"DENIGRAR A LOS POBRES, ES DENIGRAR A MÉXICO”: ELENA PONIATOWSKA





La escritora y periodista publica "Las indómitas”, donde reúne ensayos sobre mujeres adelantadas a su tiempo.

Por Aristegui Noticias
Fecha de publicación: 2016-10-22 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros



-La escritora y periodista publica "Las indómitas”, donde reúne ensayos sobre mujeres adelantadas a su tiempo.

ARISTEGUI NOTICIAS

http://aristeguinoticias.com

Elena Poniatowska llegó a México cuando tenía apenas diez años. Aquella época, la de los cuarenta, ha sido la mejor, recuerda. En contraste, ahora el país atraviesa un periodo de oscuridad. "Lo peor que me ha tocado vivir en términos políticos”, dice la ganadora del Premio Cervantes.

Rodeada de Monsi, Vais y Shadow, dos gatos y un perro acostumbrados a las cámaras y grabadoras, la escritora habla de su nuevo libro, Las indómitas (Seix Barral), donde reúne un conjunto de ensayos relacionados con mujeres adelantadas a su tiempo como Josefina Vicens, Rosario Castellanos, las soldaderas, Rosario Ibarra de Piedra y Marta Lamas.
 
Las_Indomitas_Poniatowska

 ¿Qué tan indómita es usted?

Fui todo lo contrario. Mi educación fue severa, con una institutriz. Mi hermana y yo veíamos a nuestros padres una vez al día. Aprendíamos a obedecer y a hacer las cosas bien. Una vez nuestra educadora me dijo: cuando aprenda a leer será muy feliz. Recuerdo que me sentaba en un rincón y fingía leer para esperar la felicidad, pero la realidad es que no entendía nada.

Pero con el tiempo se hizo rebelde…

No se crea. Después estudié en un convento de monjas. Ahí rezábamos tres veces al día y también éramos obedientes.

¿Cuándo le brotó la simpatía por la izquierda?

Es difícil saberlo porque inicié joven en el periódico Excelsior, había pocas mujeres periodistas por eso me aceptaron con facilidad. Entonces el director era Rodrigo de Llano y prohibía publicar noticias de barrios pobres o denuncias porque no había que denigrar a México. Me tocó un periodismo sui generis.

¿Qué hace especiales a las mujeres que incluye en el libro?

Son mujeres que luchan a pesar de todo, a pesar de que su vida no es la que ellas habrían querido. La vida de Rosario Castellanos fue difícil, dura. No fue feliz en el amor y eso la marcó. Son mujeres a las que todo les costó trabajo. Además se enfrentaron a la soledad y un poco a los demás porque había una atmósfera denigrante para las mujeres que querían hacer algo. Quienes se salían del huacal eran satanizadas.

¿A usted le tocó ser satanizada?

Llegué a México en el 42 y en 53 empecé a trabajar. Me decían que era muy bonita y eso me ayudó porque la apariencia era más importante que el saber hacer las cosas. En el país de Sor Juana Inés de la Cruz era inconcebible que las mujeres quisieran hacer algo. Hubo mujeres que fueron a la universidad como Palma Guillén, secretaria de Gabriela Mistral, pero en general las mujeres eran un poco barridas.

De las soldaderas a Marta Lamas, a quien dedica uno de los últimos capítulos, ¿en qué momento estamos en términos de equidad de género?

Estamos en una situación malísima porque vemos la cantidad de mujeres asesinadas. No sólo las más de cuatrocientas en Ciudad Juárez, ahora vemos feminicidios en el Estado de México. Si usted abre los periódicos, diario hay una noticia de una mujer mutilada o maltratada. Incluso leí de las mujeres en Argentina que también son perseguidas. Hay un fenómeno de persecución y desprecio en el continente. Es muy difícil porque en México las mujeres son el elemento aglutinador. Donde hay cuatro o cinco hijos, ellas los sacan adelante y luchan por una mujer vida. No se les ha reconocido su generosidad.

¿Cómo entender que somos una sociedad matriarcal y en contraparte no hay equidad?

Tenemos la fiesta del 10 Mayo o del día de la Virgen de Guadalupe pero en realidad no trasciende. Es cosa de un día donde el hijo compra un refrigerador para su mamacita. La realidad es que las mujeres tienen pocas oportunidades en este país.

En su libro hay pocas mujeres dedicadas a la política, quizá la más protagónica sea Rosario Ibarra de Piedra…

Rosario Ibarra de Piedra luchó contra viento y marea. Dio una lucha extraordinaria y es un gran impulso para las mujeres que tienen un desaparecido o que sufren una injusticia social. Ella enseñó a las mujeres a denunciar y eso es muy valioso. Ahora en Oaxaca hay quienes denuncian, ya que vencen su propio miedo porque en verdad son atosigadas, cercadas y maltratadas por ejército. En general no tienen ni la primaria y sin embargo ya están denunciando y no se resignan.

Ahora estamos en la antesala de tener una candidata a la presidencia, como Margarita Zavala…

Soy una fanática de las mujeres como lo demuestra este libro y todas las entrevistas realizadas a lo largo del tiempo, pero mi adhesión desde hace dos sexenios es con Andrés Manuel López Obrador. Aún así me gustaría mucho que las mujeres sobresalieran más y tuvieran más voto en la vida política del país.

¿Qué opina de Hillary Clinton?

Opino que es mejor que Trump y no tengo duda de que le va a ganar. A Trump lo hundieron las mujeres gringas, al hablar de una forma tan denigrante se puso la soga al cuello. Creo que todas las mujeres del mundo nos levantaríamos en su contra, pero no va a ganar.

 ¿De qué depende consumar la equidad de género: el comportamiento, las leyes?

Depende de la actitud que el hombre tiene con su mujer, hijas y con las mujeres en general. Depende de los mexicanos y de la atmósfera que se crea en torno a la mujer. Muchos varones siguen pensando que sólo sirve para hacer hijos y hacer el amor, lo cual también es muy bonito.

¿Cuál es su opinión de la figura de la primera dama?

En México la primera dama es un cero a la izquierda. No tiene ni voz ni voto; es solo quien acompaña al presidente. No tiene oficio y quizá solo beneficio porque se beneficia del sueldo del presidente, que es demasiado alto. En este sexenio la han aplazado mucho y la han hecho tener un perfil muy bajo para que no meta la pata.

 ¿Cómo percibe la recta final del sexenio?

Es un desastre nuestro país. Todos sabemos que hay una devaluación tremenda del peso. De ser un país admirado hoy está puesto en entredicho por la corrupción. Estamos en manos de la vulgaridad y todo lo que abarca la corrupción y que sale finalmente de las empresas de Televisa. Se mantiene lo dicho por Emilio Azcárraga Milmo, "yo hago televisión para jodidos”. Al país se le está denigrando, denigrar a los pobres es denigrar a todo México.

¿La corrupción es cultural, como dijo el presidente?

La corrupción endémica y tiene que ver con la entereza de cada ser humano. La corrupción es un veneno. Nos estamos envenenando y no sé si vamos a sobrevivir.

¿Cómo será recordado este sexenio?

Como un sexenio de Walt Disney donde no pasó nada. Tuvimos en la presidencia una pareja bonita que mintió y finalmente mentir hace daño. Pero también dañan los empresarios, los políticos y todos los que están del lado de la mentira.

@AristeguiOnline

Publicación por cortesía de ARISTEGUI NOTICIAS

Suscríbete gratis a nuestro Boletín Diario de Contactox.Net aquí:
 
http://contactox.us9.list-manage.com/subscribe?u=fda71be60edabc2c2f4642ba0&id=df7a224186



Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios