¿DEBO REVELAR MIS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN EL TRABAJO?





Estoy en tratamiento (terapia una vez por semana y un régimen de medicamentos) por depresión clínica y trastorno de ansiedad. En general, están muy bien controlados; sin embargo, incluso la enfermedad mental mejor manejada tiene sus crisis, durante las cuales...

Por New York Times América
Fecha de publicacin: 2018-03-27 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad



Por Kwame Anthony Appiah
NEW YORK TIMES

http://www.nytimes.com/es/

Estoy en tratamiento (terapia una vez por semana y un régimen de medicamentos) por depresión clínica y trastorno de ansiedad. En general, están muy bien controlados; sin embargo, incluso la enfermedad mental mejor manejada tiene sus crisis, durante las cuales encuentro difícil hasta levantarme de la cama, me inundan pensamientos suicidas o tengo tanto pánico que debo tomar un medicamento para calmar mi ritmo cardiaco. Cuando tengo estos síntomas, la idea de estar en condiciones de trabajar es irrisoria.

Estos síntomas no son fácilmente comprendidos por mis jefes y colegas. Aquí hay una sensación general de que "todos nos sentimos tristes y ansiosos, pero le echamos ganas y salimos adelante”. No nos alientan a tomar días por asuntos personales ni enfermedades, y hay pocas jornadas que no sean pesadas. Además, aunque mis colegas tengan una vaga idea de que padezco una afección que requiere terapia semanal, yo siento que la existencia de estas crisis trae consigo un grave estigma de que no estoy "preparado” para el ritmo acelerado de nuestro trabajo. Esto no es así; soy un trabajador muy productivo y dedicado, y me encanta mi trabajo. Estos brotes suceden menos de una vez al mes y tengo mucho cuidado de asegurarme de que mi trabajo quede cubierto adecuadamente cuando me ausento.

Trabajo en el ámbito legal, por lo que regularmente tengo reuniones que no se pueden cancelar con mis clientes, de manera que mandar a mi jefe un mensaje de "No iré a trabajar porque estoy enfermo” a menudo será respondido con: "¿Pero puedes ir a esta junta/cita en los tribunales o hacer tal o cual llamada?”, "¿Ya tomaste paracetamol?”, etcétera. En los días en que estoy tan abrumado por los síntomas de mi depresión que no puedo ir, tampoco puedo participar sensatamente en "solo una cosa”; tratar de hacerlo, de hecho, suele hacer que sea más difícil recuperarme. He notado que la manera más fácil de evitar que me pidan estas cosas es mentir y decir que tengo un síntoma particularmente serio, como fiebre muy alta, una infección en la garganta o intoxicación por alimentos. Normalmente esto frena los cuestionamientos, pues se considera a esas afecciones "lo suficientemente graves” para tomarse un día. Dado el estigma asociado con los problemas de salud mental, ¿es ético que le mienta a mi jefe sobre la especificidad de mis síntomas o es similar a cuando te reportas "enfermo” pero te ausentas por un asunto personal, lo cual yo consideraría poco ético? El nombre se mantiene en anonimato.

Asumamos que, en general, tu empresa tiene razones para estar de acuerdo en que eres, como lo dices, "un trabajador muy productivo y dedicado”. Tu inclinación a ser más abierto sobre tu enfermedad es buena: cuando más gente como tú decida ser abierta sobre sus batallas, la compresión al respecto aumentará y el estigma que mencionas disminuirá. Es probable que eso ayude a la gente en tu situación a trabajar.

La decisión que tomes dependerá de qué tan solidario crees que vaya a ser tu jefe, cuál es la cultura en tu lugar de trabajo y cuánto se valoran tus contribuciones. También querrás explicar la realidad del trastorno: que no se trata de "echarle ganas y salir adelante”. Tus empleadores podrán satisfacer tus necesidades solo si les das información adecuada sobre tu problema. Esto hará tu vida más fácil y a ellos les permitirá planear mejor; una de las muchas consecuencias negativas de los prejuicios es que no se logran estos resultados en los que todos salen ganando.

Sin embargo, supongamos que decides que tu empresa te castigará por ser honesto y que puedes evitar eso inventando enfermedades físicas para encubrir tus necesidades. ¿El hecho de que tus empleadores respondieran de forma inadecuada a tu honestidad justificaría tus mentiras constantes? Sí, podría ser: en general, es legítimo no proporcionar toda la información a las personas que te harían un daño grave e injustificado si les dices la verdad.

Puesto que trabajas en el ámbito legal, sabrás que la Ley de Estadounidenses con Discapacidades requiere que los empleadores (con quince empleados o más) hagan "ajustes razonables” para condiciones que legalmente son consideradas discapacidades. Así que, si la sinceridad demostró ser dañina para tu situación como empleado, podrías contar con un remedio. Según la ley, que una enfermedad como la depresión sea incapacitante depende de si "limita de manera sustancial una o más actividades primordiales”. Por supuesto, la ley establece que el trabajo es una actividad primordial. En 2008 se modificó para definir las discapacidades de manera que incluyeran explícitamente afecciones como la tuya, que solo son incapacitantes por periodos, así que tu depresión clínica debe pasar la prueba. Pero, al final, quienes te deberían asesorar al respecto tendrían que ser abogados.

Por último, una paradoja: si sigues mintiendo a tus patrones, tendrán justificación para castigarte si lo descubren. Es poco probable que les impacte el argumento de que estabas convencido de que se habrían comportado inadecuadamente si les hubieras dicho la verdad. Así que te invito a considerar el camino más difícil de decir la verdad. Después de todo, si eres un empleado muy bueno, deben saber que eres muy valioso para ellos.

-    Kwame Anthony Appiah es maestro de Filosofía en la Universidad de Nueva York. Es el autor de "Cosmopolitanism” y "The Honor Code: How Moral Revolutions Happen”.

@nytimesES

Publicación por cortesía de NEW YORK TIMES en español

Suscríbete gratis a nuestro Boletín Diario de Contactox.Net aquí:
 
http://contactox.us9.list-manage.com/subscribe?u=fda71be60edabc2c2f4642ba0&id=df7a224186


https://www.nytimes.com/es/2018/03/26/trabajo-enfermedad-mental/?action=click&rref=collection%2Fsectioncollection%2Fnyt-es&contentCollection=inicio®ion=rank&module=package&version=masinformacion&contentPlacement=1&pgtype=Homepage

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios