RELACIONES MÉXICO-ESTADOS UNIDOS 





Por la importancia del asunto, no podemos  soslayar la fecha del día 29 al cumplirse  los primeros 100 días de que Donald John Trump asumió la Presidencia de los Estados Unidos de América, USA, y cuando vemos que muchas de sus promesas de campaña

Por Luis A. Galaz T.
Fecha de publicación: 2017-04-29 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica

 
 

Luis A. Galaz

VISIÓN ECONÓMICA

Por la importancia del asunto, no podemos  soslayar la fecha del día 29 al cumplirse  los primeros 100 días de que Donald John Trump asumió la Presidencia de los Estados Unidos de América, USA, y cuando vemos que muchas de sus promesas de campaña, mismas que afirmaba lograr en sus primeros 100 días, no ha podido ni siquiera empezar.

Similar a Vicente Fox cuando nos prometía resolver nuestros problemas nacionales en ¡15 minutos! , Trump en campaña prometía entre otras acciones derrotar al Estado Islámico, ISIS; derogar el Obamacare; e iniciar la construcción de un nuevo muro fronterizo con México, entre otras políticas, desde el principio de su mandato.

En su estrategia demagógica y populista de campaña, el hoy Presidente Trump, tomó a México como el villano favorito de sus estrategias presidenciales, cuando afirmaba que de inmediato iba a derogar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLACAN; a confiscar las remesas que nuestros paisanos envían a sus familias hacia México; expulsar a más Mexicanos indocumentados como nunca antes, a 11 millones.

Se comprometió a obligar a poderosas transnacionales y multinacionales estadounidenses a reubicarse dentro de los USA, e iniciar de inmediato la construcción de un "grandioso” muro, cuyo costo de construcción lo pagaría México de una manera u otra. 

Después de tres meses de su Gobierno, la realidad económica, política y diplomática se le ha impuesto, y su perorata contra México se ha moderado. Sin embargo si se ha incrementado el nerviosismo e incertidumbre de los agentes económicos y sectores productivos en ambos lados de la frontera; lo cual, afecta a las tradicionales relaciones entre los dos países. 

En consecuencia es pertinente analizar la evolución reciente y la prospectiva de las relaciones de México con su socio y vecino del norte; y por ello nuestra Visión Económica compartirá con sus lectores una serie de artículos referentes a este asunto de la máxima prioridad, para todos los ciudadanos de los dos países, sobre todo los fronterizos como nosotros en Sonora y Arizona, quienes somos directamente afectados por esta novedosa relación presente y futura. 

Aunque Donald John no lo entienda, para ambos países esta vecindad es la relación más importante en el mundo, misma relación que siempre ha manifestado tendencias, fuerzas, visiones y negociaciones cambiantes y muy dinámicas.

Desde su nacimiento como naciones vecinas, hace más de dos siglos, tal  vez a excepción de la guerra de 1846 a 1848 y las invasiones a Veracruz y Chihuahua de hace 100 años, la actual relación de México con su vecino del norte, ahora con la Presidencia de Donald Trump es y será la más complicada de los últimos tiempos. 

Como ha sido mundialmente publicitado, las desafortunadas declaraciones del Presidente Trump, desde su campaña y ahora que cumple 100 días en el poder, han enturbiado las relaciones diplomáticas  y  complicado la integración económica y el ambiente de negocios en ambos lados de nuestra gran frontera, la más importante del mundo. 

En efecto no hay otra frontera igual, no existe otra frontera tan compleja e importante a la vez. La relación e intercambios son más intensos de lo que  podemos ver e incluso imaginar.

La mega región transfronteriza binacional es única y de la mayor importancia económica, social, política, familiar y comercial a nivel mundial. Además, solamente los 10 estados binacionales que la conforman, conjuntamente sumarían una riqueza equivalente al Producto Interno Bruto o economía regional más grande del mundo, después de los USA y de China.

Por muchas razones somos y seguiremos siendo socios naturales, en virtud de que, insistimos,  nos unen lazos históricos, geográficos, ecológicos, sociales, familiares, sociales e intereses comunes muy diversos. 

Por otra parte, también enfrentamos muchos problemas comunes como el narcotráfico y traspaso de armamentos y personas sin documentación.

Los fundamentos económicos y de negocios regionales también son incontables, la interdependencia y complementariedad de los clusters y cadenas productivas son crecientes,  así como las relaciones culturales, de negocios y educativas.

Finalmente, y a pesar de la adversidad del Presidente Trump, el TLACAN seguirá firme e impulsando el crecimiento y desarrollo de la región continental, tal y como lo analizaremos en la siguiente entrega D.M

Luis A. Galaz es Internacionalista. Maestro de Relaciones México-USA y Jefe de la Maestría en Administración de la UNISON.




Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios