EL TLC Y TRUMP: SIN LÁGRIMAS NI RISAS





En colaboración anterior, comentamos que durante el primer cuarto del actual Presidente de los Estados Unidos de América, USA, el primer año de los cuatro de su administración, ni México, ni China, ni Corea del Norte, ni Venezuela, ni el mundo, ni tampoco los mismos USA...

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicacin: 2018-02-26 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas



VISIÓN  ECONÓMICA

Luis A. Galaz

En colaboración anterior, comentamos que durante el primer cuarto del actual Presidente de los Estados Unidos de América, USA, el primer año de los cuatro de su administración, ni México, ni China, ni Corea del Norte, ni Venezuela, ni el mundo, ni tampoco los mismos USA, habíamos padecido los terribles impactos negativos que se pronosticaban hace un año.

A pesar de la estridente retórica reciente de Trump, al llamar "países de mierda” a los del continente Africano, los reiterados insultos contra otros países como Irán y los Islámicos, y mentarle la madre a sus propios jugadores de futbol americano; a pesar de sus diarias insensateces, durante su primer año no cambió en gran medida la situación que guarda con el mundo exterior, y tampoco de manera significativa no han variado las relaciones económicas entre México y los USA.

Así que bien podemos afirmar que, hasta hoy durante su primer año: "aquí no  ha pasado nada”... Con Trump: ni lágrimas ni risas. No ha expulsado más migrantes que su antecesor; aunque no se conozca Barack Obama expulsó más indocumentados Mexicanos. No se ha construido ningún nuevo muro, aparte del ya existente y que fue construido durante los ocho años de la administración de Bill Clinton.

Su trillada acusación en contra del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLCAN, ya casi ni la mencionó en su primer informe del mes pasado. Ya hemos sostenido seis rondas de negociaciones, y ahora ya no se insiste tanto en la  posibilidad de eliminar este benéfico acuerdo comercial para los mismos Estados Unidos. Como es su contradictoria característica, recientemente, hasta llegó a decir que iba a "flexibilizar” las negociaciones y pactos que se continúan discutiendo.

No ha confiscado las remesas de nuestros paisanos, que en contra de lo que se piensa, aumentaron el año pasado hasta alcanzar el inmenso importe récord de cerca de los $ 30 mil millones de dólares, que ya se convierte así en nuestra principal fuente de divisas. Más que la inversión extranjera, el turismo y las exportaciones de petróleo. Como nunca antes, los paisanos están enviando cada día más y más remesas a sus familiares en México.

Sin embargo, pese a que Trump no ha podido cumplir sus reiteradas amenazas, nunca debemos bajar la guardia en lo externo y frente a nuestro principal socio comercial y vecino del norte. Aunque lo principal, lo más importante es y será lo que nosotros mismos hagamos en lo interno, con nuestra economía, con nuestro importante mercado doméstico e interno.

Ahora bien, como en economía no existe nada gratis (los Mexicanos deberíamos quitar esta palabra: "gratuito, gratis” de nuestro diccionario), y todo siempre tiene un costo y un beneficio, el Presidente Trump nos ha sacado de la zona de confort en la que equivocadamente estábamos, pero la sacudida y empujón que nos da, hasta se podría considerar positiva para México.

Por lo tanto, ya es hora de replantear nuestra política económica nacional con nuevos o mejores instrumentos y estrategias de política fiscal, monetaria, agrícola, industrial, laboral, educativa, de salud, de seguridad social, infraestructura, de seguridad pública, de férreo y efectivo combate a nuestro grave cáncer de la impunidad y corrupción, a fin de establecer el imperativo y urgente Estado de Derecho. Hay que hacerlo ya, ahora…nuestra Patria ya no aguanta más violencia y miseria.

-Luis A. Galaz es Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA en la UNISON  

lugallaz51@gmail.com,








Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios