EL ROMANCE DEL PADRE KINO (Parte 3)





Un profesor Kino parecía "un hombre marcado”. Había perdido el barco por segunda vez; perdió también en el naufragio casi todas sus pertenencias y su equipaje científico que con tanto esmero había preparado; perdió hasta el pasaje que había pagado al infortunado barco "Nazareno”

Por Cruz G. Acuña
Fecha de publicación: 2017-09-10 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia

 
 
 


Por Cruz G. Acuña

UNA DUQUESA EN SU CAMINO


    Un profesor Kino parecía "un hombre marcado”. Había perdido el barco por segunda vez; perdió también en el naufragio casi todas sus pertenencias y su equipaje científico que con tanto esmero había preparado; perdió hasta el pasaje que había pagado al infortunado barco "Nazareno”... pero no perdió la esperanza. Se dedicó inmediatamente a rehacer su equipaje perdido; se ocupó mucho tiempo en cuidar enfermos durante una epidemia que hubo en Cádiz; y trató algunos asuntos importantes relativos a su futura misión, que cada vez se veía más difícil y más lejana. No sabemos si en algún momento de amargura sintió la tentación de regresar a su querida Universidad. Lo que sí sabemos es que hizo algunos intentos por variar su destino.

    Entre sus compañeros de aventura, estaba también el padre De Angelis. Este afortunado misionero se dirigía a China y viajaba con gastos pagados, por cuenta de una gran señora de Madrid, la duquesa de Aveiro y Arcos. Para no imaginarnos a una mujer gorda y sofisticada, conviene saber que se llamaba María Guadalupe (Lupita) de Lancanster. Tenía sangre inglesa y portuguesa y esta extraña combinación debió haber producido algo exótico. Estaba casada con un Duque español. Ella había heredado de sus padres nada menos que dos ducados, y su esposo había contribuido con otro ducado más para formar una de las fortunas más ricas de España.

    Esta mujer, tres veces duquesa, empleaba buena parte de su dinero en ayudar a los misioneros que iban al Oriente. Durante aquel largo año de espera el padre De Angelis fue a Madrid a visitar a su generosa protectora. Esta le comunicó que deseaba patrocinar a otro misionero más que fuera a China, y que él se encargara de encontrarlo entre sus conocidos. El padre De Angelis no tenía mal gusto y, entre sus 18 compañeros de viaje, eligió a Eusebio Kino. Habló a la duquesa de su amigo elogiándolo mucho y la duquesa lo admitió encantada entre sus protegidos. Y en Kino volvió a despertarse la vieja ilusión de su infancia: ir a la grande y misteriosa China.

    El envío de misioneros, para bien o para mal, era el rey quien pronunciaba la última palabra. Kino escribió entusiasmado a sus superiores sobre esta oportunidad; pero ellos, como suele suceder todavía, callaron olímpicamente.

    El hombre impaciente tuvo que disciplinarse; pero cuando se encontraba en Cádiz, después de su segundo fracasado intento de ir a América, escribió a la duquesa pidiendo apoyo. Kino era franco y abría su corazón. La soñadora mujer quedó como hechizada con aquella carta y le respondió inmediatamente prometiéndole mover todas sus palancas. Y le siguió escribiendo con tanto entusiasmo que mientras Kino le contestaba una carta, ella le escribía tres. El inocente padre no se imaginaba que algunos siglos después, una Universidad americana pagaría más de trescientos dólares por cada una de las páginas de aquellas cartas que escribía la duquesa.

    La Duquesa se comprometió a conseguirle un barco en Portugal, y a pagarle el pasaje por África y la India hasta China. Pero los superiores de Kino permanecieron inflexibles en su decisión de enviarlo a México, y al protegido de la gran Duquesa no le quedó otra esperanza que la tendencia al mareo que tenía su amigo el padre Antonio con quien había jugado el famoso volado "México China”. Este misionero que nada tenía de marinero, podía sentirse tan malo en su travesía de España a Veracruz que tal vez renunciara espontáneamente a la más larga travesía entre Acapulco y Filipinas. Entonces Kino podía ocupar su puesto para ir a China.


EL ROMANCE DEL PADRE KINO

CAPÍTULO ANTERIOR:

http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=21359&cat=23
 
 
CAPÍTULO SIGUIENTE:
 
 
http://www.contactox.net/vernoticias.php?artid=21396&cat=235



Hashtag en donde encontrará todos los capítulos publicados de este libro:

FACEBOOK:

https://www.facebook.com/search/top/?q=%23elromancedelpadrekino


TWITTER:

https://twitter.com/search?q=%23ELROMANCEDELPADREKINO&src=typd

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios