COSAS Y CASOS DE ÁLAMOS





Por Gilberto Escobosa Gámez
Fecha de publicación: 2018-07-25 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros


Por Gilberto Escobosa Gámez


Álamos fue la Capital del Estado Occidente de 1823 a 1831, fue, además la primera ciudad en la entidad en contar con una Casa de Moneda. Tuvo el privilegio  de poseer una imprenta.

La población empezó a formarse en el último tercio del siglo XVII como consecuencia del descubrimiento de los minerales de Promontorios y los de la Aduana. Los registros parroquiales iniciaron el 12 de mayo de 1685. El título de ciudad se le otorgó en noviembre de 1827; fue en 1865 y por decreto del archiduque Maximiliano de Austria, que se creó el Departamento Imperial de Álamos, dentro del cual se comprendía la propia Álamos, Minas Nuevas, Aduana, Macoyahui, Conicarit, Camoa, Navojoa, Promontorios, Batacosa, El Quiriego, Baroyeca,  Pepahui, Nuri, Rosario, Movas y Río Chico.

También por Decreto del 30 de septiembre de 1830 el Congreso Local determinó que el Partido de Concepción de Álamos con los Ayuntamientos de Navojoa y Santa Cruz del Mayo, se segregaran del Departamento de El Fuerte y pasaran a formar parte del de Horcasitas, por petición de los habitantes de esas regiones. Con esto, al sobrevenir la separación de Sonora y Sinaloa los habitantes de esas regiones  quedaron dentro de Sonora.

LA BATALLA DE ÁLAMOS

A menos de una docena de metros de la puerta principal del panteón de la Ciudad de Álamos, se encuentra la majestuosa tumba de don Antonio Anselmo Almada, en cuya placa de mármol reza lo siguiente: "Falleció el 7 de enero de 1866. Recuerdo de su esposa e hijos”.

Quizá a muchos de nosotros nada nos diga este nombre, pero la historia lo ha registrado en sus anales, era nada menos que el hermano de José María Tranquilino " El Chato” Almada, aquel que fuera nombrado por el mismo Maximiliano de Hasburgo prefecto imperial de Álamos y después comandante militar y político de Sonora.

El caso es que la tumba de don Antonio Anselmo, es un mudo testigo de aquella gloriosa jornada en que las armas republicanas se cubrieron de gloria, aquel 7 de enero a eso de mediodía.

Efectivamente, desde las 5:00 horas el Chato, como dueño de la plaza de Álamos, se posesionó de los alrededores de la Ciudad de los Portales, para presentar combate nada menos que al intrépido general republicano Ángel Martínez, quien venía haciendo limpia de imperialistas y franceses desde el vecino Estado de Sinaloa.

Martínez y su tropa llegaron justo a la cita, se luchó cuerpo a cuerpo, los ópatas, adictos al Imperio, seguidos por los yaquis y mayos, hicieron estragos entre las filas republicanas; mientras que éstos, se abrieron paso, primeramente en los cerros de los Cangrejos y la Colorada, para después barrer a los indios de Refugio Tánori  en los arroyos cercanos y en las mismas calles de la ciudad.

Los hombres de Ángel Martínez, eran los temibles y sanguinarios "macheteros” que eran muy diestros con tan terrible arma, lo que lógicamente causaban pavor en el bando contrario.

Al ver, que poco a poco la situación cambiaba hacia el lado republicano, varias familias de abolengo, principalmente los Almada, huyeron en desbandada con rumbo a El Fuerte y otros a Navojoa, dejando abandonados sus  regios palacetes con sus riquezas intactas.

Después de seis horas de intenso fragor la batalla se decidió por la República, al no responder los dos cuerpos de reserva que el Chato Almada hizo entrar en acción en el mismo centro de la ciudad, hecho que lo desmoralizó, ordenando una estrepitosa retirada, dejando compañeros de armas, equipo bélico, y todo lo que pudiera estorbar, lo importante en esos momentos era salvar la vida.

Casi la totalidad de las fuerzas del Chato fueron diezmadas, no hubo heridos porque los "macheteros” los remataron con su siniestra arma. En el parte de guerra del general Martínez asienta que fueron recogidos más de 400 rifles nuevos, cuatro cañones y muchas cajas conteniendo cartuchos. Por el bando republicano se contaron más de cincuenta muertos y 62 heridos.

Al estar inspeccionando el campo de batalla el general Martínez fue avisado de que por el camino de La Aurora, huía el Chato, por lo que picó espuelas a su caballo "El Patoni” y le dio alcance dándole muerte con tremendo machetazo cercenándole la cabeza.

Con esto último el creyó que había dado muerte al comandante imperial, pero en verdad fue a don Antonio Anselmo. Ya de regreso, cuentan  que dio al pillaje a la soldadesca la ciudad entera, donde casas modestas, señoriales residencias, tiendas y almacenes y la propia iglesia cayó en poder de la chusma por espacio de varias horas. Todo aquel que llevara el apellido Almada, Quiroz, Salido, etcétera, fueron blanco del odio de los republicanos con el sólo hecho de llevar uno de éstos.

En enero, fue organizado por todo el aparato civil en la ciudad, nombrando el propio Martínez a los señores Quirino y Toribio Corbalá, como prefecto y administrador de rentas respectivamente mientras proseguiría la feroz campaña contra el Chato Almada que para esos momentos ya se encontraba  refugiado en el Yaqui.

Con esta memorable acción de armas, el presidente Benito Juárez tomó mucho interés por la campaña que se había iniciado en Sonora en contra del Imperio y que finalizaría siete meses después en Guadalupe de Ures.

Entre los patriotas que conquistaron la victoria en Álamos citaremos primeramente al general Ángel Martínez, al coronel Ascención Fortunato Parado, comandante Cruz Casilla, coronel Adolfo Alcántara, coronel Jesús Toledo y un número aproximado de 600 individuos de tropa, que conformaron la III Brigada Mixta de Occidente,  que pulverizó en esa fecha importante, uno de los bastiones del efímero imperio de Maximiliano.

Desde aquí, se estaba escribiendo el epílogo del ingenuo Emperador en el Cerro de Las Campanas allá en Querétaro.

@(Copyright) Claudio Escobosa Serrano, Todos los derechos reservados

Suscríbete gratis a nuestro Boletín Diario de Contactox.Net aquí:
 
http://contactox.us9.list-manage.com/subscribe?u=fda71be60edabc2c2f4642ba0&id=df7a224186

http://www.contactox.net/

FACEBOOK DE GILBERTO ESCOBOSA:

https://www.facebook.com/GilbertoEscobosaGamez?ref=hl

TWITTER DE GILBERTO ESCOBOSA GÁMEZ:

@GilberEscobosa
https://twitter.com/GilberEscobosa

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios