EL PLEITO POR MÉXICO SE PERPETÚA





Durante los períodos electorales, al igual que desde nuestros orígenes como País  independiente, la disputa por la Nación se intensifica, tal parece que se perpetúa; y en consecuencia, así nunca progresaremos como podemos y debemos.

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicación: 2018-05-31 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas



VISIÓN ECONÓMICA

Luis A. Galaz

Durante los períodos electorales, al igual que desde nuestros orígenes como País  independiente, la disputa por la Nación se intensifica, tal parece que se perpetúa; y en consecuencia, así nunca progresaremos como podemos y debemos.

 Es muy lamentable, una gran ignominia, una verdadera vergüenza nacional, el atestiguar que ninguno de los candidatos a ocupar la Presidencia de nuestro País, propone una acertada Visión Económica, realista, factible, estratégica  y viable  que nos impulse con solidez y rapidez, para convertirnos en una de las principales potencias mundiales que podemos ser.

Aunque mucha gente sigue esperando al "gran tlatoani” del Imperio Azteca, quien nos resuelva por sí mismo, él solo, con una solución única e infalible, todos los problemas de todos los 150 millones de mexicanos que somos realmente, 120 aquí en México y cuando menos 30 millones en los USA.

Lo vemos en las infaustas declaraciones y "libros” de los candidatos, como culpan a los fantasmas y espectros del equivocadamente mal llamado neoliberalismo, a la globalización, al Tratado de Libre Comercio, al presidente estadounidense, al presidente de Venezuela y a otros extraños "masiosares” que tienen la culpa de que no progresemos; pero nosotros seguimos de brazos cruzados y caídos, esperando la llegada de alguien que salve a la Patria.

Pero a un mes de las elecciones ningún candidato ofrece una clara  estrategia eficaz efectiva y eficiente para establecer el Estado de Derecho sobre la impunidad, corrupción e inseguridad. Al considerar las prioridades que más interesan a los ciudadanos: su seguridad y su economía, vemos el alarmante retroceso en ambas demandas básicas de la población. Mientras el desgobierno habla de cuentas y números alegres, aumentó la deuda y hoy estamos pagando dos mil millones de pesos de puros intereses ¡diarios!; y,  con más de 120 mil asesinados y desaparecidos en este sexenio,  nuestra Patria se baña en sangre y la Nación huele a pólvora, como nunca antes.

Los candidatos prometen cambios de régimen o sistema socioeconómico y político, como si el origen de la corrupción fuera el modelo instrumentado hace tres décadas, y que cambiando el sistema se resuelve todo lo malo. Pero olvidamos la historia. Desde el régimen del porfiriato no hemos tenido permanencia ni perseverancia en las estrategias económicas para crecer y progresar. Aunque el modelo no lo es todo y no es tan determinante como el sector gobierno, ya que su participación es clave como en los países escandinavos más desarrollados del mundo.

México ha sido un País sin rumbo, dando virajes abruptos drásticos de un extremo a otro de la planeación económica. Recientemente, de 1950 a 1970 éramos un país capitalista de economía cerrada. De 1971 a 1985, con economía cerrada, nos convertimos en una nación socialista cuando todos los principales factores productivos y agentes económicos pertenecían al gobierno.

En contraste desde 1986, al firmar la carta de intención con el Banco Mundial e ingresar al GATT, nos volvimos la economía más abierta del mundo y desde hace 30 años padecemos un  sistema capitalista salvaje, de ultraderecha, dominado por un capitalismo entre  compadres, la impunidad y consecuente corrupción de las peores en el mundo.

Y ahora de nuevo el País se debate en el dilema de cambiar el sistema, régimen o modelo económico. En este sentido, ya lo instruyó el Premio Nobel Gary Becker, en Monterrey en 1992, en un Congreso de Economistas, e igual nos afirmó otro Premio Nobel Eric Maskin en Tijuana durante el Congreso de 2007, afirmando ambos y muchos otros muy acertadamente que:   "Lo que falla no es el modelo…es el mal gobierno”. Lo cual es muy cierto sobre todo aquí en México.
 
Eric_Maskin_Premio_nobel

Así que no se hagan bolas. El sistema que debemos instrumentar lo establece la Constitución, y como en los mejores países del mundo, es el Sistema Mixto; hoy,  similarmente,  estamos planeando  "la tercera vía” que es el mejor régimen del Siglo XXI. Ahora bien, con respecto este viejo e inicuo pleito entre dogmáticos izquierdistas y fanáticos derechistas, aquí hasta podríamos retomar, porque no, aquel slogan del Presidente Luis Echeverría: "para México, ni extrema izquierda ni extrema derecha…sino…solamente  ARRIBA y  ADELANTE”…
 
 Luis_A_Galaz_con_NOBEL_Eric_Maskin
 
IMAGEN: Luis Alonso Galaz Tapia con el Nobel Eric Maskin

-    Luis Alonso Galaz Tapia es Internacionalista. Maestro de Negocios Internacionales y de Relaciones México-USA en la UNISON.   

lugallaz51@gmail.com


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios