CALLE RAFAEL ÁNGEL CORELLA





Militar y Patriota. Típico producto de los caudillos recios del siglo XIX, nació en Arizpe en 1817 e inició su carrera castrense el 7 de mayo de 1842, en la Compañía Activa del mismo lugar. Fue Prefecto de Arizpe en los años 1846 y 1847 y participó activamente...

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicacin: 2018-02-24 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros



Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”

(Colonia Loma Linda)

    Militar y Patriota. Típico producto de los caudillos recios del siglo XIX, nació en Arizpe en 1817 e inició su carrera castrense el 7 de mayo de 1842, en la Compañía Activa del mismo lugar. Fue Prefecto de Arizpe en los años 1846 y 1847 y participó activamente organizando la defensa en contra de los invasores norteamericanos. En 1851, recibió cuatro heridas en la acción de Pozo Hediondo contra los apaches.

    A finales de ese año, casó con la señorita Teodora Vildósola Escalante con quien no tuvo descendencia; al enviudar, contrajo matrimonio con la señorita Silveria Quijada y después la señorita con la señorita María Jesús Gallegos, con quien procreó tres hijos: Alejandro, Cleri y Cleotilde.

    Nuevamente fue Prefecto de Arizpe en 1856 y personalmente ocurrió con fuerza armada a auxiliar al pueblo de Chinapa que había sido arrasado po los apaches, salvando la vida de sus últimos defensores. Durante la Guerra de Reforma, militó en las filas liberales alcanzando el grado de Teniente Coronel de la Guardia Nacional.

    A mediados de 1858, marchó a la campaña de Sinaloa a las órdenes del general Jesús García Morales, tomando parte en los combates de Los Mimbres y Mazatlán. De regreso a Sonora, fue nombrado Prefecto y Comandante Militar de la línea del Yaqui, con residencia en Cócorit y ascendió a Coronel.

    Combatió a los invasores franceses y a fines de 1864, volvió a Sinaloa y regresó después de haber sido vencido y fusilado en El Fuerte el jefe imperialista Vega. Mandó la IV Brigada de la División de Sonora que fue derrotada en el llamado "Desastre de la Pasión” y con posterioridad, militó a las órdenes de Pesqueira y García Morales hasta que fue vencido el Imperio.

    A fines de 1871, empuñó las armas para combatir a los sublevados por el Plan de la Noria y después de haber derrotado y fusilado al Jefe Leyva en Potrerillo Seco, marchó nuevamente a Sinaloa con el encargo de Mayor General de las tropas que comandaba el general Ignacio Pesqueira.

    Se estableció en Ures, fue Diputado Local y Vocal de la Junta de Educación Secundaria en 1873 y uno de los jefes militares más distinguidos entre los subordinados de Pesqueira. En abril, el gobernador Vicente Mariscal lo nombró Prefecto del Distrito de Ures, cuando los Pesqueira encendieron la guerra civil a la caída del Presidente Lerdo de Tejada, negándose Corella a seguir a su antiguo jefe, por su adhesión al gobierno legítimo.

    El 25 de enero de 1877, Pesqueira intimó rendición a Ures la capital del Estado, defendida por fuerzas numéricamente inferiores a las órdenes de Don Rafael Ángel Corella. Esta vez, su viejo amigo y compañero de mil vicisitudes, se negó a seguir a Pesqueira. Las notas cruzadas entre ambos personajes que vale la pena transcribir, revelan el temperamento toscamente labrado de los hombres de la época. Dice Pesqueira:

    "Estoy al frente de esta plaza, y antes de atacarla, prudente he creído dirigirme a ud. exitándolo a que se someta a la obediencia del Gobierno Constitucional, con la fuerza que tengo, seguro de que encontrará conmigo plenas garantías para ud. Y sus subordinados. Para su resolución puede ud. contar con el tiempo de dos horas. Son las 8 de la mañana”. Contesta Corella:

    Se ha recibido la comunicación de ud. de fecha de hoy, en que me manifiesta las disposiciones que ud. ha dictado en virtud de las circunstancias. Esta Jefatura y Comandancia Militar, firme en su propósito de sostener sólo al Gobierno del Sr. Mariscal no reconoce en ud. autoridad ninguna. En consecuencia, puede obrar del modo que crea conveniente, en el concepto de que las fuerzas que están a mis órdenes, prefieren morir antes que someterse a sus proposiciones” (Archivo del Boletín Oficial del Estado, Tomo II, Ejemplar no. 4 correspondiente al viernes 2 de febrero de 1877).

    De inmediato, Pesqueira inició el asedio de la plaza, pero hubo de retirarse por la llegada de refuerzos a los sitiados. Corella fue leal al régimen de Mariscal hasta su caída el 23 de marzo de 1879, en que una nueva generación de políticos se apoderó del mando.

    Viejo y cansado, se retiró a Ures el 3 de julio de 1888. El Congreso Local le concedió una jubilación en recompensa de los servicios que había prestado al Estado, falleciendo en esa ciudad el 4 de noviembre de 1891, lugar donde se encuentran los restos mortales de este hombre de temple irreductible, que jamás tomó parte en un cuartelazo o pronunciamiento.

@(Copyright) Juan Antonio Ruibal Corella, Todos los derechos reservados

----------------------------------------------

39.- Almada, Diccionario, cit.

40.- Pesqueira Pesqueira, Héctor Alfredo, "Las Encrucijadas de la Historia”, Inédito. Fotografía propiedad del autor.

……..    

HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188


Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash


Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios