EL ROMANCE DEL PADRE KINO (Final)





El padre Campos había construido en Magdalena una capilla en honor de San Francisco Javier. Quiso que la inauguración fuera solemne y para esto invitó al viejo patriarca de Dolores, rogándole que viniera a bendecirla.

Por Cruz G. Acuña
Fecha de publicación: 2018-07-25 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros

 
 
 

Por Cruz G. Acuña

El Último Viaje

El padre Campos había construido en Magdalena una capilla en honor de San Francisco Javier. Quiso que la inauguración fuera solemne y para esto invitó al viejo patriarca de Dolores, rogándole que viniera a bendecirla.

Los vaqueros de la misión ensillaron para el padre Kino, el más hermoso de sus caballos; y el anciano explorador descendió otra vez de sus montañas hacia el valle, en plena primavera. Por todas partes florecía la vida; pero aquel trabajado jinete sentía en sus huesos y en sus músculos un cansancio de muerte. Mas siguió como siempre: hacia adelante.

Llegó al pueblo de Magdalena y lo encontró vestido de fiesta. Bajó de su caballo haciendo un esfuerzo por alegrarse con los demás. Entró en la capilla nueva; veneró la imagen de San Francisco quien le había inspirado los sueños de su juventud; se revistió los ornamentos sagrados y comenzó a celebrar el último Sacrificio de su vida.

Durante la Misa se sintió verdaderamente mal. Estaba consumiendo sus últimas energías... no debía quedar en el cáliz una sola gota. La ceremonia era larga... muy larga.

Terminada la solemne bendición se dirigió con paso vacilante hacia el humilde cuarto de la Misión; tendió en el suelo las dos zaleas que servían de sudadero a su caballo; puso como cabecera su silla de montar; y, como buen vaquero en plena campaña por la sierra, se acostó sin quitarse la ropa.

El gigante había caído para siempre. Con gran serenidad vio llegar sus últimas horas. Estaba bien preparado para emprender el viaje más arriesgado de su vida, y explorar nuevos y fascinantes caminos desconocidos.

Pasó la tarde esperando, sin miedo, la partida.

Llegaron las tinieblas de la noche... y también: el fulgor de las estrellas... El incansable jinete estaba alerta, y partió cuando sonó la hora.

Parece que lo vemos, a caballo, entre los astros.

Era el 15 de marzo de 1711, poco antes de medianoche.

El padre Campos sepultó su cuerpo en la capilla nueva, al lado del Evangelio.
 
 
FIN

…..

EL ROMANCE DEL PADRE KINO

CAPÍTULO ANTERIOR:

http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=22490&cat=237

Hashtag en donde encontrará todos los capítulos publicados de este libro:

FACEBOOK:

https://www.facebook.com/search/top/?q=%23elromancedelpadrekino


TWITTER:

https://twitter.com/search?q=%23ELROMANCEDELPADREKINO&src=typd

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios