BOULEVARD LUIS ENCINAS





Rector de la Universidad de Sonora y Gobernador del Estado. Este político y humanista nació en Hermosillo el 23 de octubre de 1912, hijo de los señores Luis Encinas Robles y Estela Johnson de Encinas.

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicacin: 2018-04-03 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia



Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”

(Colonia Centro y otras)

    Rector de la Universidad de Sonora y Gobernador del Estado. Este político y humanista nació en Hermosillo el 23 de octubre de 1912, hijo de los señores Luis Encinas Robles y Estela Johnson de Encinas. Casó con la señorita Lourdes González Serna, con quien procreó a su hija María de Lourdes. Cursó la educación primaria en el Colegio Sonora y obtuvo su título de Profesor de Instrucción Primaria en la antigua Normal del Estado. El bachillerato lo cursó en la Escuela Nacional Preparatoria y la licenciatura en la Facultad de Derecho de la U.N.A.M.

    A su regreso a Sonora, fue Agente del Ministerio Público, Juez Mixto de Primera Instancia, Magistrado, Procurador de Justicia y a partir de septiembre de 1939, secretario particular del gobernador Anselmo Macías Valenzuela y representante de Sonora en un polémico conflicto de límites con el entonces Territorio Norte de Baja California; también fue diputado local y presidente del Comité Directivo Estatal del partido de la Revolución Mexicana.

    El año de 1944, su vida intensamente activa sufrió una dramática suspensión que duró más de 10 años, debido a una enfermedad entonces incurable, la cual logró superar principalmente por la tenacidad del personaje a su afán de vivir y a la fuerza de su carácter. Al terminar aquel largo paréntesis de su vida, escribió un libro titulado "Progreso y Problemas de México” que mereció los más elogiosos comentarios.

    El 13 de julio de 1954, pronunció en Guaymas un memorable discurso con  motivo del Centenario de la Gesta Heroica; al año siguiente es electo diputado local al Congreso del Estado, solicitando licencia para desempeñar uno de los cargos más importantes de su vida, el de Rector de la Universidad de Sonora.

    Realizó una meritoria labor llena de logros entre los que merecen destacarse, la contratación de profesionistas de México y Guadalajara para que vinieran a impartir clases, lo que motivó que los estudiantes sonorenses dejaran de emigrar a otros centros educativos; se crearon nuevas Escuelas como Ingeniería Civil y la de Agricultura y Ganadería recibió un vigoroso apoyo.

    Se creó el Departamento de Servicios Escolares, el de Orientación Vocacional, el Bufete Jurídico Gratuito y un modesto pero funcional Observatorio Astronómico. Se compraron terrenos adyacentes para ampliar el campus y se impulsaron fuertemente el deporte y las bellas artes, prolongándose sus actividades a todo lo largo y ancho del Estado.

    El 1º de septiembre de 1961, después de una intensa lucha política interna tomó posesión como gobernador de Sonora; -el primer abogado por cierto, desde 1881- y su actuación en el nuevo cargo, tuvo las mismas características de su gestión como Rector. Los postulados de su campaña política, fueron metas de su gobierno: Educación, Desarrollo Económico, Justicia Social y Progreso Cívico.

    En cuanto a Educación, se creó el Instituto Tecnológico de Ciudad Obregón y a la Universidad de Sonora se le brindó todo el apoyo moral y financiero que fue posible, se abrieron las puertas a la industrialización con el Primer Congreso Industrial en 1962, se construyeron obras de infraestructura y en general, diversas carreteras por la vasta geografía de la Entidad.

    En materia de Justicia Social, se erigió el Instituto Promotor de la Vivienda, pero sin duda alguna lo más sobresaliente fue la creación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (ISSSTESON), organismo de vanguardia que ha servido de modelo a otros de la república.

    Pero toda esta labor pareció hacerse añicos en 1967, último año de su gobierno. Un desastroso procedimiento para seleccionar al candidato del P.R.I. (en aquel entonces el próximo gobernador), provocó un conflicto incendiario que abrasó todo el Estado. Encinas, de carácter conciliador pero de férrea voluntad, hubo de soportar una larga andanada de vituperios e insultos. Terminó su período maltrecho pero de pie.

    Años más tarde de 1970 a 1975, fue nombrado Director General del Banco Nacional de Crédito Agrícola, llevando la Institución que estaba desacreditada a notables puntajes de desarrollo y posteriormente de 1979 a 1991, fue miembro del Patronato del Centro de Investigaciones Pecuarias (PATROCIPES) y de la Junta de Gobierno de El Colegio de Sonora, falleciendo el 27 de abril de 1992.

    El autor de este libro, da testimonio de que en sus últimos años lo visitaba con frecuencia y se nutrió de los sabios consejos y orientaciones del personaje.

-------------------------------------
49.- Datos biográficos y fotografía proporcionados por la Sra. Lourdes González de Encinas y el Lic. Luis Enrique Encinas Serrano.

50.- Informes de Rectoría de la Universidad de Sonora 1955-1961, Informes de Gobierno 1961-16-967.


…..
HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188


Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash


Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios