CALLE SALVADOR ALVARADO





Revolucionario, Político y Filósofo. Nació en la ciudad de Culiacán, Sinaloa el 16 de septiembre de 1880, hijo de Timoteo Alvarado y Antonia Rubio. A los 8 años de edad, se trasladó con su familia a Pótam y poco después el joven Alvarado emigró

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicación: 2017-10-22 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros



Por Juan Antonio Ruibal Corella

(Colonia Pitic y otras)


    Revolucionario, Político y Filósofo. Nació en la ciudad de Culiacán, Sinaloa el 16 de septiembre de 1880, hijo de Timoteo Alvarado y Antonia Rubio. A los 8 años de edad, se trasladó con su familia a Pótam y poco después el joven Alvarado emigró al puerto de Guaymas a trabajar en la farmacia de Don Luis G. Dávila.

    Posteriormente se trasladó a Cananea donde abrió su propia botica pero ya con inquietudes sociales muy definidas, se adhirió al Partido Liberal Mexicano, iniciándose de ese modo en actividades antiporfiristas y convirtiéndose en propagador clandestino del ideario político de Ricardo Flores Magón; en 1910, se afilia al maderismo y a fines de ese año, en compañía de otros jóvenes revolucionarios idealistas, participó en un frustrado asalto al cuartel militar de Hermosillo. Algunos son fusilados y otros como Alvarado escapan rumbo a Arizona.

    A principios de 1911, cruzó la frontera y se incorporó con el grado de capitán a la lucha armada en contra del ejército federal de Porfirio Díaz. Durante 4 años, mantiene un relevante papel entre los revolucionarios sonorenses y en febrero de 1915, fue nombrado Gobernador y Comandante Militar de Yucatán, entidad que se encontraba en condiciones sociales deplorables.

    La serie de medidas económicas, políticas y jurídicas que dictó en ese Estado de la República, se anticiparon notablemente a la legislación agraria y laboral de México; asimismo, instrumentó avanzadas reformas legislativas que fueron incorporadas a la Constitución Federal de 1917, pues cabe mencionar que la legislatura yucateca al Congreso Constituyente fue portadora de esas iniciativas radicales, inspiradas en el pensamiento visionario de Alvarado.

    Entregó la gubernatura a su sucesor el 1º de febrero de 1918, con un existente en caja de ¡Cinco millones de pesos en monedas de oro! hecho y cifra insólitos para aquella época. Acto seguido, se hizo cargo de la Comandancia de la Zona del Itsmo con residencia sucesiva en Veracruz y en Oaxaca. Don Venustiano Carranza se empecinó en imponer como candidato a la Presidencia al Ing. Ignacio Bonillas, por lo que Alvarado no estando de acuerdo con dicha candidatura, solicitó licencia para separarse de su cargo. Al negársele la misma, es encarcelado por breve tiempo y poco después se exilia en Nueva York.

    A fines de ese año, regresó a la ciudad de México, empieza a escribir su extraordinaria obra de 3 Tomos "La Reconstrucción de México. Un mensaje a los pueblos de América”. En la misma, fuertemente influenciado por la corriente filosófica denominada "socialismo utópico” del filósofo escocés Samuel Smiles que le había cautivado sin reticencias desde su juventud, el antiguo tendero de Pótam rebasó los límites del militar y del político, para adquirir dimensiones de un verdadero estadista.

    En 1920, se adhiere al Plan de Agua Prieta y con el arribo de los sonorenses al poder y siendo Presidente Interino Don Adolfo de la Huerta, es designado Secretario de Hacienda y Crédito Público. No obstante, Alvarado sólo desempeñó su cometido por un corto lapso de 2 meses. Sus antiguos y encarnizados enemigos, los henequeneros miembros de la llamada "casta divina”, lo obligaron a seguir defendiendo su posición ahora en Nueva York por asuntos relacionados con el henequén de Yucatán.

    En diciembre de 1923, se unió a la frustrada rebelión delahuertista y defiende la plaza de Ocotlán, Jalisco por once días; es derrotado y abandona el país nuevamente a los Estados Unidos. El régimen de Obregón reprimió con tremenda energía el cuartelazo. Para el mes de febrero, la revuelta prácticamente había sido dominada, salvo algunos brotes aislados y sin importancia.

    En estas condiciones, el regreso de Alvarado al país con el objeto de reavivar la rebelión resulta absurdo y fuera de toda lógica. Hasta se antoja pensar que, desalentado, fue concientemente al encuentro de su muerte. No cabe otra interpretación, después de leer este párrafo de una carta que le escribió a su esposa, que se encontraba residiendo en la ciudad de San Antonio, Texas:

    "Compromisos de amistad y de política me hacen volver a luchar con aquellos que convencí ir a la Revolución y debo estar con ellos; recuerda siempre que es preferible que seas la viuda de un hombre valiente a la esposa de un cobarde…”

    Retorna al país y se hace cargo el mes de marzo de 1924, del movimiento en el sureste de México. Las operaciones militares de los rebeldes fracasan y viendo la causa perdida, Alvarado se dirige con un pequeño grupo de seguidores a territorio de Guatemala, pero es interceptado por fuerzas obregonistas cerca del rancho "El Hormiguero” entre Tenosique, Tabasco y Palenque, Chiapas. El 9 de junio de 1924, el personaje es asesinado a quemarropa por el Teniente Coronel Diego Zubiaur.

------------------------------------------------
6.- Juan Antonio Ruibal Corella "Los Tiempos de Salvador Alvarado”; Publicaciones del Gobierno del Estado de Sonora, Hermosillo, 1982.




HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:

Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188


Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios