CALLE MANUEL M. DIÉGUEZ





Precursor y Revolucionario. Nació el 10 de marzo de 1874 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, hijo mayor de Don Crisanto Diéguez y Doña Juana Lara que crearon una numerosa familia de diez hijos. Manuel Macario terminó su educación primaria...

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicación: 2018-03-15 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia

Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”

(Colonia Balderrama y otras)

    Precursor y Revolucionario. Nació el 10 de marzo de 1874 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, hijo mayor de Don Crisanto Diéguez y Doña Juana Lara que crearon una numerosa familia de diez hijos. Manuel Macario terminó su educación primaria, teniendo un gusto especial por la poesía, la lectura y las matemáticas. Emprendió la carrera magisterial, fungiendo como maestro de primeras letras en la población de San Cristóbal de la Barranca; después residió en Magdalena, Jalisco, donde ejercitó la contabilidad administrativa de ese municipio.

    Después trabajó en un modesto cargo en la Marina, casó con María Palomera y tuvo a su primer hijo a quien le puso por nombre Adolfo, en honor al poeta Gustavo Adolfo Becquer. En busca de mejores horizontes, la familia pasó por Hermosillo y llegó a Cananea en 1901, entrando a trabajar como peón en las labores más pesadas de la mina, donde pudo percatarse del maltrato que daban los capataces extranjeros a los mineros mexicanos. Ahí, en el contacto diario con otros mineros norteamericanos aprendió el idioma inglés.

    En 1904, sus empleadores se dieron cuenta de las habilidades y conocimientos que poseía Diéguez, por lo que fue contratado en la mina Oversight como ayudante de pagador, un puesto importante y de buen salario dentro de la mina, donde solía ser interlocutor en los conflictos que se suscitaban continuamente entre los trabajadores o entre estos y los capataces. Esta circunstancia lo llevó a ser bien conocido dentro de los mineros como un líder auténtico que los defendía.

    En 1905, el comerciante Francisco M. Ibarra le presentó a Esteban Baca Calderón, un profesor nayarita ilustrado que recién había llegado a Cananea. Los tres empezaron a compartir sus ideas políticas y pronto ante los hechos de violencia, vicio y explotación degradante en que veían consumirse a los trabajadores, se relacionaron en un estrecho lazo de amistad que los conduciría a organizar el 1º de junio de 1906 la Huelga de Cananea, que marcó para siempre sus vidas.

    Por dicho acontecimiento, fue sentenciado a 15 años de prisión y enviado a la penitenciaría de Hermosillo y de ahí a la prisión militar de San Juan de Ulúa en Veracruz, acusado –al igual que Baca Calderón- de los delitos de asonada o motín, daños a la propiedad ajena, atentados contra la industria, homicidio y lesiones. Fue liberado en mayo de 1911, al triunfar la Revolución maderista. Regresó a Cananea y fue electo Presidente Municipal para el bienio 1912-1913, ayudando al gobierno estatal a organizar núcleos armados para combatir a los orozquistas.

    Se levantó en armas en contra de Victoriano Huerta y a partir de ese momento, se distingue por ser un improvisado estratega militar al igual que la gran mayoría de los jefes revolucionarios, asistiendo a las principales acciones de armas con el grado de Coronel que libró el general Obregón en territorio sonorense. Ascendió a General, al mando de una de las brigadas del Ejército del Noroeste, en las operaciones sobre Sinaloa y Nayarit y penetró al Estado de Jalisco, con el mando de la sección de vanguardia.

    Por órdenes de Carranza el 12 de junio de 1914, es nombrado General de División y gobernador del Estado de Jalisco y al ocurrir la fractura entre la Convención de Aguascalientes y el Primer Jefe apoyó a este último, teniendo que evacuar la capital y haciéndolos fuerte en las Barrancas de Beltrán y Atenquique, donde los villistas no lo pudieron desalojar jamás.

    En mayo de 1915, se incorporó al general Obregón en la región del Bajío. Fue herido de gravedad en la batalla de Lagos y obtuvo la banda de Divisionario. En junio de 1917, volvió a ocupar el cargo de Gobernador Constitucional de Jalisco, pero no concluyó su período reingresando al servicio activo del Ejército. Fue jefe de Operaciones Militares en Chihuahua y al ocurrir el cisma entre los caudillos sonorenses y Carranza, se puso de parte de este último, quedando fuera del Ejército al triunfar el Plan de Agua Prieta.

    En 1923, secundó la rebelión delahuertista operando en los Estados de Jalisco y Michoacán y después del fracaso del movimiento, deambuló por Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Aprehendido en un punto denominado Las Flores por el general Donato Bravo Izquierdo, fue conducido a Tuxtla Gutiérrez y después de un sumario Consejo de Guerra, fue fusilado el 21 de abril de 1924.

@(Copyright) Juan Antonio Ruibal Corella, Todos los derechos reservados

…………………………………………………………..

46.- Juan Manuel Silva Rodríguez, "El Bagaje Cultural y el Ocaso de Héroes y Villanos” Un estudio de la vida y muerte de Manuel M. Diéguez, cit.

…….  

HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188

Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios