EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO NO SE ELIMINA





Antes que nada debemos expresar nuestras condolencias y solidaridad a todos nuestros hermanos Mexicanos y en general a nuestra Querida Patria, por las recientes catástrofes de ciclones, huracanes, temblores y terremotos, que directa e indirectamente nos afectarán a todos

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicación: 2017-09-26 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Economía y Finanzas

 


VISIÓN  ECONÓMICA

Luis  A. Galaz

Antes que nada debemos expresar nuestras condolencias y solidaridad a todos nuestros hermanos Mexicanos y en general a nuestra Querida Patria, por las recientes catástrofes de ciclones, huracanes, temblores y terremotos, que directa e indirectamente nos afectarán a todos. En consecuencia, la deteriorada situación económica empeorará este 2017,  con un menor crecimiento económico, que no llegará al dos por ciento anual; y, una mayor inflación cercana al 10 por ciento.

En otro orden de ideas, para amortiguar un poco la preocupación de muchos y siguiendo nuestras líneas de investigación; y, después de dos de las publicitadas  rondas de negociaciones que han generado nerviosismo e incertidumbre mayormente mediáticos, aún con la insistente perorata  del Presidente Estadounidense Donald John Trump, quien abogando por el arcaico proteccionismo niega los beneficios de la economía internacional, y contrario a lo que muchos columnistas y medios de información han estado considerando temerosamente, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLCAN, o el NAFTA por sus siglas en inglés, no se va a eliminar.

Tal vez al final de las siete rondas por allá en enero o febrero del próximo año 2018, tengamos solo ese resultado, el de un TLCAN renegociado, actualizado o modernizado, pero no se va a eliminar. Argumentos y razones hay muchos, así que no esperemos otro terremoto de nuestro comercio exterior.

Esta aseveración se sustenta por el simple hecho económico racional de que a nadie, a ningún país, a ningún sector productivo relevante, a ningún agente económico importante, a ninguna empresa multinacional o trasnacional de adentro o de afuera de la región de América del Norte, a ningún  gobierno ni de Canadá ni de México ni de los Estados Unidos, ni tampoco de manera significativa para los productores ni a los consumidores de los tres países socios, no les conviene suspenderlo o cancelarlo.

El TLCAN o el NAFTA, ahora Trump le agrega otra F, el NAFFTA, porque dice que debe ser "fair” o justo, no se elimina porque como lo afirman muchos internacionalistas académicos y expertos en Economía Internacional, de los tres países,  el Tratado o Acuerdo (agreement) ha sido exitoso y benéfico para las partes involucradas, y ha cumplido con su ´principal objetivo de incrementar el comercio trilateral eliminando las barreras que impedían el comercio libre.

Es importante precisar e insistir en esto: el principal objetivo original, el gran propósito del TLCAN, ha sido, es y será incrementar el volumen y el valor del comercio trilateral. Nunca dijimos que sería la varita mágica, la gran panacea que iba a resolver  todos los problemas de los tres países socios. Sin embargo el mal gobierno de México, demagógicamente, con extremo populismo así lo publicitaba hace 25 años. La falsa propaganda gubernamental ofrecía que el Tratado nos iba a llevar al primer mundo desarrollado, de manera automática e inmediata. Las consecuencias negativas se deben a la gran corrupción y  pésima instrumentación de los malos gobiernos mexicanos, pero no es culpa de la apertura comercial.

Recientemente, en sendas conferencias en el Departamento de Economía de la Universidad de Sonora, dictadas por el Senador Héctor Larios, y por mi Amigo y Colega el prestigiado economista-empresario  Lic. Víctor Hugo Celaya Celaya, acertadamente se analizaba que el TLCAN ha cumplido su cometido original y primario; esto es, se ha incrementado considerablemente el comercio trilateral para beneficio de productores y consumidores de toda la región.

Por ejemplo esto ha sido de tal magnitud que en la actualidad, tan solo el valor total del comercio bilateral entre México y los Estados Unidos se puede medir por días, horas, minutos y segundos. Cada día, el valor que suman las exportaciones e importaciones asciende a más de $ 1,400 millones de dólares diarios.  El importe de estas transacciones comerciales asciende a un monto de un millón de dólares por minuto. Por esto, a ninguna persona de inteligencia mediana se le podría ocurrir ni le conviene eliminar una riqueza generada de un millón de dólares ¡por minuto!

Aquí entre Sonora y Arizona, y ya lo hemos analizado en nuestra Visión Económica: el cruce de más de 53 millones de personas al año, 19 millones de carros y cerca de un millón de camiones y trailers también cada año, no lo detiene ni elimina nadie en Washington, D.C. El valor del comercio total entre Arizona y México supera los $18.8 mil millones de dólares. En análisis anteriores hemos enumerado las inmensas ganancias para Texas y California, entre otros estados de la Unión Americana, derivadas del NAFTA. Así que el Presidente Trump se equivoca al decir que el Tratado es malo para los Estados Unidos y que lo eliminará.

En las múltiples discusiones y controversias que surgen de las actuales rondas de negociaciones, también hay que entender y tomar en consideración  los aspectos extraeconómicos y las posturas político-populistas del Presidente y de los políticos estadounidenses. Aquí conviene leer nuevos libros que ahora se están vendiendo mucho  en los círculos intelectuales y académicos del socio y vecino país del norte  tales como: "Understanding Donald John Trump”, de Newt Gingrich, Hachette Books,  New York, N.Y. 2017; y,  "Rediscovering Americanism”, de Mark R. Levin, Threshold Editions, New York, N.Y. 2017. Pero en fin, de las rondas de negociaciones, los temas más polémicos e importantes, acuerdos, desacuerdos y sus resultados comentaremos en siguientes entregas, D.M.

-- Luis  A. Galaz es Internacionalista. Maestro de Negocios Internacionales y de Relaciones México-USA, y Jefe de la Maestría en Administración de la UNISON.                        

lugallaz51@gmail.com

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios