SEMANA DE VÉRTIGO EN WALL STREET: EL DOW JONES SUFRE UNA CAÍDA ACUMULADA DEL 5%





Wall Street ha tratado de hacer pie tras vivir una semana de vértigo que iba camino de ser la peor desde octubre de 2008, en plena crisis financiera. El índice Dow Jones logró cerrar otra sesión dominada por la volatilidad con un repunte del 1,4%, tras dar bandazos con un margen superior a los 800 puntos.

Por EL PAÍS
Fecha de publicacin: 2018-02-09 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas



-La Bolsa termina el viernes con una subida del 1,4% pero roza la zona de corrección tras perder casi un 10% desde el récord en enero

Por Sandro Pozzi
Periodista en Nueva York
EL PAÍS

http://internacional.elpais.com

Nueva York 9 FEB 2018    

Wall Street ha tratado de hacer pie tras vivir una semana de vértigo que iba camino de ser la peor desde octubre de 2008, en plena crisis financiera. El índice Dow Jones logró cerrar otra sesión dominada por la volatilidad con un repunte del 1,4%, tras dar bandazos con un margen superior a los 800 puntos. El rebote fue insuficiente para evitar una caída acumulada del 5,2% desde el lunes, la peor desde enero de 2016. Hasta el empujón de la última hora, que permitió un cierre al alza, se temió que marcara incluso la peor semana desde octubre de 2008. El impulso final volvió a colocar al índice por encima de los 24.000 puntos y le sacó de la zona de corrección. Pero ha visto evaporarse 2.200 puntos desde el máximo histórico el 26 de enero.

Esta semana invertir en Wall Street requería de unos nervios de acero. Los mercados estadounidenses se han subido a una montaña rusa que hacía subir y bajar las acciones durante toda la sesión. El lunes perdió, de un plumazo, 1.175 enteros, el mayor batacazo en puntos de la historia. En porcentaje fue el 4,6%, la mayor caída desde 2011. El martes rebotó el 2,33%. El miércoles, cerró prácticamente plano. El jueves perdió otro 4,15%, con la segunda mayor bajada en puntos de la historia. Y el viernes la volatilidad era tal, que lo mismo subía medio punto, que 30 minutos después perdía más del 1%. Al final, terminó con un alza del 1,4%. Durante toda la semana, las Bolsas europeas y asiáticas han bailado al ritmo que sonaba la noche anterior al otro lado del charco. Todas las grandes plazas cerraron este viernes con pérdidas.   

Al igual que el Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq están también muy cerca en zona de corrección. Pero los rebotes no están siendo lo suficientemente convincentes como para pensar que se puede sostener una remontada, lo que implica que no será fácil recuperarse de estos niveles. Los analistas insisten, pese al choque emotivo, que no se está viviendo el mismo nivel de pánico que tras el derrumbe de Lehman Brothers.

LA INFLUENCIA DE LOS BONOS

El atragantón refleja el poder de intimidación que tiene el mercado de bonos, donde el tipo de interés de las letras a 10 años supera el 2,8%, su nivel más alto en cuatro años. Se convierte en el puerto seguro para los inversores cuando sube el precio del dinero. Este trasvase del mercado de acciones al de renta fija se ve alimentado por una escalada del índice de volatilidad, que se movió entre los 30 y los 40 puntos, frente a menos de 10 a comienzos de año.

Esta especie de círculo vicioso provocó que los tres índices de referencia de Wall Street entraran en zona en negativa para el año, al bajar a niveles de mediados de noviembre del pasado año. El desplome provocó que se evaporara el equivalente a 2,6 billones de valor bursátil en el S&P 500. Poniendo en perspectiva el desplome, suma aún 3,5 billones en valoración desde las elecciones presidenciales.

La volatilidad se comió así un 40% de lo ganado en la era Trump. Google, la segunda compañía cotizada, es el mayor perdedor en términos absolutos con más de 114.000 millones desde el máximo. Le sigue Apple, la mayor del parqué, con 83.000 millones. Las dos están en zona de corrección. Microsoft les sigue con 69.000 millones, Berkshire Hathaway con 63.000 millones y Exxon Mobil con 54.000 millones.

CAMBIO DE GUARDIA

La remontada de los últimos nueve años en Wall Street estuvo, de hecho, subvencionada por una política monetaria extremadamente laxa por parte de la Reserva Federal. Los bancos centrales son los que tiene la mano en el grifo de la liquidez y los que, por tanto, manejan el riesgo. Los inversores tratan de entender si el cambio de guardia en la Fed implica que se va a pisar más fuerte el freno de los estímulos.

El dato de empleo de enero mostró que el crecimiento es sólido y que los salarios suben, lo que se interpreta como un incentivo para subir los tipos con más agresividad para contener la inflación o desprenderse más rápido de los activos que acumuló durante la crisis. A esto se le suma que el plan económico de Donald Trump es a la vez inflacionista y obliga al Tesoro a emitir más deuda para financiar el gasto.

Moody´s advertía tras aprobarse el acuerdo presupuestario que el perfil de crédito de Estados Unidos podría sufrir una presión a la baja porque espera que genere más déficit. A diferencia de Standard & Poor´s, le mantiene la máxima calificación en la triple A. Los veteranos del parqué aseguran que está viviendo una situación similar a la de 2008 por el exceso de incertidumbre, pero en versión reducida.

Los estrategas de Bank of America consideran, por todo esto, que el mercado de bonos entró en un punto de no retorno y anticipan que habrá "un tira y afloja” entre la renta fija y la variable que seguirá generando volatilidad. Si los tipos suben, se venden acciones. Pero si venden demasiadas, la corrección es mayor y los bonos se hacen más atractivos. La clave, indican, está en el riesgo que se esté dispuesto a tolerar.

@el_pais

Publicación por cortesía del DIARIO EL PAÍS (ESPAÑA)

Suscríbete gratis a nuestro Boletín Diario de Contactox.Net aquí:
 
http://contactox.us9.list-manage.com/subscribe?u=fda71be60edabc2c2f4642ba0&id=df7a224186

https://elpais.com/economia/2018/02/09/actualidad/1518185849_816209.html

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios