por lograr la independencia nacional, era director del Colegio Militar localizado en el cerro de Chapultepec cuando los sucesos del 13 de Septiembre de 1847 durante la invasión del ejercito de los Estados Unidos

Por Juan Arturo Siordia Zamorano
Fecha de publicación: 2018-09-15 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia

 
 
 

Por Juan Arturo Siordia Zamorano

Nicolás Bravo, conocido por su participación en la lucha por lograr la independencia nacional, era director del Colegio Militar localizado en el cerro de Chapultepec cuando los sucesos del 13 de Septiembre de 1847 durante la invasión del ejercito de los Estados Unidos de Norteamérica. Junto con los de él, abundan testimonios escritos, tanto por parte de los mexicanos como de los americanos, entre quienes vivieron y sobrevivieron  ese día trágico. 

Está el del Gral. Sóstenes Rocha quien relata: "Allí cayeron gloriosamente teniente Juan de la Barrera, los subtenientes Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca, Agustín Melgar, Vicente Suarez y Juan Escutia siendo heridos el subteniente Pablo Banuet y los alumnos de fila Andrés Mellado, Hilario Pérez de León y Agustín Romero… en medio de este desorden, un grupo de americanos seguían de cerca a los alumnos Suarez y Márquez y les invitaban a rendirse. Los muchachos respondieron "NO” y con la mayor energía dispararon sus armas dejando a dos contrarios muertos. Una lluvia de balas cayó en el acto sobre ellos”. 

José María Roa Bárcenas (1827-1908) escribe: "Parte muy activa tuvo en la defensa el Colegio Militar y los últimos disparos fueron hechos por los alumnos pereciendo el teniente Juan de la Barrera, los subtenientes Francisco Márquez, Montes de Oca, Melgar, Suarez y Escutia”. El cadete Juan de la Barrera contaba con 20 años aquel 13 de septiembre de 1847 y no cayó en el castillo de Chapultepec sino en una fortificación, explica Miguel A. Sánchez Lamego (1896-1988) "en un punto donde se unían las calzadas de Chapultepec y Tacubaya precisamente para sellar esta última, trabajo’ en la creación de esta obra de fortificación con una tenacidad digna de mejor suerte, y el 13 de septiembre de 1847, después de batirse allí heroicamente, sufriendo el terrible bombardeo y el vigoroso asalto de las tropas norteamericanas, murió en su puesto atravesado por las balas del enemigo”

Nadie menciona el asunto de la bandera.

Empero no quita nada al valor y patriotismo de los jóvenes cadetes, pero en cambio, la historia oficial olvida a un héroe llamado Margarito Zuazo, capitán de artillería de la 4ta compañía del Batallón Mina cuyo acto patriótico se llevó a cabo en la batalla de Molino del Rey el 8 de Septiembre de 1847, cinco días antes de la gesta de los cadetes en Chapultepec. Reconocido por sus compatriotas de la época,  compañeros del ejército mexicano y no se diga por sus familiares cuya viuda con 3 hijos, quien después solicitó pensión al ejército, la memoria de Zuazo se mantiene, hasta nuestros tiempos en silencio. 

Margarito Zuazo fue quien se envolvió en la bandera de su regimiento mientras sorteaba las descargas de fusilería del enemigo, logrando mantener a salvo esa bandera aunque el murió dos días después debido a las heridas causadas. Esa es la bandera que se encuentra entre las reliquias que se conservan en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, manchada con la sangre de Zuazo y emblemática de todos mexicanos que fenecieron por la patria.

.

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios