POLÍTICAS PÚBLICAS ENFOCADAS AL ABATIMIENTO DE LA POBREZA (Parte II)





SE PODRÁ ABATIR LA POBREZA MATERIAL CON RIQUEZA MATERIAL? En la primera parte de esta temática publicada, en la edición pasada expongo la necesidad de reinventar este país, tanto en el hacer política como en el de administrar la riqueza...

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicacin: 2018-07-29 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 
 
 

Por Olga Armida Grijalva Otero

¿SE PODRÁ ABATIR LA POBREZA MATERIAL CON RIQUEZA MATERIAL? 

En la primera parte de esta temática publicada, en la edición pasada expongo la necesidad de reinventar este país, tanto en el hacer política como en el de administrar la riqueza, con nuevos paradigmas determinados por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Para ello abro un interrogante, si se podrá abatir la pobreza material con riqueza material, la realidad nos ha demostrado que no ha sido así, porque pese a ser un país con muchos recursos naturales, el número de pobres sigue creciendo, luego entonces las políticas públicas encaminadas para ese propósito han fracasado.

Esto nos llevó a remontarnos a las causas y encontramos que el diseño estructural para abatir la pobreza, paradójicamente, se diseñó para la pobreza perenne.

Con la nueva administración pública, tenemos la oportunidad de diseñar con un nuevo paradigma, políticas públicas que si vayan encaminadas al abatimiento de la pobreza.

Nos ubicamos al señalar el círculo vicioso que se generó desde la conquista. Este consistió en que las verdades centrales que formaron los conquistadores en la mente de los indígenas, los elementos ricos de algunas verdades fueron suprimidos en la integración social y solo fueron asimiladas las creencias que favorecía el orden del poder establecido.

De estas verdades en lo económico, los indígenas aceptaron no tener riqueza. En lo religioso, aceptaron la noción de una vida después de la muerte, entendiendo sufrir en la tierra, gozar en el paraíso.

Con estas características personales enfocadas a lo económico social, se conformó la cultura mestiza carente de noción de cambio. Por otra parte, los gobiernos del México independiente no invierto en la creación y difusión de creencias que promovieran la productividad, el orden y fomentaran la prosperidad y la realización de los individuos en esos sectores de la sociedad, en otras palabras: fomentar el desarrollo.

En los gobiernos  posrevolucionario, por  dar respuesta al mismo tiempo a los postulados revolucionarios tanto en el orden político como social, se descuidó de nueva cuenta la creación de sistema de creencias progresivas o códigos mentales como se le quiera llamar, encaminada a la ética de trabajo, la honestidad e integridad, sentido de pertenencia a la esfera pública, la disciplina, el valor de la educación y el aprendizaje, la confianza en los demás y el respeto a las reglas que beneficien a todos.

En estos momentos esperamos que el gobierno que encabece López Obrador, las políticas públicas se enlacen con mayor intensidad con los procesos democráticos y particularmente con la participación ciudadana, así como con la transformación que esperamos del sistema político.

Que el núcleo metodológico de las políticas públicas sea más heurístico que burocrático o gerencial, su concepción valorativa tenga como premisa la autoestima de los ciudadanos como autores insustituibles en el que hacer que conduce al desarrollo de la acción colectiva.

Que los valores que son referentes modulares para las políticas públicas en la vida democrática comprenden la autoestima ciudadana, la equidad, la transparencia, la eficiencia, el bienestar, la solidaridad, la inclusión, la participación, la representación de los ciudadanos, la corresponsabilidad, de tal manera que con las políticas públicas se instituya el gobierno para los ciudadanos. 

Es necesario invertir sistemáticamente en la producción de conocimiento y educación, y la utilización de ambas en la esfera social y económica, que den pie a una dinámica progresiva en la sociedad, de tal manera que este sistema de creencias progresivas tenga influencia en el ámbito político, y de manera específica en el de la elaboración de políticas públicas. 

Es ahí, consecuentemente, donde el cambio social y económico puede ser acelerado y dirigido a objetivos distintos a los que se han perseguido y que han conllevado al aumento de la pobreza. Ahora deben ser dirigirlo al abatimiento de la pobreza.

En síntesis, podemos decir que es la decisión de la sociedad civil y política de utilizar activamente la más poderosa de sus herramientas de evolución progresiva: la inteligencia humana capaz de generar riqueza espiritual.

Riqueza espiritual, es la capacidad de una sociedad para alcanzar la prosperidad y la igualdad depende fundamentalmente de la distribución de los recursos cognitivos, racionales, sociales o espirituales que tienen un efecto directo sobre el éxito económico, la, creación de bienestar social y la realización colectiva.

Concluimos que corregir las desigualdades de la distribución de la riqueza espiritual es algo que puede beneficiar a todos, usando el lenguaje de la teoría de juegos. La distribución espiritual no es un juego de suma cero, donde alguien gana lo que otros necesariamente pierden y el beneficio de unos depende del perjuicio de otro.

Así, el abatimiento a la pobreza material no radica en la riqueza material de un país, sino en la riqueza espiritual.

¡El nuevo paradigma para el abatimiento de la pobreza del gobierno de López Obrador, sugerimos debe ser, elaborar políticas públicas con distribución de riqueza espiritual!

Primera Parte:

http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=22498&cat=254


Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios