INAH Y LOS BASUREROS EN SONORA





Hace ya algunos años visitando una  ciudad lejana, en donde las calles están formadas por edificios imponentes por su valor, altura  e importancia, tuve la importunad de ver en la esquina de una de sus  principales avenidas algo que me intrigó. 

Por Esther García Carter
Fecha de publicación: 2017-12-06 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad



Por Esther G. Carter

Hace ya algunos años visitando una  ciudad lejana, en donde las calles están formadas por edificios imponentes por su valor, altura  e importancia, tuve la importunad de ver en la esquina de una de sus  principales avenidas algo que me intrigó.  

Era una barda hecha de piedra bastante vieja  que formaba  una  esquina,  guardando  arboles decrépitos   con una puerta que podía  abrirse  solo con empujarla. Así lo hice para encontrarme con  un cementerio que por su edad parecía anacrónico en nuestra época, caminé despacio  viendo las tumbas casi deshechas, las cuales aunque marcadas por los signos del tiempo, daban cuenta del nombre de sus ocupantes.  Todas eran de militares hombres y mujeres muertos en servicio de su patria en la guerra de la Independencia  en el siglo 17 personas que lucharon en contra la tirana... y vencieron.

Cruzando este panteón, había una angosta vereda que llegaba a una  construcción de un solo cuarto con sillas   recargadas en la  pared y sobre larga mesa, un gran libro que señalaba la gesta heroica con la firma de los que la encabezaron, lucharon y murieron en su intento.

Afuera en la pared gran placa en donde se lee.

MUÉSTRAME LA FORMA EN QUE UN PAÍS  RESPETA  Y HONRA A SUS ANTEPASADOS Y TE DIRÉ CON EXACTITUD MATEMÁTICA, LA GRANDEZA DE SU CORZOS, NOBLEZA DE SUS PENSAMIENTOS Y EL RESPETO  PARA ÉL Y SUS DESCENDIENTES...

Esto viene a cuento, para recordar que en tiempos mozos, tuve la oportunidad de cursar algunos años la carrera de arqueología en Xalapa Veracruz en donde para mi fortuna, tuve muchas veces entre mis manos objetos polvosos desenterrados en la tierra de mis amados abuelos; tesoros inigualables por su edad señorío que hablan del principio  de nosotros y de nuestros descendiente bajo temperaturas altas, selvas obscuras con víboras venenosas, mala y escasa comida, y sobre todo el gran temor de ladrones de  objetos arqueológicos listos para entrar a nuestra tienda rustica,  para robar lo que nosotros teníamos ,algo que realmente nunca ocurrió.

Así es que puedo decir con mucho, orgullo que tengo un país maravilloso... México.

Es por eso que ahora me atrevo a llamar la atención a nuestra flamante INAH que por caprichos el destino siempre ha existido en Sonora como adorno, pues realmente nunca le ha importado la conservación de nuestro  pasado, trabajo principal para el cual se ha hecho, mantenido y soportado.

Por lo que aquí, quiero felicitar de todo corazón a sus integrantes, los cuales sentados cómodamente en su oficinas refrigeradas, gastan nuestro dinero, y no se ha preocupado por defender  la enorme cantidad de edificios que se desmoronan y caen en Hermosillo, y otros pueblos Sonorenses, con excepción desde luego de Álamos el Pueblo Mágico que tuvo la gran suerte de ser levantada por extranjeros que realmente saben lo que esto significa   

Seguramente que reparar la gran cantidad de edificios abandonados, sería muy costoso, pero en muchos lugares del centro y sur del país, en donde verdaderamente se aman nuestras raíces, han adoptado como en el mismo Álamos, Sonora, de salvar solamente la fachada, dejando el interior limpio para construir lo que se desee o necesite.

Y aquí estoy hablando de Puebla, nombrada por la ONU. Monumento Cultural de la Humanidad  Veracruz Oaxaca Yucatán en donde realmente se ama y respeta el legado de los antepasados.

Así es que hago una petición para salvar  no solamente edificios derrumbados, sino limpiar por higiene y salud la cantidad de basureros llenos de mugre y detritos fecales,  nido de vagos y malhechores puesto que el inútil INAH  tiene la obligación, de demostrar interés y sobre todo cariño y respeto por los abuelos,  para honrar a los que se han ido y nos han dejado lo que se llama DIGNIDAD,  como el legando más valioso que tenemos en nuestros corazones...



Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios