EL ROMANCE DEL PADRE KINO (Parte 41)





El andariego jesuita emprendió el regreso a su misión de Dolores con el alma inundada de dicha. Pasó por el macabro "Camino del Diablo" que ya se le había hecho familiar. Al llegar al "Aguaje de la Luna" tuvo la calma suficiente para abrir entre las rocas

Por Cruz G. Acuña
Fecha de publicacin: 2018-06-13 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros



Por Cruz G. Acuña

Soñador Incorregible

    El andariego jesuita emprendió el regreso a su misión de Dolores con el alma inundada de dicha. Pasó por el macabro "Camino del Diablo" que ya se le había hecho familiar. Al llegar al "Aguaje de la Luna" tuvo la calma suficiente para abrir entre las rocas un sendero de modo que los animales pudieran subir a beber agua. Este sendero fue utilizado, muchos años después, por el caballero de Anza; y si algún loco soñador fuera a visitar ese lugar, aún podría descubrir su trazo.

    En Sonoita encontraron al fugitivo español, ciclón del desierto, quien humildemente confesó que su culpa había sido el pánico ante aquella multitud de indios desconocidos. Tomaron después el camino más corto: Búsanic, Cíbuta, Remedios y llegaron triunfantes a Dolores el día ocho de diciembre. Habían recorrido más de mil doscientos kilómetros, y contado más de diez mil hombres ansiosos de conversión y civilización.

    En la misión de Dolores trazó un nuevo mapa que es una de las joyas de la cartografía. Lo envió al Superior General en Roma, es decir, a su viejo amigo el padre Tirso González. Este mapa de California fue el que se usó en el mundo durante casi un siglo. Al mismo tiempo propuso para la nueva región descubierta el nombre de Alta California, y para la región que estaba frente al Golfo, el nombre de Baja California y todos usamos todavía estos nombres.

    Junto con el mapa envió un informe y una proposición de proyectos que da gusto leer, porque son proyectos llenos de visión, optimismo y fantasía. Un puerto, dice, en la bahía de San Diego, podría servir para salvar muchas vidas de los marinos que vienen de Filipinas en el Galeón de Manila o Nao de China. Cada año mueren muchos porque durante la larga travesía solamente comen alimentos secos y salados. En este puerto pudieran reponerse con alimentos frescos. Además, de California se puede pasar por tierra a Sonora; por lo tanto, un puerto en San Diego serviría para abaratar en el Norte las mercancías que trae la Nao y que tienen que ir a dar la vuelta hasta Acapulco. Y luego añade algo propio de su alma de gigante y soñador: "Si el Rey y el Superior General nos envían operarios suficientes" no sólo las numerosas tribus del Norte serán civilizadas, sino que se podrá llegar hasta la gran China y el Japón... y tal vez, por el Noreste, se encuentre una ruta más breve para ir a Europa...

    Por falta de brazos no se llegó a tanto. Pero basta para inmortalizar a Kino el hecho de haber descubierto la Alta California; de haber pacificado aquellas tribus; y de haberles enviado, poco tiempo después desde Sonoita, la semilla necesaria para que en aquella tierra de promisión lucieran los primeros trigales.


EL ROMANCE DEL PADRE KINO

CAPÍTULO ANTERIOR:
http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=22315&cat=235



CAPÍTULO SIGUIENTE:



Hashtag en donde encontrará todos los capítulos publicados de este libro:

FACEBOOK:

https://www.facebook.com/search/top/?q=%23elromancedelpadrekino



TWITTER:

https://twitter.com/search?q=%23ELROMANCEDELPADREKINO&src=typd


Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios