EL ANTES Y EL DESPUÉS





Ahora que se acercan las contiendas políticas, dado que el 2018 será un año electoral, bueno sería que dentro de tres años habláramos del antes y el después en el quehacer político.

Por Isabel Dorado Auz
Fecha de publicacin: 2017-12-18 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



Isabel Dorado Auz

Ahora que se acercan las contiendas políticas, dado que el 2018 será un año electoral, bueno sería que dentro de tres años habláramos del antes y el después en el quehacer político.

Hablar, por ejemplo, de los tiempos de antes en que eran comunes las "mordidas” de los policías y los tiempos del después donde los ciudadanos hermosillenses tomaron conciencia de que esa práctica solo genera corrupción y decidieron hacer una profunda revisión de los operativos antialcohol, principal foco de corrupción, para obtener estadísticas que permitan establecer con claridad la necesidad o no de dichos operativos. Darle certeza a los conductores de vehículos, en caso de que prevalezca esa medida, de que la detención es porque efectivamente han rebasado los índices establecidos por la ley y darles la oportunidad de una segunda prueba para confirmar el diagnóstico, tal y como se hace en la Ciudad de México. Contando, además, con verdaderos representantes de los Derechos Humanos como supervisores del buen manejo de los operativos y no como tapaderas de las arbitrariedades como actualmente sucede.

Pasar del antes, donde el ciudadano hermosillense era pasivo en torno al grave problema de la contaminación del aire, al después donde se obligue a las autoridades municipales a establecer un compromiso serio para evitar que se siga contaminando el aire de manera indiscriminada. Donde incrementar el número de áreas verdes, sería una de las medidas urgentes a implementar. Aprovechar los terrenos baldíos del vado del río para enverdecer la ciudad en una de las zonas donde hay mayor tráfico vehicular.

El antes donde Agua de Hermosillo se manejaba como la caja chica de la autoridad en turno al después, donde se podía cobrar el agua a los grandes deudores y los ciudadanos de bajos recursos pagaran realmente lo justo. Tanto el uso como la distribución del agua potable se hagan de manera eficiente, evitando al máximo la presencia de fugas por toda la ciudad, como ocurre actualmente.

El antes de los medios de comunicación al servicio del poder político al después de los medios comprometidos con el desarrollo político, social, cultural y deportivo del Pueblo hermosillense. Que la labor periodística sirva para señalar errores y para reconocer aciertos y se termine con esa lesiva práctica de andar hurgando en los asuntos personales de los políticos para desprestigiar propuestas que puedan beneficiar a la sociedad hermosillense. El antes de la compra del voto de un regidor o de un diputado para imponer un "negocio” disfrazado de política pública al después donde se practica una verdadera consulta ciudadana para implementar diversos proyectos. Dejar atrás la facilidad con que se compra el voto ciudadano al después en que el voto realmente se le valoró como un instrumento de decisión para mejorar el quehacer político del municipio.

Para lograr cambiar del antes que nadie queremos al después que Todos anhelamos, es necesario, quizá, volver a la Política. Aunque, al parecer, se tendría que ejercer desde las filas de las candidaturas independientes, ya que ningún partido está dispuesto a ejercer internamente la democracia para llevar al poder a las o los mejores contendientes.


Comentarios de nuestros lectores:



Enva tus comentarios