OCTUBRE ¿MES ROSA?





Aunque octubre se pinta e ilumina de rosa por todos lados, desafortunadamente para muchas mujeres y sus familias, la vida con cáncer no es de color de rosa. Además, aparte del flagelo de esta enfermedad, aún los terremotos e inundaciones perjudican más a las mujeres, sobre todo...

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicación: 2017-10-12 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas



VISIÓN ECONÓMICA

Luis A. Galaz


Aunque octubre se pinta e ilumina de rosa por todos lados, desafortunadamente para muchas mujeres y sus familias, la vida con cáncer no es de color de rosa. Además, aparte del flagelo de esta enfermedad, aún los terremotos e inundaciones perjudican más a las mujeres, sobre todo a las más pobres, como lo padecimos con las recientes tragedias que afectaron al país.

Durante  todo este mes de octubre, y precisamente el día 19, ha sido designado por la Organización Mundial de la Salud, de la ONU como el "Mes del lazo Rosa”  para conmemorar el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama. Por eso ahora es importante que no sólo las mujeres, sino que todos, hombres y mujeres por igual,  insistamos en tomar las medidas necesarias e instrumentar estrategias públicas, sociales, culturales y privadas para prevenir, curar o combatir este terrible mal que cada vez más, está matando a muchas mujeres.

Las estadísticas internacionales que se han publicado recientemente son en realidad alarmantes. La OMS advierte que el cáncer de mama es la principal causa de muerte por tumores malignos en las mujeres a nivel mundial. En países pobres como el  nuestro, esta enfermedad impacta más a las mujeres entre 30 y 60 años de edad, quienes representan el 70 por ciento del total de mujeres diagnosticadas.

La cantidad de casos nuevos detectados en el mundo es de dos millones, la mayoría en pobres países subdesarrollados. El número de fallecimientos por año a nivel mundial se estima en medio millón de muertas, y en los países más pobres se cuenta el 75 por ciento, debido a la falta de una temprana detección; de aquí la extrema importancia del diagnóstico oportuno.

Y, esto es muy relevante porque el 90 por ciento de las muertes son prevenibles mediante la detección temprana u oportuna, en las etapas 1 y 2. En México, la Secretaría de Salud y el INEGI acaban de informar que el cáncer de mama es ya la principal causa de muerte en las mujeres. Estiman que se mueren 30 de 100 mujeres con cáncer.

Cada año son diagnosticadas casi 13 mil mujeres, esto es 35 mujeres diagnosticadas por día, y debido a ello, más de 5 mil fallecen cada año, 14 muertas diariamente; sin embargo, muy pocos casos son detectados a tiempo.

Apenas una de cada 10 mujeres, un escaso diez por ciento en el país recibe un diagnóstico oportuno, mientras que en el mundo desarrollado este parámetro es del setenta por ciento. Hoy se estima que hay 325 mil mujeres sufriendo este padecimiento y se calcula que para el año 2030, serán medio millón.

Aquí en Sonora, en los últimos años las mujeres están siendo más atacadas por esta enfermedad. Informes oficiales indican que aquí en Hermosillo, ya es la principal causa de muerte en las mujeres. Lo observamos en el poblado Miguel Alemán, aunque  también está surgiendo más en el Valle del Yaqui, y desde hace años en las maquiladoras de Nogales o de Guaymas-Empalme, y muchas de las detecciones siguen siendo inoportunas.

Las principales causas de la detección tardía de las pacientes son por la baja participación de las mujeres en prácticas de detección, mitos e idiosincrasia cultural, las barreras al tratamiento médico, la postergación de atención especializada, así como las crónicas y múltiples fallas, corrupción, irresponsabilidad, negligencia y problemas de cobertura y calidad en los servicios de salud del gobierno.

En la lucha contra el cáncer de mama, y a pesar de las limitaciones y escases de recursos, debemos insistir en que la detección oportuna es fundamental para la prevención y curación. Para ello  las mamografías son una adecuada intervención porque ofrecen un buen diagnóstico para mejorar el pronóstico y la calidad de vida de las pacientes, en virtud de que visualiza lesiones no palpables, calcificaciones, asimetrías o distorsiones en las glándulas.

En estas estrategias preventivas, y para que este mes de octubre si sea en verdad color de rosa, es justo reconocer la importante labor filantrópica que desde hace ya trece años, con muy buena calidad y calidez, realiza la Fundación Beatriz Beltrones, que directamente ha beneficiado a  más de 260 mil mujeres y sus familias.

Sin distinción de clases sociales, a estas mujeres se les han aplicado más de 360 mil estudios de mamografías y papanicolau, sin costo alguno para ellas. Si consideramos que por cada mujer dependemos al menos dos personas, en realidad el beneficio es para más de un millón de Sonorenses, la mitad de la población del Estado. Ningún programa público ni privado tiene estos alcances de beneficio social para toda la población sonorense. En tal virtud, siempre es bueno impulsar la cultura de la prevención para evitar el cáncer en nuestras queridas mujeres.

--Luis A. Galaz es Internacionalista. Maestro de Negocios Internacionales y de Relaciones México-USA, y Jefe de la Maestría y Licenciatura en Administración, en la UNISON.   

lugallaz51@gmail.com
                         

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios