BOULEVARD ENRIQUE MAZÓN





Empresario y filántropo. Nació en Hermosillo el 24 de abril de 1918, hijo de los señores José T. Mazón y Celia López. En virtud de que su padre era en esa época Administrador de la Aduana de Tampico, cursó la escuela primaria en dicha ciudad

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicacin: 2018-07-20 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros

 
 
 
 
 

(Norte de la ciudad, salida a Nogales)

Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”

Empresario y filántropo. Nació en Hermosillo el 24 de abril de 1918, hijo de los señores José T. Mazón y Celia López. En virtud de que su padre era en esa época Administrador de la Aduana de Tampico, cursó la escuela primaria en dicha ciudad, los primeros tres años, 4º y 5º en el Instituto Soria, 6º en el Colegio Sonora y después en la Cruz Gálvez para estudiar comercio.

Muy joven se dedicó a labores agrícolas, siendo pionero en los trabajos de apertura en la Costa de Hermosillo. El 22 de febrero de 1946, contrajo matrimonio con la señorita Dora Alicia Rubio Salcido, matrimonio que procreó a 8 hijos: Dora Alicia (+), Enrique Rubén, José Óscar, Jorge Horacio, Sergio Jesús, Luis Roberto, Jacqueline del Carmen y Jeannette (+).

Su gran vocación agropecuaria, hizo que en mucho la Costa de Hermosillo destacara a nivel nacional por la eficiencia en la producción, por el uso de la tecnología en sistemas de riego, fertilización, por la incorporación de equipos modernos en los quehaceres agrícolas y por la innovación en los patrones de cultivo. Fue uno de los primeros impulsores de parques industriales en Sonora del mejoramiento genético, la crianza industrial de puercos y autor de una de las primeras granjas camaronícolas de alta tecnología.

Inquieto y dinámico, desempeñó numerosos cargos entre otros el de Presidente del Consejo de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Socio de la Fundación Mexicana para la Salud, Capítulo Sonora A.C. y participó en los Consejos Directivos de Vinificación y Destilación de Sonora, Semillas del Pacífico, Calhidra de Sonora, Sociedad Cooperativa Agropecuaria de Hermosillo, Asociación Agrícola Hermosillense y Asociación de Organismos Agrícolas del Norte del Sonora.

Su vocación de servicio y el amor que tuvo por la ciudad y el Estado, fueron factores determinantes de su filantropía en un sinfín de instituciones. Colaboró con los inicios del Instituto Kino y desde 1956 hasta su muerte, fue presidente del Patronato del Instituto, el Asilo de Ancianos, el Instituto Tecnológico de Monterrey, la Asociación George Papanicolau, el Hospital General del Estado, la Cruz Roja, el Comité Pro-Navidad del Recluso y la Asociación para la Rehabilitación de los Minusválidos, habiendo sido el último presidente del Patronato de la Universidad de Sonora (1971-1973).
Otro de los ámbitos en los que el personaje dejó una profunda huella es en el deportivo. Fue el gran pilar del desarrollo del béisbol en Sonora en su época moderna. Precursor de la Liga Mexicana del Pacífico, fue presidente de la Liga de la Costa cargo que ocupó durante 4 años. En 1958, La Liga desapareció por motivos económicos pero el 7 de septiembre de ese año, un grupo de personas acudió a solicitar su apoyo para la participación de los Naranjeros de Hermosillo en la Liga Invernal de Sonora, antecedente de los campeonatos de invierno que son la gran fiesta de miles de aficionados a ese deporte. En su honor, la temporada 1999-2000 fue bautizada con su nombre.

Por su notoria influencia en todos los órdenes, el personaje tuvo estrechas relaciones en el ámbito político y empresarial, pero más que un hombre político era hombre de poder. Era obligado platicar con él y pedirle su opinión. Los gobernadores lo hacían. Lo que él dijera era importante y tomado en cuenta a la hora de las decisiones. Algunos mandatarios intentaron convencerlo de que aceptara algún puesto o buscara alguna candidatura, pero él siempre se resistió. No era su línea ni su objetivo en la vida. Prefirió colaborar con el Estado y con la comunidad de otras maneras.

A lo largo de su vida, recibió varios reconocimientos importantes. En 1987. Fue nombrado "Ejecutivo Mexicano del Año”. En 1998, se hizo acreedor al Premio Eugenio Garza Sada, que otorga anualmente el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, debido a su relevante trayectoria en el desarrollo económico y social del Noroeste de México, por haber sido pilar de uno de los grupos empresariales más fuertes y dinámicos de la región, así como por su amor al trabajo, sencillez, optimismo, espíritu filantrópico y entrega a causas nobles.

El galardón consistió en medalla, pergamino y un premio monetario que inmediatamente donó a la Asociación George Papanicolau.

Don Enrique Mazón López falleció el 3 de octubre de 2001.

---------------------------------------- 

77.- Datos proporcionados por su hijo el Sr. Ing. Roberto Mazón Rubio. 
78.- Fotografía, José Luis Bojórquez, "Las Calles de Hermosillo”, Hermosillo 2008.

------ 

@(Copyright) Juan Antonio Ruibal Corella, Todos los derechos reservados

HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook: 
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188

Twitter: 
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios