LA TIRANÍA DE LAS MAYORÍAS





Si bien, el principio de mayoría de la democracia moderna, a finales del siglo XVIII y buena parte del XIX permitió a la mayoría de la población ser parte de gobierno y desplazar a las monarquías absolutas e implantar gobiernos republicanos.

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicacin: 2018-01-07 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



Por Olga Armida Grijalva Otero

Si bien, el principio de mayoría de la democracia moderna, a finales del siglo XVIII y buena parte del XIX permitió a la mayoría de la población ser parte de gobierno y desplazar a las monarquías absolutas e implantar gobiernos republicanos. También, desde ese tiempo se visualizaba los riesgos del principio mayoritario, como lo expreso Madison, uno de los más brillantes constitucionalistas de Estados Unidos, quien estaba a favor de la regla reina de la democracia, es decir el derecho de la mayoría a decidir, pero decía que se corre el riesgo de que una mayoría (que en realidad es minoría) pisotee los derechos de las minorías (que en realidad es mayoría).

Lo anterior viene a colación por la decisión que tomaron los miembros del órgano de la Representación Nacional de aprobar la Ley de Seguridad Interna, pese a la oposición de la población a la cual representan y pese a las recomendaciones y opiniones emitidas por organismos internacionales, principalmente defensores de los derechos humanos, de la propia Organización de las Naciones Unidas ONU y de la Organización de Estados Americanos OEA, de que no se aprobara dicha iniciativa por considerarla riesgosa para el respeto y cumplimiento de los derechos humanos por parte del estado, por lo que implica la militarización y sobre todo por las facultades dadas al ejército.

Los Diputados y Senadores que aprobaron la mencionada ley, en realidad es una minoría que está tomando decisiones por los 120 millones de mexicanos, minoría que se traduce a la dictadura de las mayorías al interior del Congreso dela Unión, reducido este a mero apéndice (en cuanto a cámara de las ceremonias) de los acuerdos legislativos cada vez con mayor descaro fuera del ámbito según la metodología y las técnicas de la negociación corporativista, léase PRI- PVEM – los llamados traidores del PAN o el posible canje de la libertad de la Gordillo por los votos del PANAL. De ahí a la promulgación y publicación de la ley de referencia

Aun cuando se hayan cumplido las formalidades del procedimiento legislativo no deja de ser una arbitrariedad de la tiranía de las mayorías al interior del Congreso, olvidando que estamos en pleno siglo XXI donde ha llegado el momento de darse una nueva forma de entender la política, la democracia y la sociedad

¿Qué sigue? La Constitución establece en el artículo 105 fracción II que la acción de inconstitucionalidad podrá ejercitarse, dentro de los treinta días naturales siguientes a la fecha de publicación de la norma, quien en este caso sin duda compete a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Cabe otra pregunta ¿Tendrán los Ministros de la Corte la independencia suficiente para fallar a favor de los reclamos ciudadanos?

Independientemente del fallo de la Corte, lo importante es que la tiranía de las mayorías ya está incluido en el debate político, considerando esa tiranía uno de los males de la democracia que tenemos que corregir con nuevas reglas colectivamente vinculantes.

@armidagrijalva

Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios