LA REALIDAD… ¿CUÁL ES?





Ya voy pensando en el final de mi vida. Cometí errores por siempre, no avancé para apoyar mi existencia, no pude motivar a mi familia, no ayudé a mis padres y hermanos, no alcancé éxitos en mis trabajos y en mis actividades sociales, no supe cómo ser un líder y un ser sin préstamos y sin deudas totales

Por Rafael Alberto Páez Castelo
Fecha de publicacin: 2018-08-09 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad

 
 

 
 

Rafael Alberto Páez Castelo

Ya voy pensando en el final de mi vida. Cometí errores por siempre, no avancé para apoyar mi existencia, no pude motivar a mi familia, no ayudé a mis padres y hermanos, no alcancé éxitos en mis trabajos y en mis actividades sociales, no supe cómo ser un líder y un ser sin préstamos y sin deudas totales. No respeté mi existencia y no exalté mi cuerpo, mi mente, ni mi forma de ser.

Me pongo a pensar en el suicidio, en un fuerte accidente, en una enfermedad definitiva, en mi adecuado cáncer provocado por mi formato incorrecto, en un error determinante de mi vida y en no responder, respetar, exaltar y agradecer a la vida que nos da el Creador total.

Entonces me pongo a pensar y a reconocer que ya me quedé sin memoria, sin motivación, sin capacitación, sin fortaleza corporal, sin acercamiento a las amistades motivantes, sin apoyar adecuadamente a mi familia, a mis parientes, a mis compañeros de trabajo, y a mi propia persona, ya jamás.

Me sentí con la necesidad de exponer que me debía separar de la vida y me puse a escribir…

MI VIDA ACABADA 

La vida se acaba, 
la vida se aleja,
la vida me llama… 
para despedirme de ella.

La vida olvidada, 
la vida extremada, 
mi vida siniestra, me dice… 
que ya la estremezca.

La vida me afana, 
la vida me atrapa,
la vida me exige… 
una decisión honesta.

Esto significa… 
que sigo sin vida,
porque mi realidad… 
es muy clara.
Ya no tengo nada, 
ya no puedo nada,
ya no recuerdo… 
ni reubico nada.

Mi cuerpo,
ya no tiene granadas,
y mi supuesta mente…
ya no memoriza gracias.

Mi vida, ya se despide,
emanada de la tristeza y… 
con su falsedad completa,
por no enfrentar la realidad vital.

Por haber fallado en cada etapa,
por haber mentido a mi vida,
en cada forma de mi persona y… 
en cada nueva mañana.

Entonces, me la llevo perdido,
en la depresión malvada,
en la falsedad comprada y…
en la decepción buscada.

Me despido de la vida,
me retiro de la estancia,
y me enfrento a mi restaurada…
despedida de la nada.

Fallé en toda mi vida,
fracasé en cada jornada, 
siempre me equivoqué,
y no debo justificar… 
ninguna falla.

Hoy me despido ya, 
para pagar de verdad,
mi falta de humildad, de valor…
de esperanza y de enseñanza.

Pero pensando luego en la posible recuperación, le agregué una nueva posibilidad de avance:

Hoy, por ello,
inicio una nueva realidad,
que me despierte de mi cobardía y…
de mi destrucción cercana.

Y por ello… 
hoy me despierto,
para realizar verdaderamente,
mi verdadero y justo todo…
en lugar… 
de mi destructiva y falsa… nada.

Y en lugar de mi vida falsa realizada…
voy a desarrollar
la nueva etapa de pagar y avanzar
para la gracia,  para la mejora y…
para la verdad de ser humano,
especial y contundente,
con valor, humildad y…
apoyo real a quien más quiero:

A mi familia, 
a mi obligación profesional, 
mi proyecto de resolver mis deudas  y…
mi futuro de ser ya…
honesto, valiente y verdadero, 
por siempre… y para siempre.

Y… posteriormente… seguí pensando en encontrarme y en pedirle perdón a nuestro Divino Creador.

Pero… con vergüenza me siguió dando pena y tristeza el no poder avanzar, el no encontrarme realmente, el no enfrentar con valor y humildad la realidad para superar la forma de interpretar mi ser y mi desigualdad.

Sigo sintiéndome culpable por el fallecimiento de mis padres y mis hermanos, sigo con la incapacidad de orientar, exaltar y motivar a mis hijos y a su excelente madre. Sigo con la tristeza de no poder pagar las deudas y no mejorar mi capacidad en los trabajos y en mi memoria acabada.

Por ello, en cada segundo, en cada minuto, en cada sueño y en cada etapa, sigo imaginando y pensando que lo que merezco es la muerte y el tener que pagar por cada uno de mis errores, por cada una de mis faltas, por cada una de mis depresiones y mis vergüenzas totales.

Me la llevo pensando en cómo desarrollar el suicidio, en cómo va a llegar mi definitiva enfermedad, mi accidente total, y en cuándo me va a llegar mi cáncer, en cómo debo pagar mi falsedad y mi ridiculez… 

Pero… en cómo también debo superar todas y cada una de estas formas de pensar y de actuar, para resolver la situación y entonces si poder ayudar a mis hijos, sí poder motivar a su agradable madre, en cómo avanzar en mis empleos y en cómo dejar de andar batallando con las deudas y las dificultades memorísticas para recuperar la dignidad y la capacidad para avanzar realmente y agradecer y exaltar a nuestro Divino Creador en su bendita realidad.

Por ello, seguiré luchando, seguiré enfrentando y superando mi discapacidad, mi falsedad, mi falta de valor, mi depresión y mi vergüenza por no avanzar con fervor, con humildad y con digna estrategia.

Sea lo que sea que piense, lo que imagine, lo que exponga, lo que me justifique, ya debe ser superado, ya debe ser reubicado, ya debe ser separado de mi falsedad o de mi incongruencia. La vida es la gran oportunidad de exaltar a la familia, a la propia persona y a todo el mundo total. Por ello, seguiré luchando humildemente para pedirle perdón a nuestro Creador y para dejar atrás el asunto de la depresión que justifica mi falta de valor y de verdad.

Aunque siga imaginando que ya a ninguna persona le expongo una adecuada forma de ser, que ya no tengo capacidad para ayudarle y exaltarle por haber perdido mi humildad y mi respeto en la vida total, ya debo ponerme a restablecer y a motivar a cada ser para que se sienta contento y seguro de poderle ayudar.

Y aunque siga pensando que nunca voy a superar mis errores,  que nunca voy a recibir perdón, que nunca voy a cambiar mi forma de ser, también me queda claro que debo enfrentar mi realidad, superar mi depresión y dejar de mentir y de ofender, para realmente avanzar y para totalmente reactivar la mejor forma de vida y de actuar para apoyar a la familia, a las amistades, a cada ser humano y a mi propio ser.

Y así, a partir de hoy, voy a dejar de andar exponiendo la tristeza, la vergüenza, la desdicha, la falsedad, la mentira y la verdad. A partir de hoy voy a desarrollar una nueva forma de avanzar, de mejorar, de apoyar, de ser y de vivir en la bendita gloria de nuestro Creador Total, y en la humilde forma de reactivar, de recuperar y de reponer mi persona, mi vida y mi lealtad.

Entonces… para mí, la realidad es la necesidad de avanzar, de superar y de comprometerme a mejorar la forma de ser, sin andar pensando en la tristeza y en los errores cometidos que hayan sido como hayan sido.

La realidad hoy me dice que debo dejar de recaer y que debo ser valiente, dispuesto, humilde y seguro para agradecer la vida, la luz, la fuerza y la gloria de ser un ser humano que puede crecer, apoyar y restablecer la vida para su familia y su autonomía personal con fe.

Y así, me queda claro que debo crecer, que debo avanzar y que debo superar mis derrotas y mis errores, para cambiar mi forma de ser y de pensar. Y así debe ser, y así lo debo enfrentar y superar, y así lo debo mejorar para que mi realidad sea de paz, de fuerza y de éxito total.

Por lo tanto, les pido perdón a mis hijos y a mi amada madre de ellos, a mi familia en su bendito espacio divino, y a cada ser humano que ofendí o que no respeté y no apoyé. Y me pongo a sus órdenes y estoy para servirles de una mejor manera y con respeto e inteligencia para el avance emocional, académico, económico y total.

Y… con todo respeto y fe, le pido perdón y le agradezco a nuestro Creador la posibilidad de avanzar y de entender que la vida es un espacio divino y adecuado para exaltar el ser y la situación sea cual sea. Hoy debe ser la bendición y la ubicación para seguir adelante, suceda lo que suceda y tenga pendiente cualquier problema o cualquier error desarrollado en mi vida.

Hoy le expongo a quien se sienta triste, deprimido, preocupado o molesto, que la vida es un espacio de lucha, de avance, de acción, de apoyo y de todo lo bueno y adecuado para seguir bien por siempre, pase lo que pase y se hayan tenido los problemas que hayan sido. Y entonces, nos queda claro que la realidad es exponer y realizar realmente la vida para avanzar, crecer y ganar para cada quien y para cada cual.

Y… por ello… si alguien alcanzara a leer este tema, le deseo lo mejor, que no se vaya a deprimir o a molestar y que se sienta mejor, que siga siempre adelante y que la vida le dé su mejor resultado total, como ya lo ha logrado con su fuerza, su excelente realidad y su valentía especial y adecuada.

Suerte y Gracias.

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios