BOULEVARD CARLOS QUINTERO ARCE





Dignatario Eclesiástico. Nació en Etzatlán, Jalisco el 13 de febrero de 1920,  fue designado como Obispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Hermosillo. Llegó a esta ciudad el 17 de junio de 1966.

Por Juan Antonio Ruibal Corella
Fecha de publicación: 2017-09-16 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



Por Juan Antonio Ruibal Corella

De su libro titulado "PERSONAJES DE LA CIUDAD. Nombres de algunas de las calles más representativas de Hermosillo”


(Ubicado al Oeste de la ciudad cruza el Boulevard García Morales y el Boulevard Colosio)

    Dignatario Eclesiástico. Nació en Etzatlán, Jalisco el 13 de febrero de 1920. Fue ordenado sacerdote en Roma en la Basílica de San Juan de Letrán, el 8 de abril de 1944. Fue electo primer Obispo de la nueva Diócesis de Ciudad Valles, San Luis Potosí el 20 de marzo de 1961 y el 3 de marzo de 1966, fue designado como Obispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Hermosillo. Llegó a esta ciudad el 17 de junio de 1966.

    En 1967, encaminó y dio todo su apoyo a un grupo de señoras para constituir la organización filantrópica "Damas del Socorro A.C.” que se dedica hasta la fecha a proporcionar medicamentos y consultas médicas a personas de escasos recursos.

    El 18 de agosto de 1968, asumió el cargo de segundo Arzobispo de Hermosillo. La encomienda no fue nada fácil, porque se trataba de suplir al Arzobispo Don Juan Navarrete y Guerrero, que a lo largo de muchos años de intensa labor pastoral, había dejado profunda huella en Sonora y los feligreses no se acostumbraban a su ausencia.

    Poco a poco, Don Carlos de carácter afable pero enérgico, fue conquistando el ánimo de su feligresía desarrollando también una nutrida labor, que con el correr de los años integra un currículum eclesiástico impresionante. Veamos dando grandes saltos, en 1967, fue nombrado Presidente de la Comisión de Educación y Cultura de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

    De 1973 a 1979, presidió el Departamento de Educación y en 1984 a su iniciativa, se inician los trámites para la canonización de Don Juan Navarrete; en octubre de 1986, constituye la Comisión Diocesana de Pastoral; al año siguiente, celebra el año Jubilar del Padre Eusebio Francisco Kino.

    En 1988, celebró solemnemente el Centenario de la Fundación del Seminario de Hermosillo y fundó el Instituto Bíblico Católico de Hermosillo y en 1989 forma parte de la Comisión Episcopal de la Alta y Baja California que reúne a los obispos de la frontera de Estados Unidos y México para el estudio de problemas comunes.

    En 1990, acompañó al Papa Juan Pablo II durante su visita a México y el 4 de julio de 1991 en una celebración eucarística solemne, dio oficialmente la bienvenida a los Padres jesuitas que iniciaron su trabajo pastoral y se conmemoró con júbilo los 25 años del personaje al frente de la Arquidiócesis de Hermosillo.

    En 1991, con motivo de los 25 años de la llegada del personaje a Sonora, el entonces Padre Teodoro E. Pino (hoy Obispo en Huajapan de León, Oaxaca) escribió: "Dicen que el padre Kino era de aquellos misioneros que llevaban lumbre en las sandalias. Yo Creo que Don Carlos también lleva lumbre en las sandalias, sólo que en lugar de caballo, ha sabido utilizar el avión. Ha volado por Latinoamérica, por la vieja Europa, por el desierto y la sierra sonorense. Ha querido estar en todas partes…”.

    Acompañó al Papa Juan Pablo II en su viaje pastoral a Santo Domingo del 9 al 14 de octubre, que culminó con la celebración de los 500 años del inicio de la evangelización de América y a fines de octubre, dispuso que en toda la Arquidiócesis se celebraran Misas de Acción de Gracias por el 250 Aniversario de la fundación de Hermosillo.

    Viajó a Roma y el 22 de noviembre fiesta de Cristo Rey, concelebró con el Papa Juan Pablo II cuarenta arzobispos y obispos, ciento veinte sacerdotes mexicanos a la cual acudieron cerca de diez mil fieles mexicanos entre ellos un nutrido grupo de sonorenses alentados por Don Carlos Quintero, que fueron recibidos en audiencia especial por el Pontífice.

    Pero llegó la hora de su retiro, el nuevo arzobispo don Ulises Macías Salcedo se hizo cargo de la Arquidiócesis. Inquieto y entusiasta, Don Carlos Quintero todavía promovió la construcción de la Iglesia de San Carlos Borromeo y aún ejerce su ministerio en su casa de siempre, ubicada en el número 8 de la Calle Dr. Paliza en  esta ciudad.

    En 1999, el H. Ayuntamiento presidido por el Ing. Jorge Valencia Jullierat, acordó imponer su nombre a una avenida que con el paso de los años se ha convertido en una de las más importantes de la ciudad.

-----------------------------------------

103.- Datos Biográficos tomados del Anuario Diocesano 1993-1994, Hermosillo, 1995.
 
104.- Teodoro E. Pino "Don Carlos, una huella y un estilo”. Apuntes Históricos, Diario El Imparcial, Hermosillo, Edición del 17 de junio de 1991.

PERSONAJES DE LA CIUDAD

HASHTAG DE LA SERIE "PERSONAJES DE LA CIUDAD” donde encontrará todos los capítulos del libro:


Facebook:
https://www.facebook.com/hashtag/libropersonajesdelaciudad?source=feed_text&story_id=1178522585583188


Twitter:
https://twitter.com/hashtag/LIBROPERSONAJESDELACIUDAD?src=hash



Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios