¿QUÉ PASARÁ CON EL HOTEL LAVAL?





En mayo de 1997 hice un reportaje sobre el Hotel Laval del Centro de Hermosillo,  fui a ver a don Mario Laborín  Nanetti q.e.p.d, a don César Gándara Laborín q.e.p.d, a don Gilberto Escobosa Gámez q.e.p.d. y al arquitecto Gustavo Aguilar, para que me hablaran de la historia

Por Cipriano Durazo Robles
Fecha de publicación: 2017-02-21 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Historia

 
 

Por Cipriano Durazo Robles.

En mayo de 1997 hice un reportaje sobre el Hotel Laval del Centro de Hermosillo,  fui a ver a don Mario Laborín  Nanetti q.e.p.d, a don César Gándara Laborín q.e.p.d, a don Gilberto Escobosa Gámez q.e.p.d. y al arquitecto Gustavo Aguilar, para que me hablaran de la historia de tan enigmático recinto, el cual todavía aún en el siglo XXI nos preguntamos sobre su  futuro más próximo, debido a que forma parte de las leyendas de la ciudad.
 
HOTEL_LAVAL

Se terminó de construir el 1 de septiembre de 1939, y remodelado en los años cincuenta por el arquitecto Gustavo Aguilar, dicho recinto dio cabida a importante celebridades de su tiempo. Su nombre obedece a la conjunción de los apellidos de sus antiguos propietarios, don Constantino Laborín y don Federico Valenzuela, quienes tuvieron la visión en su época de erigir este imponente edificio ubicado por la avenida Plutarco Elías Calles y Juárez.

Don Gilberto Escobosa recordó lo siguiente: "Era la mejor hospedería de Hermosillo en su tiempo, todavía no estaba construido el hotel San Alberto, nomás existían hoteles pequeños como el hotel del Viajero, el hoy hotel Kino, que se llamaba hotel Cohen, el cuál es el más viejo de Hermosillo, porque está desde finales del siglo XIX”.
 
HOTEL_LAVAL

El señor César Gándara Laborín fue gerente del hotel LAVAL durante mucho tiempo, y al respecto de este edificio comentó: "El hotel LAVAL se abrió precisamente cuando tomó posesión del gobierno del estado el general Anselmo Macías Valenzuela; yo acababa de llegar de Baja California, donde había trabajado en hoteles en toda esa región, así como en Estados Unidos, y mi tío Constantino Laborín, que era socio de don Federico Valenzuela [por eso se llamaba LAVAL), me invitó a que fuera yo el subgerente.
 
HOTEL_LAVAL

Estuve en el hotel LAVAL 15 años, hasta 1954, primero como subgerente y después como gerente. Tiempo después me lo rentaron, y fue cuando me traje a mi hermano Raúl de Baja California y lo manejamos así hasta 1954. Ya que salimos nosotros, los dueños lo adquirieron otra vez y pusieron diversos administradores, hasta que cerró”.

-¿Quiénes venían al hotel? 

Al hotel llegaba lo más granado que llegaba a Sonora en esa época. Allí conocí a todos los políticos de gran altura, como el general Manuel Ávila Camacho que era candidato a la presidencia de la república, allí se hospedaba don Ernesto P. Uruchurtu que fue político por muchos años; también conocí a Pedro Infante, Agustín Lara y a María Félix.
 
HOTEL_LAVAL

-¿Qué recuerdos tiene de María Félix? 

María Félix fue una mujer muy preciosa, me tocó verla allí y Agustín Lara llegó a visitarla en esa época, él estaba muy joven y era muy famoso.

Conocí también a Kony Mack que fue dueño de los Atléticos de Philadelphia, de las ligas mayores, y hubo un encuentro aquí de beisbol entre los Atléticos y los Piratas, y todos se hospedaron en el hotel LAVAL, también conocí a todos los gobernadores de Arizona.

La clientela más importante en esa época eran los agentes viajeros, y como yo estaba muy jovencito [tenía 18 o 20 años), pues era amigo de ellos y los llevaba al Casino a bailar; cuando los metían en la cárcel porque se peleaban o emborrachaban, yo con mis influencias los sacaba y les pagaba las multas”.

El arquitecto Gustavo Aguilar fue el constructor del hotel LAVAL y al respecto comenta: "En los años treinta era un edificio de dos pisos nada más y hubo necesidad de ampliarlo porque Hermosillo empezó a crecer a raíz del gobierno del general Rodríguez que sacudió a todo el Estado, entonces le agregaron una sección de siete pisos y se reformó la planta baja haciéndole un lobby, un vestíbulo, un restaurant, y un bar adecuados.

"La torrecita que se le ve es precisamente la del elevador. A mí me tocó diseñar y construir en esa zona. Yo llegué a Hermosillo en 1943, y se me encargó reconstruir el hotel en los años cincuentas, porqué ya había sido fundado desde los años treintas”.

Don Gilberto Escobosa también me comentó, que en hotel había música en vivo y con acompañamiento de piano y orquesta en su terraza, las cuáles servían de fondo musical a cantantes como Antonio Badú, Roberto Cañedo y Libertad Lamarque, y que la comida también era mucho más barata, ya que platillos de muy alta calidad valían sólo seis pesos, y alcanzaban hasta para un ejército.
 
HOTEL_LAVAL_DETERIORADO

El ambiente en general era muy cosmopolita para la época, el arquitecto Gustavo Aguillar quien lo remodeló en los años cincuenta, me dijo que había un mural de Castillo Blanco, sobre un matrimonio seri en uno de los salones del hotel, así como mobiliario con un diseño de interiores del funcionalismo de la época, parecido a los que había en los hoteles de Gran Turismo de Los Angeles, Dallas o Nueva York.

Por su parte don César Gándara, me dijo que el LAVAL era el mejor de su época, ya que había otro hotel chico en esa época que era el Ramos, allá en el Centenario, después se abrió el  hotel De Anza de don Benjamín Encinas "y  yo cuando terminé mi función en el mencionado hotel, adquirí en operación el hotel San Alberto, que era de la familia Hoeffer, me fui para allá y estuve como cuatro años. El hotel LAVAL inició con 28 cuartos, cuando yo me quedé de gerente y después de arrendatario logré que los dueños hicieran 70 más, que son los 7 pisos que todavía se ven ahí abandonados, así es que el hotel tenía ya 100 cuartos, era un hotel de primera línea, pero lamentablemente cambiaron de administradores, no les fue bien y tuvieron que cerrarlo.










Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios