ÁRBOL ARRIBA





Poco a poco vas cobrando tamaño  forma, y esbeltez, pues  cada día  brotan de ti, minúsculas ramas vacilantes bailarinas, de las que  saldrán airosas  pequeña hojas, todo un ejército de frescura y belleza.

Por Esther García Carter
Fecha de publicación: 2017-11-26 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad


                                                                                                                       
Por Esther G. Carter

Poco a poco vas cobrando tamaño  forma, y esbeltez, pues  cada día  brotan de ti, minúsculas ramas vacilantes bailarinas, de las que  saldrán airosas  pequeña hojas, todo un ejército de frescura y belleza.

Pero cada rama, cada hoja  son diferentes distintas,  no hay dos iguales cada una tiene su propia individualidad, airosas  todas crecerán a lo alto y ancho del espacio, para contemplar lo que tú y yo no vemos;  nuevas tierras  cálidos desiertos mares y ríos verdes y azules, ciudades, continentes y un cosmos maravilloso rodeado de fulgurantes estrellas y entre más alto subas, podrás contemplar muchos muchos árboles igual a ti.

Desde tu tronco joven o viejo, cada día, se desprenderán pequeños brotes al principio débiles y temblorosos pero que con el tiempo y humedad desprenderán  pequeñas células que formaran tus hojas y de cada hoja después saldrá el nuevo  hilo para seguir siempre adelante sin detenerse...

Así cada  árbol va a permanecer inconmovible fuerte, macizo derecho o torcido, pero siempre, frondoso como deidad antigua verde, con el cabello largo, lacio y enorme pero eterno  por la clorofila y constante humedad que lo mantiene vivo.

Los árboles tienen alma espiritualidad, desprenden alto grado de significado humano;  basta recordar el manzano que da la fruta de donde depende la humanidad con la gran madre Eva

Como no recordar el Árbol de la Noche Triste en donde el valiente y aguerrido  Hernán Cortés el gran conquistador, llora la pérdida de sus soldados en la batalla de  Tenochtitlán,  y del escritor de Apando,  José Revueltas líder estudiantil en la masacre de Tlaltelolco  encarcelado en el tenebroso Lecumberri, que cada mañana saluda a Sánchez, su  árbol Sánchez.

SI sus  hojas languidecen eso no importa, porque el tronco quedará ahí, inconmovible, fuerte macizo derecho o torcido, pero vivo pues su fuerza está en sus raíces que quedan muy dentro sembradas bajo la tierra.

Por lo tanto mi México aquí estamos millones y millones de pequeñas e insignificantes hojas que tienen  las  suficientes raíces para  defenderte Ahora estamos tristes, abatidos, pobres humillados y desaparecidos en hoyos fríos, silenciosos, sin luz ni energía para calentarse y bajo toneladas de tierra con tóxicos y venenos mortales que afectaran mortalmente a las próximas generaciones, tus hijos y mis hijos....pero nuestras   copiosas y abundantes lágrimas de dolor e impotencia, están alimentando  nuevos brotes , que tendrán la experiencia  dejadas por nosotros cuando desaparezcamos ,para dejarlos libres y luminosos viendo  donde nosotros no pudimos ver y  oír, lo que no pudimos hacerlo.

No temas mi México ni pierdas la fe en la justicia honradez amor y hermandad; no importa que los poderosos nos  quiten educación, cultura conocimiento, justicia,… salud,  comida, casa, ropa y alimento, no importa  que voces sean aplacadas con el cohecho maldad y muerte material; pues siempre siempre en nuestra historia  habrá en nuestro ser en nuestro interior,  la luminosas páginas de nuestros abuelos héroes vencedores  de mil batallas,  pasado... presente… Y TU FUTURO…


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios