EL ROMANCE DEL PADRE KINO (Parte 10)





El velero partió de Bahía Kino el 9 de agosto. Llegó al río Yaqui donde recogió a los demás soldados y marinos ya completamente restablecidos; y se dirigió hacia el Sur, a Matanchel (Nayarit), lugar designado previamente para la reunión de toda la flota.

Por Cruz G. Acuña
Fecha de publicación: 2017-10-27 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia


 
 
Por Cruz G. Acuña

    El velero partió de Bahía Kino el 9 de agosto. Llegó al río Yaqui donde recogió a los demás soldados y marinos ya completamente restablecidos; y se dirigió hacia el Sur, a Matanchel (Nayarit), lugar designado previamente para la reunión de toda la flota. Llegaron a aquel puerto tropical el 17 de septiembre. Allí los esperaba el Almirante.

    Atondo y Goñí habían pasado todo ese tiempo pescando perlas, o mejor dicho, tratando de pescar perlas; porque había días en que recogían más de 500 ostras y no encontraban ni una sola de las codiciadas perlas. Después de más de dos meses de trabajo ímprobo y de muchos gastos y peligros, apenas habían reunido dos onzas y cinco adarmes de las furtivas lágrimas del mar. Un verdadero fracaso.

    En Matanchel, Kino no se detuvo mucho tiempo a contemplar el fascinante paisaje tropical. Ensilló su caballo y se dirigió a Guadalajara con el objeto de suplicar a la Audiencia que no suspendiera la misión de California. Y no se suspendió por aquella vez. El misionero regresó a Matanchel más tranquilo; y la pequeña flota de tres naves comenzó a prepararse otra vez para una tercera aventura.

    Pero de improviso, con el caballo renegrido de sudor, llegó a Matanchel un correo del Virrey. Se le ordenaba al Almirante Atondo salir inmediatamente con su flota hacia el Norte, a altamar, con el fin de encontrar y proteger a la famosa Nao de China.
    La Nao de China era tal vez la nave más rica que bogaba entonces por los mares del mundo. Venía cada año desde Filipinas trayendo todos los primores del Oriente: de China, de Malasia, de la India. Su mercancía se valuaba en varios millones de pesos "de aquel tiempo”. Era la presa más codiciada por los piratas. Y en esos días, tres o cuatro bajeles piratas estaban al acecho escondidos en el puerto de Navidad (Jalisco), esperando el paso de la Nao de China, cuyos marineros y soldados venían enfermos y agotados, después de tan larga y difícil travesía por todo el Océano Pacífico.

    Atondo con su aguerrida flota se dirigió a altamar. A los dos días pudo encontrar a la famosa Nao. Sus tres navíos se colocaron en sus flancos custodiando aquel tesoro y, con velas desplegadas, se dirigieron a Acapulco.

    Cuando pasaron frente a la Barra de Navidad, donde estaban los piratas, todo el mundo en la flota se preparó a la defensa. Pero los bucaneros, o no vieron a la Nao que iba oculta por la pequeña flota, o no se atrevieron a atacarlo porque la vieron bien custodiada. El caso es que aquel día, la Nao de China, con todas sus riquezas, se salvó.

    Kino tenía material para contar a su lejana duquesa, "una de piratas”, Y en efecto, le escribió diciéndole que tal vez por aquel servicio prestado a la Corona de España por su valiente flota, el Gobierno le seguirá ayudando en su misión de California. El peligro de los piratas era tan real que, después, aquellos lobos marinos despechados, asaltaron y saquearon los pequeños poblados de Mazatlán, Colima y Petatlán.

    Una mañana, los ojos fatigados de los navegantes pudieron contemplar por fin la paradisíaca bahía de Acapulco. Bosques de cocoteros, plátanos, papayos y almendros, se retrataban en las profundas aguas azules... ¡Oh... si así fuera la bahía de San Bruno!... La llegada de la Nao era un acontecimiento nacional. Se anunciaba en todas las poblaciones importantes de la Colonia. En la Ciudad de México, las campanas de Catedral se echaban a vuelo. Se reunían entonces en Acapulco comerciantes de todas partes... y también cirqueros, trovadores, curiosos, aventureros, etc.

    Llegaban compradores hasta del lejano Perú. Kino pudo contemplar entonces unos de los "festivales” más famosos del mundo. Había llegado en plena temporada de turismo...

Continuará...

....

EL ROMANCE DEL PADRE KINO

CAPÍTULO ANTERIOR:

http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=21486&cat=237

 
CAPÍTULO SIGUIENTE:
 
http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=21546&cat=235

Hashtag en donde encontrará todos los capítulos publicados de este libro:

FACEBOOK:

https://www.facebook.com/search/top/?q=%23elromancedelpadrekino



TWITTER:

https://twitter.com/search?q=%23ELROMANCEDELPADREKINO&src=typd

    

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios