EL SISMO GEOLOGICO Y LA SUBPOLITICA





A la par que iniciaba el proceso electoral federal para la renovación del  titular del Ejecutivo y  de los miembros del Congreso de la Unión, así como las legislatura local y presidencias municipales de Sonora, simultáneamente  la ciudad de México así como los estados de Oaxaca...

Por Olga Armida Grijalva Otero
Fecha de publicación: 2017-11-02 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



Por Olga Armida Grijalva Otero

A la par que iniciaba el proceso electoral federal para la renovación del  titular del Ejecutivo y  de los miembros del Congreso de la Unión, así como las legislatura local y presidencias municipales de Sonora, simultáneamente  la ciudad de México así como los estados de Oaxaca, Morelos y Chiapas, sufrían uno de los peores sismos, con todo lo que esto significa: edificios y viviendas derrumbabas, muertos, caos, desesperación que mantuvieron a los lugares afectados y sus pobladores, prácticamente paralizados en sus vidas cotidianas.

Ante estos escenarios devastadores, vimos la actitud de los mexicanos, unidos en uno solo, colaborando, aportando trabajo, servicios, apoyo de toda índole, fuimos ejemplo mundial de solidaridad, de arrojo y de hermandad, pudiéramos decir con certeza que mostramos al mundo la cara bonita de México, sin embargo no faltaron los "prietitos en el arroz” como popularmente se dice, aquello que viene a enturbiar una obra o una acción.

Uno de esos prietitos fueron los partidos políticos y su subasta demagógica de los recursos  económicos asignados por mandato constitucional. Y que "generosamente” donaban para los afectados del sismo. Al margen del  comentario, lo trascendental pareciera ser  que,   el sismo geológico detonara en un sismo  político que sacudiera al sistema político y al sistema de partidos de nuestro país,  

Actitudes encontradas pudimos observar en los días posteriores al sismo, por una parte, afloro el capital social existente en lo más profundo de  nuestros con nacionales, pero también afloro creo, de la misma profundidad la indignación, el enojo y una rabia social de la ciudadanía contra los partidos políticos, expresada en el ágora virtual en el que se  convirtieron las redes sociales.

Aunado a lo anterior la salida de la ex primera dama, Margarita Zavala del Partido Acción Nacional, agudizando aun más la división interna en ese partido y la especulación de a quien beneficiara  esta salida. Pudiéramos confirmar la tesis planteada por Álvaro Delgado en su libro "El Amasiato” y reforzado por el ex gobernador de Baja California Norte, Ernesto Ruffo A. del idilio entre el PRI y el PAN el famoso prian.

A lo anterior hay que agregarle la chunga o piñata que se convirtió la figura de candidato independiente para contender por la primera magistratura, con un total de 86 aspirantes, como si la Presidencia de la Republica fuera cualquier puesto en la estructura de la Administración Pública Federal, aunque a decir verdad se puede llegar a ella "haiga sido como haiga sido”.

A la par de la sacudida geológica y la política que estamos viviendo ¿Esta última nos permitirá ver que  los pilares constitutivos  de nuestra democracia, tales como los partidos políticos, los sindicatos,   han perdido su centralidad por  no  adaptarse para enfrentar las nuevas formas  de confitos  y desafíos de la sociedad actual? ¿Se iniciará una nueva ruta para ya no buscar lo político en las arenas tradicionales como los congresos legislativos, o  en los partidos políticos? ¿Estaremos ante el advenimiento de la sub política donde el individuo pasa a ocupar el centro de la escena política?

De emerger la sub política, estriamos iniciando el diseño de la sociedad desde abajo, y como consecuencia de la subpolitización surgen crecientes oportunidades para que grupos de la sociedad  puedan tener voz y participación en el ordenamiento de la sociedad: los ciudadanos, los movimientos sociales, grupos de expertos y trabajadores, desde su lugar de ocupación, abandonando la concepción tradicional de hacer política a través de los partidos políticos.

Consiente estamos de que la subpolitica está lejos de nuestro alcance, sin embargo, nunca es tarde para impulsar su emergencia iniciando con ello un sismo político, no importa si sea todavía  de baja magnitud. La subpolitica puede iniciar con la  creación de foros donde los expertos, los políticos, los empresarios, y los ciudadanos en general  puedan lograr  conceso sobre los modos de establecer formas posibles de cooperación mutua.

El sismo del 19 de septiembre nos está dando esa oportunidad, en él mostramos capital social y capital humano, no dejemos que estos se marchiten, en las formas tradicionales de hacer política.

Hermosillo, Son. Octubre 2017



Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios