POPULISMO EN MÉXICO Y LOS ESTADOS UNIDOS





Con respecto a la vana discusión electorera acerca de la temida implantación del populismo como un novedoso sistema socioeconómico de México, es pertinente analizar que este modelo populista ya está y ha estado presente en todo el mundo, y en nuestro país desde hace...

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicación: 2018-03-22 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas



VISIÓN  ECONÓMICA

Por Luis A. Galaz


Con respecto a la vana discusión electorera acerca de la temida implantación del populismo como un novedoso sistema socioeconómico de México, es pertinente analizar que este modelo populista ya está y ha estado presente en todo el mundo, y en nuestro país desde hace muchos años, mayormente en épocas de elecciones cuando todos los políticos candidatos de todos los partidos, ofrecen llevar a cabo acciones quiméricas claramente populistas e irrealizables.

Aquí tenemos el caso reciente de Ricardo Anaya quien está proponiendo crear un Ingreso Básico Universal, para que tooodos los mexicanos reciban un ingreso de parte del Gobierno que les permita vivir con dignidad; hasta se atreve a prometer que meterá a la cárcel al Presidente Peña. O, López Obrador quien promete admisión y un ingreso universitario con becas para tooodos los jóvenes. O, Meade quien propone tarjetas de débito rosas para tooodas las mujeres y mejorar el talento de tooodos los mexicanos.

La propuesta más populista e importante de los tres, si, ahora de todos los candidatos, entre muchas otras más,  es acabar con la corrupción e impunidad, así como reestablecer el estado de derecho que se perdió desde hace muchos años; y , además como buenos "supermen” políticos, todas sus propuestas de campaña las llevarían a cabo en su sexenio. Sin embargo, sólo enumeran los "qués”, pero nunca los "cómos” ni con cuánto ni con qué recursos.

Tampoco nos dicen cómo van a negociar con el más populista gobierno de los vecinos del norte. El más reciente de los múltiples y frecuentes exabruptos del Presidente de los Estados Unidos de América, USA, acerca de imponer un arancel del 25 y del 10 por ciento en sus importaciones de acero y aluminio respectivamente, reconfirma una vez más la ideología proteccionista-populista que prevalece en el Gobierno de Washington, D.C. Con su normal inconsistencia hoy dice que "perdonaría” a sus socios en el TLCAN.  

Aunque el populismo de Trump es diferente al populismo de Obama, ya que el de éste se orientaba a otorgar dádivas para la población estadounidense de bajos ingresos, similar al populismo clientelar o asistencialista que desde hace décadas ya se aplica en México; mientras que el actual Presidente yankee, implementa estrategias populistas para favorecer a quienes votaron por él, y en favor también de las grandes corporaciones, como se pretende con las prácticas proteccionistas.

Contrario al impulso económico del comercio libre, cuando es verdaderamente libre, el nefasto proteccionismo es claramente un juego de perder-perder que mayormente perjudica a los consumidores y al mismo Gobierno, ya que limita el crecimiento productivo y en consecuencia disminuye la captación fiscal del Estado.

Frente a sus mismos conciudadanos y ante todo el mundo es tan negativo el populismo aislacionista de Trump, su terquedad supremacista nativista, que gran parte de sus propios amigos con quienes empezó su desgobierno, la gente pensante, ya le renunciaron, porque no están de acuerdo con sus desaciertos, locuras e insensateces. Los más recientes: su Directora de Comunicaciones y portavoz oficial Hope Hicks; y antier, le renunció abruptamente el prestigiado Colega Economista Gary Cohn, quien era su principal asesor para asuntos económicos, y no está de acuerdo con su necedad de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio, de sus mejores amigos tradicionales y socios económico-comerciales como son sus vecinos Canadá y México.

En fin, la realidad mundial en verdad también nos dice que: "se ve…se siente… el populismo está presente”, o: los "populistas unidos jamás serán vencidos”… parafraseando los viejos gritos electoreros y de las nefastas marchas del populismo mexicano.

-    Luis A. Galaz es Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA de la UNISON

lugallaz51@gmail.com

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios