VEDA ELECTORAL





Concluyó la primera etapa del proceso electoral y estamos a la mitad de la segunda. Es decir, la nter campaña también conocida como veda electoral, donde los ahora candidatos a la presidencia de la Republica están inactivos al menos públicamente

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicacin: 2018-03-08 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



Por Olga Armida Grijalva Otero

Concluyó la primera etapa del proceso electoral y estamos a la mitad de la segunda. Es decir, la nter campaña también conocida como veda electoral, donde los ahora candidatos a la presidencia de la Republica están inactivos al menos públicamente, sujetándose a las disposiciones que marca la legislación de la materia.

Este es un espacio que los electores debemos aprovechar para reflexionar sobre lo que es la política y emitir un voto razonado, si es que esto se puede lograr por las campañas negras tan encarnizadas, o mejor dicho más negras que las anteriores.

Las pre campañas arrojan datos que nos permiten visualizar como serán las campañas propiamente dichas. Es una guerra a cuartel entre morenos, prietos y güeros, sin faltar los elementos complementarios como la Procuraduría General de la Republica, los intelectuales mexicanos y hasta uno que otro extranjero opinando con "jiribilla”. Anudando a lo anterior, el hecho de tener una democracia de mercado que requiere profesionales de la mercadotecnia política, para sustituir en el razonamiento del electorado la propuesta política por un producto ofertado en el tianguis electoral.

La política a lo largo de la historia, se le relaciona con lo mejor y lo peor de los seres humanos ¿Qué es entonces la política? ¿Sera solo opinar sobre la marcha de las cosas en la sociedad y criticar al gobierno o a la oposición? Si es ciencia. … exige estudios; si se trata de asuntos colectivos… exige dialogo; si es una actividad que afecta a cada uno de los ciudadanos… requiere compromiso.

Dando respuesta de lo que es la política, podemos decir que es la herramienta para solventar los problemas que genera el conflicto, de ahí que cuando la política vence al conflicto, es cuando ha triunfado. Para ello tenemos que politizar el conflicto por que este pone en marcha a la sociedad. Politizar algo es hacer consiente el conflicto inevitable entre los intereses de los ciudadanos.

¿Somos una sociedad que sabe dialogar, que se compromete, estudiosa de la materia? Quizá no, pero lo que si tenemos los mexicanos es mucho coraje porque sabemos el costo de la vida cotidiana. Porque sabemos que el peor de todos los malhechores es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de la oligarquía económica, de las trasnacionales, actuando únicamente en función de sus intereses personales.

Sabemos que los políticos corruptos han construido el edificio donde se esconde la corrupción, misma corrupción que nos ha dejado sin servicios públicos de calidad como educación, salud, seguridad.

Jóvenes sin futuro, donde no existe la posibilidad de trabajar a no sea de sicarios o delincuentes. En el mejor de los caos trabajos precarios, sin garantía, sin seguridad, sin posibilidad de mejorar sus habilidades de ir mejorando. Las perspectivas de jubilación, son nulas.

Aprovechemos en este proceso electoral el relevo del Ejecutivo y del órgano de la representación popular para politizar el conflicto y ponerlo en marcha utilizando el coraje como combustible, ¡para que triunfe la política!

Evoquemos a Espartaco el famoso gladiador esclavo cuando se dirigió a sus compañeros también esclavos y les dijo "Mirad vuestro alrededor y decidme una sola cosa que no haya sido creada por vosotros. Volved a mirar otra vez vuestro alrededor y decidme una sola cosa que sea vuestra”

Hagamos en este proceso electoral que el coraje se convierta en poder, y el poder, finalmente, en una exigencia de abatir la corrupción, madre de muchos de los males que nos aquejan.

Como Espartaco, se enfrentó al imperio. Dolor, saber, querer, poder, hacer. Derrotado Espartaco triunfo. Los mexicanos nos enfrentaremos a la partidocracia y triunfaremos.

La política es tan compleja que combina conocimiento, dialogo, y compromiso al mismo tiempo

Los mexicanos no podemos darnos el lujo de ser unos analfabetas políticos, como lo expreso el politólogo Bertolt Breacht. El peor analfabeta es el analfabeta político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe del precio del fríjol, de la tortilla, de la carne, del vestido, de los zapatos y de los medicamento, dependen de decisiones políticas

El analfabeta político se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los delincuentes, que es el político corrupto.

¿Seremos tan ignorantes de la política los mexicanos que no hemos logrado comprender la importancia de utilizarla como herramienta para solventar los problemas del conflicto que ha generado la corrupción, la pobreza y la impunidad? Conflictos que nos han acompañado desde nuestra vida independiente.

¡Que el coraje sustituya al conocimiento, como lo hizo Espartaco!

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios