BUSCANDO LA DEMOCRACIA





A la hora de redactar esta nota la tendencia irreversible del proceso electoral 2018 favorece a Morena y hace posible que sus candidatos logren sus aspiraciones políticas en una proporción mayoritaria, dado que no es cosa menor hacerse con la presidencia de la república...

Por José Darío Arredondo L.
Fecha de publicacin: 2018-07-04 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 
 

José Darío Arredondo López

"Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos” 

Octavio Paz

A la hora de redactar esta nota la tendencia irreversible del proceso electoral 2018 favorece a Morena y hace posible que sus candidatos logren sus aspiraciones políticas en una proporción mayoritaria, dado que no es cosa menor hacerse con la presidencia de la república y una mayoría en el Congreso de la Unión, además de triunfar electoralmente en diputaciones locales y ayuntamientos en proporciones nunca vistas.

Los aires del cambio tan soñado parecen soplar finalmente y las resecas expectativas de progreso y bienestar de la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro país empiezan a sentir la proximidad de una transición tan inquietante como alentadora. ¿En el tiempo que le queda a EPN, seguirán aprobándose al vapor las iniciativas que liquidan nuestro patrimonio nacional y los derechos de los trabajadores? ¿Las privatizaciones avanzarán de prisa porque el tiempo de los cambios legales se aproxima y diciembre está más cerca de lo que pensamos? ¿Si anímicamente estamos cambiando, real y objetivamente también lo estamos haciendo? ¿La buena nueva electoral será como una inyección de adrenalina en el corazón de un ente agónico? ¿Cambiarán los personajes, pero el sistema seguirá tan campante? ¿Se irán del país los que así amenazaron o esperarán a llegar a acuerdos y componendas con las nuevas autoridades? ¿El capital nuevamente demostrará lo acomodaticio que puede ser con tal de cumplir sus expectativas de lucro y poder? ¿Caeremos en una espiral de gatopardismo democrático cuyo resultado es cambiar para no cambiar, en una conclusión digna de Perogrullo? ¿Somos los mismos, pero ya no tanto? ¡Cielos! ¡La duda me corroe la suela de los zapatos y la costura de los calcetines! Siento que los botones de mi camisa me miran con ojos expectantes. 

Sucede que acabamos de ser testigos y actores de un hecho sin precedentes: Un partido joven acaba de vencer en todo lo alto al añejo duopolio del poder en México: el PRI y el PAN son ahora la virtual oposición a Morena en el juego que decide las opciones del país en materia de progreso y bienestar con libertad e independencia, y eso pesa mucho, quizá demasiado para digerirlo a botepronto. Que el PRI-AN y cauda de satélites hayan sido vencidos por la voluntad popular que pudo remontar las trapacerías de costumbre, las llamadas telefónicas y mensajes intimidatorios, las manipulaciones informativas, los acarreos y compra de votos, las ridículas trampas a la hora de depositar el voto y la carga emocional de las presiones de inversionistas y empleadores que amenazaron a sus trabajadores con despidos y a la sociedad con irse a otro país donde se hiciera su voluntad y no la de los ciudadanos hartos, indignados y agraviados más allá de lo imaginable.

En la casilla que nos tocó votar, nos dieron las ocho, las nueve y las diez para finalmente poder depositar nuestro sufragio, porque la señora directora de la escuela que hace tradicionalmente de sede electoral simplemente no quiso abrir el recinto y hubo que llamar a un cerrajero, previo acuerdo de los funcionarios y representantes electorales. La elección empezó tarde, se contó con la presencia de un individuo que dedicó su tiempo a provocar al presidente de casilla mediante comentarios burlescos y actitud retadora. Por fortuna el ciudadano funcionario electoral aguantó la andanada de estupideces y el proceso no tuvo tropiezos legales para llegar a buen puerto. Como en pocas elecciones, notamos que había un ambiente cargado de expectativas y de deseos de hacer valer la voluntad popular. El cambio estaba a la mano y los dedos y la pluma se encargaron de documentarlo en la boleta electoral. El resultado fue evidente y palpable: una verdadera oleada de gente votó por la opción representada por López Obrador. Al final del día se había escrito la historia.

Un día después, no faltó quien levantara un dedo acusador contra el futuro posible y lanzar la consabida frase de "te estaré vigilando”. Queda claro que el pasado tiene pobres analistas y el futuro mejores amanuenses cuando hay intereses políticos o económicos que defender mediante una módica cuota por los servicios prestados. De aquí en adelante, estamos obligados a recuperar y hacer la historia, a acompañar al nuevo presidente por los sinuosos caminos de la política nacional e internacional, a alzar la voz cuando sea necesario y oportuno, a recuperar la estima y el respeto internacional, a reconstruir la nación, a diseñar su futuro de manera independiente y siempre mirando al sur, unidos fraternalmente con el resto de América Latina y el Caribe.

Tenemos claro que el dinosaurio aun está ahí, que los problemas siguen porque sus causas siguen, que la corrupción existe e influye, que la miseria y la marginación son insultantes, que los derechos laborales y sociales de los trabajadores y sus familias siguen siendo afectados, que la delincuencia avanza y la sangre sigue corriendo en el campo y la ciudad, y que la sombra de las trasnacionales se cierne sobre nuestros recursos y amenaza nuestra soberanía. Pero también tenemos claro que si votamos por el cambio debemos actuar y defender el cambio. Que así sea. 

http://jdarredondo.blogspot.com
   

     

 

   

 

 



  

          

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios