ENCUENTRO CON EL ARQUITECTO GUSTAVO AGUILAR





Pocos encuentros me causan tan grata satisfacción como el que tuve en días pasados con el arquitecto Gustavo Aguilar, decano de la arquitectura en nuestro estado, pionero del Sonora moderno y forjador de las instituciones que aún disfrutamos hoy en día

Por Cipriano Durazo Robles
Fecha de publicación: 2016-02-25 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Politica



 
Pocos encuentros me causan tan grata satisfacción como el que tuve en días pasados con el arquitecto Gustavo Aguilar, decano de la arquitectura en nuestro estado, pionero del Sonora moderno y forjador de las instituciones que aún disfrutamos hoy en día. Aproveché para saludarlo, y hacerle una entrevista como a mí me gusta, es decir mitad plática, mitad pregunta, y finalmente solazarme con la respuesta.
 
Gustavo_Aguilar_arquitecto

Arquitecto, ¿dónde nació usted?

R= Yo soy de Coahuila, nací un 26 de mayo de 1918,  tengo 97 años y quiero llegar a los cien o más.

"Yo estaba trabajando en Tepic, pero de allí me contactaron para trabajar con el General Abelardo L. Rodríguez en noviembre de 1943, le pedí al General que me diera tiempo para buscar quien me sustituyera, ya para diciembre de ese mismo año estaba yo trabajando acá en Sonora”.

El arquitecto Gustavo Aguilar trazó todos los bulevares de Hermosillo, exceptuando el Rodríguez, que ese lo diseño personalmente el propio General siendo Gobernador de Sonora. Creó el paso a desnivel de la Veracruz, la casa del ex -Gobernador Ignacio Soto, el Edificio Sonora, el Cine Sonora, reconstruyó el Palacio de Gobierno cuando se quemó en 1948, el Ayuntamiento de Hermosillo junto al arquitecto López Moctezuma, el hotel LAVAL, etc.

Como dato histórico vale recordar que el incendio del Palacio de Gobierno ocurrió a una distancia de más de 200 metros en la esquina noroeste de las calles Dr. Paliza y Galeana, según comentaba el gran cronista don Gilberto Escobosa Gámez existía un viejo edificio llamado Chalet Salido, que era propiedad de don Saturnino Campoy y lo tenía rentado a un señor llamado Fidencio Peñuñuri y este a su vez lo usaba como Casa de Huéspedes, entre los que se encontraba el señor Antonio López, fotógrafo de profesión y que allí tenía su gabinete de trabajo. El señor Antonio López hacía sus trabajos de revelado en su apartamento cuando sin darse cuenta se incendió un poco la película, que al propagarse la lumbre llegó a donde había más material fotográfico bastante inflamable dando principio a un incendio que llegaría hasta la Torre del Palacio de Gobierno.
 
Gustavo_Aguilar_y_Ciprano_Durazo

¿Cómo fue la reconstrucción del Palacio de Gobierno?

R= El Palacio de Gobierno todo lo que era de madera del techo de los corredores se vinieron abajo, al igual que la torre del reloj que era muy alta la original, que no la pudimos hacer tan alta, porque en ese tiempo no había materiales ligeros así es que la hicimos a la mitad, y se tuvo que hacer con unas losetas de concreto más delgaditas pero que eran muy pesadas, ya que dos patas de la torre están sobre el techo del salón Gobernadores, por eso la hice muy chaparrita; lo que pasa es que calculamos muy bien que el techo de concreto no mortificara las columnas, debido a que son originales del siglo XIX es decir las del patio central.

¿Y con catedral que pasó?

R= A la catedral me tocó hacerle los dos patios laterales sin dañar la estructura histórica, don Carlos Quintero Arce, me pidió que hiciera el altar mayor de acuerdo a la nueva liturgia.

¿Por qué la iglesia de San Antonio nunca la terminan de restaurar?

R= Para recuperar la iglesia de San Antonio se necesita gente de la autoridad que tenga ganas de hacerlo, porque allí no se necesita más que gastar dinero.

El arquitecto Gustavo Aguilar estudió arquitectura en la UNAM tuvo muy buenos maestros que fueron muy conocidos como el arquitecto Carlos Lazo, los hermanos Francisco e Ignacio Mariscal, Marcial Gutiérrez Camarena, José Creixell, así mismo le tocó trabajar con el arquitecto Obregón Santacilia cuando hizo el Hotel del Prado.

De tal suerte que siempre es un deleite hablar con el arquitecto Gustavo Aguilar, y recordar datos tan interesantes como el hecho de que $15,000 pesos equivalía a un poquito menos de medio millón de los de hoy en día, y que los lotes de la Pitic valían a $13 pesos el metro, y cuando terminó la Guerra Mundial los primeros automóviles Ford valían $8 mil pesos.

La primera vez que lo conocí me contó que sentía mucha tristeza al ver hoy en día en ruinas el hotel LAVAL debido a que formó parte también de la historia de la ciudad,  se acordaba de lo que implicó ese lugar para los sonorenses y como está hoy en día  tan descuidado, y sobre todo con la indiferencia afectiva de quienes pasan por ahí.
 
Se acordó de mi abuelo materno don Balvanero Robles Terán,  el diputado por Moctezuma Sonora me dice, del Ingeniero Montijo, de don Horacio Sobarzo, del propio General Abelardo L. Rodríguez cuando inauguró el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, y cuando recibió aquí en Hermosillo al presidente de Cuba General Fulgencio Batista, me sorprende su memoria, su capacidad de síntesis, y en el fondo me da un gran ejemplo de cómo siempre estar lúcido a pesar de que ya casi se aproxima a sus cien años de edad.


Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios