BLVD. EUSEBIO FRANCISCO KINO





    Evangelizador, civilizador, científico y protector de los indígenas. Nació el 10 de agosto de 1645, en el poblado de Segno hoy Provincia Autónoma de Trento, hijo de Francisco y Margarita Chini.

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicacin: 2018-06-21 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros



Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”

(Colonia Pitic, salida a Nogales)

    Evangelizador, civilizador, científico y protector de los indígenas. Nació el 10 de agosto de 1645, en el poblado de Segno hoy Provincia Autónoma de Trento, hijo de Francisco y Margarita Chini.

    Muy joven, sus padres lo enviaron al Colegio de Trento, donde se inició en el conocimiento de las letras y las ciencias; de ahí marchó al Colegio de Hall cercano a Innsbruck, Austria en cuyo lugar, contrajo una grave enfermedad que lo puso al borde de la muerte. Cuentan sus biógrafos, que prometió a San Francisco Javier convertirse en jesuita si recobraba la salud, lo que así sucedió. Desde entonces, adoptó como segundo nombre el de Francisco.

    En 1655, apenas a los 20 años ingresó a la Compañía de Jesús distinguiéndose por su talento y dedicación, obsesionado por obtener una plaza de misionero en China, pero su destino era América. Llega a Veracruz y después se establece en la capital de la Colonia, pero a la primera oportunidad se enrola como misionero y cosmógrafo de una expedición a California, que terminó en fracaso para los españoles, no así para Kino que entabla su primer contacto con los indios californios.

    La fama del misionero empezó a propagarse rápidamente, por lo que el Padre Manuel González, Visitador de las misiones del Oeste, consideró que el mundo de Eusebio Francisco Kino era la Pimería Alta, enorme territorio –hostil y desolado- con su extenso desierto, situado al noroeste de la Nueva España, desde el río Altar hasta el Gila, del río San Pedro al Este y el Golfo de California al Oeste.

    Ilusionado con su nueva encomienda, Kino se dirigió a Oposura (hoy Moctezuma) y de ahí a Cucurpe, último pueblo septentrional de la Nueva España. A los 38 años de edad, en la plenitud de sus facultades físicas e intelectuales, un atardecer magenta del 13 de marzo de 1687, el misionero hizo su arribo a esta última población, iniciando una sobrehumana labor, que con el decurso del tiempo adquiere perfiles cada vez más gigantescos.

    Este hombre colosal y fuera de serie, solo, prácticamente solo, fundó 30 pueblos, es decir más de la cuarta parte de los erigidos por todos los compañeros de su orden jesuita. Humanista, itinerante y universal, se calcula que recorrió ¡más de 30,000 kilómetros! En 24 años que ejerció su apostolado en estas tierras.

    Civilizó a tribus tan distantes como pimas, seris, yumas y californios entre otros, pero también se dio tiempo, para aprender idiomas y dialectos y dejar valiosos testimonios escritos de su labor; enseñó igualmente a los indígenas a fabricar casas, a armar barcos, a cultivar la tierra y a criar ganado.

    Además, contra el pensamiento erróneo de los cartógrafos de entonces, Kino sostuvo que la actual Baja California era una península y no una isla, frenando de paso las ambiciones piráticas de ingleses y holandeses y consolidando en forma adicional, el territorio de la antigua Nueva España.

    El 15 de mayo de 1711, el misionero realizó el que sería último viaje de Dolores a Magdalena. Iba a la dedicación de una capilla en honor de San Francisco Javier. En medio de la liturgia se sintió enfermo. Lo que parecía un malestar pasajero era grave. El viejo roble estaba herido de muerte. A la medianoche, entre una piel de carnero por colchón, un aparejo por cabecera y sus amados indios pimas por compañía, se extinguió la antorcha que iluminó por 24 años, la obscuridad de esta lejana y dilatada comarca.

    Fue enterrado a pocos metros de la iglesia del lugar y ahí permanecieron sus restos durante más de 250 años, hasta que con la conjunción de los tres niveles de gobierno fueron descubiertos y construida ahí mismo una hermosa plaza.

    A iniciativa del entonces gobernador Lic. Luis Encinas Johnson, fue develada una hermosa escultura del célebre misionero que actualmente se encuentra a un lado de Catedral y una réplica se obsequió a la ciudad de Phoenix, Arizona. Hay otra de fecha posterior en la Plaza Monumental de Magdalena de Mino.

@(Copyright) Juan Antonio Ruibal Corella, Todos los derechos reservados

----------------------------------------
73.- Hay abundante bibliografía sobre el personaje, destacando "En los límites de la Cristiandad” de Eugene Bolton.
74.-"Eusebio Kino Padre de la Pimería Alta” de Charles W. Polzer, Edición del gobierno del Estado de Sonora, Hermosillo 1984 y "El Romance del Padre Kino” de Cruz G. Acuña.



HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188


Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash

    

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios