CALLE ADOLFO DE LA HUERTA





Gobernador del Estado y Presidente de la República. Nació el 26 de mayo de 1881, en la ciudad y puerto de Guaymas, hijo de los señores Torcuato de la Huerta y Carmen Marcor. Cursó sus primeros estudios en el Colegio Sonora de Hermosillo

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicacin: 2018-03-08 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”

(Colonia Periodista)

    Gobernador del Estado y Presidente de la República. Nació el 26 de mayo de 1881, en la ciudad y puerto de Guaymas, hijo de los señores Torcuato de la Huerta y Carmen Marcor. Cursó sus primeros estudios en el Colegio Sonora de Hermosillo. En 1896, se trasladó a la ciudad de México donde estudió contabilidad y canto, pero en 1900 tuvo que regresar a Guaymas por la muerte de su padre.

    Trabajó en la sucursal de un banco y como gerente de la Hacienda Tenería de San Germán. En 1906 se afilió al Partido Liberal Mexicano y en 1909, al Club Antireeleccionista de Guaymas y al caer Don Porfirio Díaz, fue electo diputado local y el 10 de febrero de 1913, formó parte del grupo que acompañó al Presidente Madero del Castillo de Chapultepec al Palacio Nacional.

    Al subir Carranza al poder, lo nombró Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación y en agosto de 1915, Secretario del Despacho. En mayo de 1916, fue nombrado Gobernador Provisional del Estado de Sonora, entregando el poder en junio del año siguiente, después de una progresista gestión.

    Fue electo Senador por Sonora para el período 1918 a 1922, pero se separó del cargo para ocupar el Consulado General de México en Nueva York, donde colaboró ampliamente con el embajador Ing. Ignacio Bonilla. Figuró como candidato a gobernador constitucional del Estado para el período 1919 a 1923, ocupando el cargo del 1º de septiembre y realizando una avanzada administración en la que destaca la creación de la Cámara Obrera.

    Las relaciones del gobernador De la Huerta con el Presidente Carranza se agrietaron considerablemente por un conflicto de jurisdicciones federal y estatal relativo al Río de Sonora, hasta desembocar en el Plan de Agua Prieta, que fue la ruptura definitiva de los caudillos sonorenses con el Primer Jefe. Los disidentes triunfaron, Carranza huyó a la sierra de Puebla donde fue asesinado el 21 de mayo de 1920, en un crimen insuficientemente aclarado.

    Adolfo de la Huerta fue nombrado por el Congreso de la Unión Presidente Provisional del 1º de junio al 30 de noviembre de 1920, adoptando una actitud conciliadora con todas la facciones revolucionarias, incluyendo a Francisco Villa que licenció sus tropas estableciéndose en la Hacienda de Canutillo.

    El 1º de diciembre del mismo año, ocupó la Presidencia de la República Obregón por elección popular y nombró a De la Huerta como Secretario de Hacienda, logrando exitosamente mediante los tratados De la Huerta-Lamont solucionar el problema de la deuda pública externa de México con los Estados Unidos.

    Pero ambos personajes tuvieron notables diferencias que hicieron crisis a fines de 1923 con la llamada Rebelión de la Huertista, que estalló de acuerdo con sus partidarios, porque Obregón había hipotecado al país con los Tratados de Bucareli y con sus enemigos, porque Obregón se inclinó por Calles y no por De la Huerta para sucederlo.

    El hecho es que la Rebelión que incluyó a lo más granado del ejército nacional  que fue combatida exitosamente con todo el apoyo del gobierno norteamericano, partiendo De la Huerta al exilio en compañía de su esposa Doña Clara Oriol y sus pequeños hijos Adolfo y Arturo, estableciéndose en Los Ángeles, donde para subsistir, abrió una academia de canto que funcionó con éxito.

    Después de 11 años de ausencia forzada, regresó al país a invitación del Presidente Lázaro Cárdenas. Ocupó la Dirección de Pensiones durante los períodos de Don Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán Valdez y la Visitación General de Consulados con Don Adolfo Ruiz Cortines. A consecuencia de una crisis cardíaca complicada con edema pulmonar, falleció en la ciudad de México el 9 de julio de 1955.

    Y va de anécdota: El autor de este libro, tendría unos 9 o 10 años de edad. Don Adolfo visitaba periódicamente a su hijo Arturo que vivía en Hermosillo muy cerca de la Plaza Zaragoza. Yo era vecino del lugar y una tarde que lo vi sentado en una banca le interrogué a boca de jarro: ¿Oiga, es cierto que Ud. fue Presidente de la República? A lo que Don Adolfo riéndose me contestó: "Sí, es cierto”.

@(Copyright) Juan Antonio Ruibal Corella, Todos los derechos reservados

-------------------------------------------

44.- Roberto Guzmán Esparza, "Memoria de Don Adolfo de la Huerta según su propio dictado”, México, 1958.

45.- Pedro Castro "La integridad como arma de la Revolución”, Siglo Veintiuno Editores, S.A. de C.V., Primera Edición, 1998.

…..  

HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188


Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash

    

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios