EL SUEÑO VERDE





Después de muchos años dedicados a la defensa de nuestras áreas verdes en la ciudad capital de Sonora, ahora un grupo de ciudadanos y organizaciones ambientalistas hemos decidido dar un paso importante en la creación de nuevas áreas verdes.

Por Isabel Dorado Auz
Fecha de publicacin: 2018-09-10 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 
 

Isabel Dorado Auz

Después de muchos años dedicados a la defensa de nuestras áreas verdes en la ciudad capital de Sonora, ahora un grupo de ciudadanos y organizaciones ambientalistas hemos decidido dar un paso importante en la creación de nuevas áreas verdes.

Justo después de la última lucha que dimos defendiendo el Parque Madero, en el cuarto intento que hacía una administración municipal por intervenirlo, ahora tratando de instalar un Parque Canino en su interior, vino la convocatoria de Luis Enrique Ortiz para que lo acompañáramos a la creación de un área verde en el camellón del boulevard Quiroga en un trayecto que va del Camino del Seri hacia el sur.

Si bien se plantaron solo alrededor de 50 árboles, esa fue la chispa que ocasionó un interés inusitado por crear nuevas áreas verdes por diferentes zonas de la ciudad. De pronto nos convocan de una liga municipal de futbol para que los apoyemos con la plantación de alrededor de 200 árboles. En ambos casos, tenemos una sobrevivencia superior al 90%, lo cual proyecta que ambas áreas verdes podrían ser una realidad en los próximos años. También se participó en la convocatoria que se hizo para crear un área verde por el sur de la ciudad, pero no tengo reporte del porcentaje de sobrevivencia. Es fundamental que estemos pendientes que no les falta agua a los árboles hasta que no necesiten del cuidado humano, compromiso que hemos tenido muy claro quienes hemos participado en esta gran labor.

Ha sido sorprendente, repito, el gran número de personas y organizaciones que se nos han acercado y ya se pensó en la creación de una Red Ambiental para nuestro municipio. De hecho, ya se tienen programadas otras tres áreas verdes para el norponiente de la ciudad, dos en jardines de niños y una más en una escuela primaria. Este 15 y16 de septiembre estaremos plantando árboles en los jardines de niños y el próximo día 29, de este mismo mes, estaremos en la escuela primaria. Es tal la euforia ambientalista, que algunos ya piensan en inundar de árboles a Hermosillo, sin embargo, se corre el riesgo de no tener la capacidad de acompañar a las áreas verdes en el desarrollo que requieren en los primeros meses. Todo sería más fácil si las autoridades municipales hicieran un compromiso real de apoyarnos con el riego de las mismas, pero mientras son peras o son manzanas debemos ser Nosotros mismos quienes garanticemos la prevalencia de los árboles que plantamos.

Debemos convencernos de que vale la pena heredarles una mejor ciudad a nuestros hijos. Sin duda, tendremos que seguir defendiendo nuestras áreas verdes, incluso todavía tenemos pendiente darle mayor apoyo a los posesionarios del vaso de la presa quienes siguen padeciendo los embates de los Coppel, con lo que se está destruyendo otro pulmón de la ciudad, en un lugar que nuestra vista no alcanza a percibir la magnitud de la destrucción dado que está cercado por todos lados. No debemos, pues, estar creando Nosotros el equivalente de las áreas verdes que están destruyendo quienes tienen el poder económico. Por eso es importante tener muy claro cuáles son las intenciones de los empresarios que comúnmente nos ofrecen su "apoyo”. Por ejemplo, en el Foro ambientalista que convocamos los Amigos y Amigas del Parque Madero, se nos acercó la inmobiliaria Siglo XXI, la misma que les construye a los Coppel en el vaso de la presa.

Toda iniciativa ciudadana tendrá adherentes y detractores, de la unión que podamos construir y de la claridad de nuestros objetivos dependerá que este incipiente interés ambientalista persista, ahora en su modalidad de creación y cuidado de nuevas áreas verdes. Es posible que no sólo estemos cambiando de gobierno sino que Nosotros mismo nos estemos haciendo cargo de los asuntos públicos. Así, cuando logremos involucrar a más y más personas en las políticas públicas, la ambientalista es un buen inicio, entonces empezaremos a tener el México que tanto anhelamos.

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios